El Museo del Prado celebra su segundo centenario con una exposición sobre el tema

martes, 20 de noviembre de 2018 Comments off

Suena casi a tópica pero la realidad es que si se reserva un vuelo a Madrid con la idea de conocer lo más interesante de la capital resulta inevitable reservar un hueco para acercarse el Museo del Prado. No supone un esfuerzo; al contrario, una vez dentro el visitante que nunca haya estado se llevará a una sorpresa y el que ya lo conozca seguirá descubriendo rincones y novedades que, tanto en un caso como en otro, garantizan salir de esa experiencia con plena satisfacción.

Y ahora con más razón todavía, porque la que está considerada pinacoteca más importante del mundo celebra su segundo centenario y lo hace con una exposición especial titulada Museo del Prado 1819-2019. Un lugar de memoria. Está comisariada por por Javier Portús, Jefe de Conservación de Pintura Española (hasta 1700) de la institución, y supone un viaje por el devenir del museo a través de ocho etapas y ciento sesenta y ocho obras escogidas, de las que ciento treinta y cuatro corresponden a colecciones propias y el resto a préstamos de museos de todo el mundo.

Esas etapas son: 1819-1833-El Museo Real, 1833-1868-El Museo de la Trinidad. El descubrimiento europeo del arte español, 1868-1898-La nacionalización del Prado. Una meca para los pintores, 1898-1931-Una Edad de Plata. Progresos científicos. La creación del Patronato, Donaciones y legados, 1931-1939-En el camino. República y Guerra Civil, 1939-1975-El franquismo y 1975-2019-Una historia compartida.

Como se puede apreciar, un recorrido cronológico que empieza el 19 de noviembre de 1819 al inaugurarse el Museo Real con fondos procedentes de las colecciones reales. El rey Fernando VII tomó la decisión a instancias de su esposa, María Isabel de Braganza, siguiendo la estela de otros sitios como Francia con el Louvre, Inglaterra con la National Gallery o Berlín con la Pinacoteca. Madrid se unió así a ese grupo de ciudades que no sólo inventariaban su patrimonio artístico sino que lo mostraban a sus ciudadanos.

De paso, la creación del Museo del Prado sirvió para reivindicar la pintura española, que estaba absurdamente olvidada en el plano internacional; por eso inicialmente sólo se hacían adquisiciones de artistas nacionales. Los aficionados actuales no tienen ese desconocimiento y por eso se prevén muchas visitas desde aquí hasta la fecha de finalización del evento, que será el 10 de marzo de 2019.

Categories: Madrid Tags:

Excursión a la Cascada del Ézaro, única europea en verter directamente al mar

viernes, 16 de noviembre de 2018 Comments off

Santiago de Compostela siempre es una buena propuesta para pasar unos días de vacaciones. Primero, por la belleza monumental de su casco histórico -catedral aparte-, que garantiza muchas horas de visita cultural con plena garantía de satisfacción. Y segundo, porque en su entorno tampoco faltan atractivos. Algunos de ellos naturales y tan sorprendentes como la Cascada del Ézaro.

Se encuentra en la Costa da Morte, ese litoral costero de abruptos acantilados batidos por viento y oleaje que constituye todo un espectáculo en sí mismo. Pero si uno se acerca hasta el municipio coruñés de Dumbría, enclavado en pleno Finisterre, descubrirá una fascinante visión que engrosa esa experiencia: la única cascada de Europa que vierte sus aguas directamente al mar salvando unos cien metros de altura.

Por los bosques de pinos y carballos de la comarca de Jallas (Xallas en gallego), serpentea el río homónimo también llamado Ézaro. Son algo más de 57 kilómetros cuyo cauce, al discurrir por un gran desnivel, alcanza considerable potencia, alimentando a varias centrales hidroeléctricas. Aún así, todavía le queda fuerza para llegar al Finis Terrae y verter su agua dulce con la salada de la ría que baña el océano Atlántico, a los pies del Monte do Pindo.

Ese monte también tiene su atractivo, pues su relieve está compuesto de bolos de granito cuyas caprichosas formas han originado varias leyendas sobre gigantes y otros seres mitológicos, algo reforzado por haberse hallado en sus laderas petroglifos, útiles de bronce y algunos restos arqueológicos más, tanto antiguos como medievales.

El caso es que en la falda del Pindo hay una plataforma balconada construida ex profeso para contemplar la cascada que baja vertiginosamente por su ladera y a la que se llega caminando por una pasarela de madera de aproximadamente un kilómetro de longitud. Eso sí, no es algo que se pueda ver todos los días porque la construcción del embalse de Fervenza supuso la extinción de la cascada al privarla de caudal. La presión de los grupos ecologistas locales ha permitido que desde 2000 se abran las compuertas una vez a la semana para recuperar ese espectáculo hídrico.

Por tanto, si uno reserva un vuelo a Santiago de Compostela (o a La Coruña) y se acerca hasta Dumbría, no tiene más que seguir la citada pasarela un domingo a media mañana, pues el horario para contemplar la cascada del Ézaro es de 12:00 a 13:30. Otra opción es, si se va en verano, visitarla por la noche y disfrutar contemplándola con la iluminación especial instalada por el Concejo. Es entre las 23:00 y las 00:00 pero hay que consultar los días.

Una visita a Itálica

martes, 13 de noviembre de 2018 Comments off

Ya tenemos reservado un nuevo vuelo a Sevilla; bien. ¿Pero qué hacer si ya conocemos más o menos la ciudad?. Hemos visto la Torre del Oro y visitado el Museo Marítimo que alberga, paseado por el Parque de María Luisa y montado en sus barcas, visitado la Catedral y subido a la giralda, recorrido los barrios históricos… ¿Qué más se puede añadir a la lista? Pues, por ejemplo y como hemos dicho muchas veces, salir del casco urbano para acercarnos a algún sitio de interés que esté en el entorno.

En el caso sevillano lo tenemos fácil porque a sólo siete kilómetros, en el municipio de Santiponce, está la Zona Arqueológica de Itálica. Se trata de una ciudad romana fundada en el año 206 a.C, la más antigua establecida por Roma en Hispania, a partir de lo que entonces era un poblado turdetano y que alcanzaría una considerable importancia en el período imperial, en los siglos I y II d.C, durante los mandatos de los emperadores Trajano y Adriano, ambos nacidos en ella.

Luego pasó a adquirir el estatus de colonia, diferente al de civitates y por ello más dependiente de la metrópoli, viviendo una segunda etapa de esplendor con Teodosio I. Eso le permitió sobrevivir también en tiempos visigodos, aunque con cierta decadencia que se agudizó durante la dominación musulmana hasta que en el siglo XII fue abandonada. Desde entonces, sus restos fueron expoliados y reutilizados para hacer obras públicas, perdiéndose así parte del patrimonio.

En 1912 fue necesario protegerla declarándola Monumento Nacional y hoy en día está sometida a campañas periódicas de excavaciones arqueológicas, constituyendo un atractivo turístico más de Sevilla. Y es que los visitantes descubrirán en Itálica rincones tan fascinantes como la muralla (aunque apenas queda una muestra de lo que fue un perímetro de 3.000 metros), el anfiteatro (uno de los mayores del mundo romano, con aforo para 25.000 espectadores), el teatro, las dos termas, los acueductos, el templo de Trajano y las casas particulares (en las que aún hay columnas, mosaicos, hornos, etc).

Itálica abre a las 9:00 todos los días excepto los lunes pero la hora de cierre depende de la estación (otoño e invierno hasta las 16:00, primavera hasta las 20:00, verano hasta las 15:00; esta última hora también sirve para domingos y festivos). Las visitas, guiadas, cuestan 20 euros (33 con transporte), aunque tienen descuentos por edades; duran una hora y media.

IMAGEN: El teatro romano de Itálica- Diego Delso en Wikimedia Commons, CC BY-SA 4.0

Categories: Sevilla Tags: ,

Baños de barro en Ibiza

sábado, 10 de noviembre de 2018 Comments off

¿En qué va pensando un turista cuando reserva un vuelo a Ibiza para pasar unos días de vacaciones? La respuesta da muchas posibilidades, desde el obvio sol mediterráneo que calienta sus playas a las fiestas de las famosas discotecas insulares, pasando por las visitas culturales a sitios como Puig Molins o Sa Caleta, las compras en mercadillos hippies, las mañanas/tardes de relax en calas recoletas, algún paseo por Dalt Vila, la práctica de deportes acuáticos, etc.

Ahora bien, lo que probablemente no se le pasará a nadie por la cabeza, al menos a priori, es lo que vamos a proponer aquí: los baños de barro. Naturales, se entiende, pues de un tiempo a esta parte se han descubierto los beneficios que dicen que proporciona a la piel (desintoxicación, limpieza, proporción de tersura, antiinflamación…). En el caso ibicenco no estamos hablando de balnearios o centros terapéuticos; la naturaleza facilita la materia prima.

Basta con ir a alguna de las bellas playas que salpican el litoral y fabricarse uno mismo el lodo con tierra y agua; no es difícil y, como se podrá comprobar in situ, hay mucha gente paseando por la orilla del agua completamente embadurnada. Los principales sitios donde se practica esta curiosa costumbre son las playas de Aigües Blanques, en Santa Eulalia (que además es nudista); Sa Caleta, en Sant Josep (y su continuación, llamada Es Bol Nou) y Cala Xarraca, en Sant Joan de Labritja.

Si alguien se anima a hacer una excursión al islote de Espalmador, situado entre Ibiza y Formentera, encontrará una apoteosis informativa sobre los baños de barro. Pero no hay que dejarse llevar por ello; conviene advertir que en las charcas de barro de la laguna de sal del Parque Natural de Ses Salines está prohibido entrar, al tratarse de una zona protegida, y además resultan peligrosas por ser agua estancada (que podría provocar infecciones).

Así que, para cubrir la piel de una buena capa de lodo (en unos casos gris oscuro, en otros de tono rojizo) lo mejor será centrarse en las playas reseñadas, donde únicamente hay que coger tierra de los acantilados que las rodean y mezclarla con agua (sirve la del mar, recogida con una botella o un cubo playero).

Categories: Ibiza Tags:

El secreto de la romana Piazza Cavalieri di Malta

miércoles, 7 de noviembre de 2018 Comments off

Si alguien ha reservado un vuelo a Roma y es de los que buscan algo más allá de la oferta turística habitual; o si alguien se conoce ya los muesos y ruinas de la capital italiana y quiera una experiencia original e inaudita; o si alguien disfruta descubriendo rincones insólitos y quiere probar en el callejero romano, ha de leer este artículo con calma y paciencia porque al final vamos a desvelarle una curiosa propuesta.

Antes, deberá acercarse hasta la Piazza Cavalieri di Malta (Plaza de los Caballeros de Malta), un recoleto espacio abierto situado en el distrito de Ripa, una parte del centro urbano que se ubica en la margen izquierda del río Tíber, a la altura del Trastevere, junto al Puente Sublicio. Se trata de uno de los espacios urbanos que delimitan el entorno del Jardín Histórico de San Alesio y el Instituto Nacional de Estudios Romanos.

De hecho, como indica su nombre, forma parte de los terrenos del Gran Priorato di Roma dell’ Ordine di Malta, que junto a la iglesia palatina de Santa María del Priorato (construida en 1765 por el célebre Giovan Battista Piranesi, el de los fantásticos grabados arquitectónicos), ocupa la cima del Aventino, una de las legendarias siete colinas, accediéndose bien por la Via di Santa Sabina, bien por la Via di Porta Lavernale.

Decorando la plaza se ven varios trofeos militares de época romana que hacen referencia al armilistrum, un festival celebrado en otoño en honor de Marte, el dios de la guerra, durante el que se purificaban las armas de los legionarios antes de proceder a guardarlas mientras pasaba el invierno. A Marte se le consideraba padre de Rómulo y Remo, los míticos fundadores de Roma, y la tradición dice que en el subsuelo de la Piazza Cavalieri di Malta está enterrado Tito Tazio, que compartió el trono con el primero.

Como se puede apreciar, una visita a ese lugar puede resultar fascinante si se tiene en cuenta que, por todo lo expuesto, se trata de un sitio cargado de Historia y además muy antigua. Pero aún falta lo mejor, la sorpresa de la que hablábamos al comienzo. En uno de los rincones de la plaza hay una portada monumental con una gran puerta de hierro enverdecido por el tiempo. No tiene pérdida porque lo normal es que haya una pequeña fila de turistas esperando.

Pero no a que la abran sino para otear a través de su cerradura. Y es que al otro lado se aprecia el follaje de un túnel vegetal jardín y al fondo, descollando, aparece esplendorosa la cúpula de San Pedro del Vaticano en una de las vistas más originales que se pueden obtener en esta ciudad ya de por sí tan sugestiva.

IMAGEN: Angelo nastri nacchio en Wikimedia Commons, CC BY-SA 4.0

Categories: Roma Tags: ,

Haciendo la Ruta de la Seda valenciana

miércoles, 31 de octubre de 2018 Comments off

La Ruta de la Seda esa una red de itinerarios para las caravanas que recorrían Asia conectando sus enclaves más importantes entre sí y con Europa tomando como punto de partida China, que era el país exportador de su más preciado producto, el que daba nombre a ese mapa comercial: la seda. El Karakórum, Samarcanda, Antioquía, Alejandría, Constantinopla y otros lugares de resonancias exóticas jalonaban la ruta pero aquí, en España, es posible realizar una ruta de de la seda a escala más modesta y asequible. Para ello sólo hay que buscar un vuelo a Valencia.

Y es que la ciudad del Turia tuvo una importante industria textil entre los siglos XIV y XVIII, destacando de forma especial el trabajo de la seda. De hecho, uno de los monumentos más bellos y destacados del patrimonio histórico valenciano es precisamente la llamada Lonja de la Seda (o Lonja de los Mercaderes), un edificio considerado obra maestra del gótico civil construido entre 1482 y 1548 a partir de su homólogo mallorquín y que desde 1996 forma parte del Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

No es el único rincón de interés relacionado con el tema, pues también está, por ejemplo, el Colegio del Arte Mayor de la Seda, lo que en su tiempo, a partir de 1494, fue la sede del Gremio de Velluters (terciopelo), encargado de regular el oficio de producción de esa tela. Está en el número 7 de la calle Hospital y fue sometido a una reforma en el siglo XVIII, después de que Carlos II lo convirtiera en Colegio. Ahora es el Museo de la Seda de Valencia.

Más moderno -modernista para ser exactos, jugando con las palabras- es el Mercado Central de la plaza Ciudad de Brujas, construido en 1914 por los arquitectos Francesc Guàrdia i Vial y Alexandre Soler i March, si bien no se finalizó hasta 1928. Evidentemente no está vinculado con la seda pero como se alza al lado de la Lonja y resulta pintoresco a todas luces está incluido en la visita. ¿Qué visita? La que organiza Turismo de Valencia bajo el epígrafe València, Ciudad de la Seda.

Parte a las 11:00 de cada sábado de la Oficina de Turismo municipal por una tarifa de 20 euros (10 los niños de 7 a 16 años y gratis los menores de 6) y realiza un recorrido urbano y bilingüe (en español e inglés) de dos horas visitando los tres lugares citados antes más el barrio de Velluters (en el que trabajaban la mayoría de los miembros del gremio de sederos valencianos) y una tienda de trajes tradicionales valencianos. Un plan distinto, original y cultural.

Imagen: la bóveda de crucería de la Lonja de la Seda – Rafesmar en Wikimedia Commons, CC BY-SA 4.0

Exposición sobre Stanley Kubrick en el CCCB de Barcelona

lunes, 29 de octubre de 2018 Comments off

A veces los árboles no dejan ver el bosque. Quienes reserven un vuelo a Barcelona seguro que llevan en mente visitar esa pléyade de atractivos que incluye desde los edificios modernistas a algunos de los museos más frecuentados de España, pasando por rincones naturales del entorno, pueblos pintorescos y mil cosas más. Y eso hace que pasen desapercibidos otros sitios que pueden resultar igualmente interesantes. Uno de ellos podría ser, por ejemplo, el CCCB (Centre de Cultura Contemporánia de Barcelona).

No vamos a hablar aquí de esa institución en general sino de uno de los eventos que inauguró el pasado 24 de octubre, una apasionante exposición que lleva por título un sencillo nombre propio: Stanley Kubrick. Cualquier cinéfilo -en realidad ni siquiera hace falta serlo- lo reconocer; se trata de uno de los grandes cineastas de la historia del séptimo arte y cuya trayectoria profesional es analizada por en esta muestra del CCCB.

Sus primeros años de aprendizaje como fotógrafo de la revista Look, su pequeña -pero enorme a un tiempo- cantidad de largometrajes, los proyectos que nunca llegaron a ver la luz o que acabaron en manos de otros directores… Todo ello a través de más de seiscientos ítems que incluyen cuarenta audiovisuales, documentos diversos, guiones, vestuario, cámaras, maquetas, storyboards, fotos y similares procedentes de su labor profesional, de sus películas.

Ahí están piezas emblemáticas como el disfraz de homínido de 2001, una odisea del espacio, el casco con el eslógan Born to kill que llevaba el protagonista de La chaqueta metálica, el hacha que manejaba Jack Nicholson en El resplandor, el objetivo Zeiss de alta velocidad (hasta entonces usado sólo por la NASA ) empleado para rodar con luz natural en Barry Lyndon, las enigmáticas máscaras que aparecían en la turbadora escena de Eyes wide shut, etc.

Hans-Peter Reichmann y Tim Heptner, del Deutsches Filmmuseum de Frankfurt, son los comisarios de esta exposición que ya ha pasado por otras ciudades del mundo como México DF, Los Ángeles, Seúl o París y que en Barcelona ha contado con la colaboración del crítico Jordi Costa i Vila para su adaptación, incorporando nuevos e inéditos contenidos.

Se podrá visitar hasta el 31 de marzo. La entrada vale 6 euros (4 en tarifa reducida) y por un euro más hay audioguías en catalán, castellano, inglés (los miércoles son gratuitas).

Categories: Barcelona Tags: ,

El mundo de los faraones en el CaixaFórum madrileño

martes, 23 de octubre de 2018 Comments off

El antiguo Egipto siempre ejerce una especial atracción sobre el público. Su arte, su historia, su iconografía en general, resultan fascinantes para casi todos, por eso cada poco suele haber alguna exposición relacionada con aquella milenaria civilización. La más reciente se inauguró el pasado 17 de octubre en Madrid, en la sede de CaixaFórum, y lleva por significativo título Faraón. Rey de Egipto.

Como todo el mundo sabe, faraón es la palabra con que los egipcios denominaban a su rey. Significa Gran Casa y designaba un cargo que regía la vida y la muerte de un país que se desarrollaba a lo largo de las fértiles riberas del Nilo, las cuales se dividían originalmente en dos reinos: el Alto Egipto (interior) y el Bajo Egipto (zona del delta). Una vez unificados, los faraones encarnaban esa unión portando la doble corona que representaba a ambos.

Encargados de proteger su tierra y a sus súbditos, también tenían el deber de garantizar el Maat, es decir, el orden del universo, como dioses vivientes encarnados en este mundo, hijos de Horus. Lo hicieron durante un extenso período que abarca aproximadamente desde el año 3.100 a.C hasta el 30 a.C, cuando los romanos incorporaron Egipto a su imperio. Para entonces ya se habían sucedido dinastías autóctonas y foráneas (hicsas, nubias, griegas)

La muestra de CaixaFórum reúne una selección de 164 piezas procedentes de uno de los muesos de egiptología más interesantes que existen, el British Museum. A través de esos objetos se pretende explorar los ideales, simbolismos e ideología de aquellos gobernantes que han dejado a la posteridad algunos nombres inolvidables, como los que siguen nombrando a las grandes pirámides (Kéops, Kefrén, Micerino, Snefrú, Zoser…) o lo que conocemos por avatares de su vida (Akhenatón, Tutmosis III, Hatshepsut, Ramsés II, Tutankhamón…).

Entre esas obras figuran la tapa del sarcófago de Ramsés VI, una cabeza del faraón guerrero Tutmosis III, la estatua del funcionario Sennefer, varias losetas del palacio de Ramsés III, la estatua del faraón Senuseret III o una figura del dios halcón Ra-Horakhty protegiendo a Ramsés II. con todo ello no sólo se pretende hablar de los faraones sino también mostrar la realidad de la vida en el Valle del Nilo. Será hasta el 20 de enero, fecha en la que el evento viajará a otras localidades españolas.

Faraón. Rey de Egipto abre a diario de 10:00 a 20:00 (aunque los días 24 y 31 de diciembre más el 5 de enero lo hará hasta las 18:00, cerrando los festivos navideños). La entrada cuesta 4 euros pero los clientes de CaixaFórum entran gratis. Eso sí, quien viva fuera deberá reservar antes un vuelo a Madrid.

Categories: Madrid Tags:

Visitar una fábrica de turrones en Jijona

viernes, 19 de octubre de 2018 Comments off

Se acercan las navidades. Están allí, al fondo, dispuestas para envolvernos en su manto de felicidad familiar que viene acompañado de regalos, villancicos, ilusión infantil y delicias propias de las fiestas. Bueno, en realidad aún faltan un par de meses pero a pesar de estar aún en octubre ya empezamos a ver los estantes de las tiendas los primeros turrones.

El turrón es inseparable del período navideño… a no ser que reservemos un vuelo a Alicante y una vez allí, aparte de las visitas turísticas preceptivas, nos acerquemos a una fábrica para descubrir todos los secretos de su elaboración. Y, por qué no, de paso catar algunas modalidades anticipándonos así a finales de diciembre. Para ello, la localidad de referencia es Jijona, donde tienen su sede la mayoría de los productores y suelen abrir las puertas de sus instalaciones a las visitas.

Los recorridos se hacen en temporada alta, que comienza precisamente en la segunda mitad de octubre y se extiende hasta que acaba el año, aproximadamente. Es el momento perfecto porque habrá ocasión de ver la fábrica a pleno rendimiento, con su maquinaria en marcha y los profesionales poniendo en práctica sus conocimientos. Si se va en otra época puede que dejen entrar pero no será lo mismo.

No todas las marcas abren al público pero como realmente hay muchas -Jijona vive de ello, al fin y al cabo- no es difícil dar con alguna. Por ejemplo, El Artesano; o El Abuelo; o Primitivo Rovira. También Turrones El Lobo y 1880, que además cuenta con un museo turronero con un calendario de apertura más amplio que el de la fábrica en sí (de julio a noviembre, todas las mañanas excepto en agosto y fines de semana). La parte industrial se contempla desde pasarelas que permiten no interferir con el trabajo de los operarios.

Los precios son casi simbólicos (3 euros en temporada alta y la mitad en baja pero con descuentos para escolares y jubilados) y al final, como decíamos antes, habrá una degustación de productos. No hace falta reserva salvo que se trate de un grupo superior a 10 personas. Pero otras fábricas hacen visitas gratuitas y extienden el horario a las tardes e incluso a sábados y domingos, aunque en ese caso las máquinas no estarán en marcha.

En suma, si se quiere conocer los entresijos del producto más emblemático de Alicante, nada mejor que verlo in situ. Es una forma de ir abriendo boca para lo que vendrá.

Categories: Alicante Tags:

De Van Gogh a Picasso en el Guggenheim bilbaíno

martes, 16 de octubre de 2018 Comments off

Si se pide citar pintores contemporáneos es muy probable que haya dos que se repitan con insistencia: Van Gogh y Picasso. Ambos son los que marcan el inicio y el final, cronológicamente hablando, a la exposición del Museo Guggenheim que lleva sus nombres y fue inaugurada en Bilbao el pasado 21 de septiembre: De Van Gogh a Picasso. El legado Tannhauser.

El tercer nombre de ese título corresponde a Justin K. Tannhauser, un marchante de arte moderno que tras jubilarse legó su colección particular a la Solomon R. Guggenheim Foundation neoyorquina, algo que su viuda amplió luego con otras obras. Dicha colección, integrada ya en los fondos del Guggenheim constituye una panorámica del arte de vanguardia de Francia entre finales del siglo XIX y principios del siglo XX, período que marcan los dos pintores reseñados antes.

Y, entre medias, genios del calibre de Paul Cézanne, Edgar Degas o Édouard Manet, entre otros, caracterizados por su deseo de romper con los esquemas académicos y sus aportaciones a una nueva visión estilística y temática. Un testigo que recogieron los integrantes de la siguiente generación de maestros, como Georges Braque o Pablo Picasso, que aportaron sus propia visión para renovar la renovación, valga el juego de palabras.

Ahora es la primera vez que el Guggenheim exhibe la Colección Tannhauser fuera de Nueva York y ha elegido su centro bilbaíno para ello, en una muestra que está dirigida por Megan Fontanella, curadora de Arte Moderno y Procedencia del Solomon R. Guggenheim Museum. Hay un total de medio centenar de obras de los autores citados más otros igual de célebres como Monet, Renoir, Rousseau, Gauguin (en la imagen su Haere Mai)…

Otra excusa más para buscar un vuelo a Bilbao y acercarse a su mueso-icono. Hay tiempo hasta el 24 de marzo de 2019.

Categories: Bilbao Tags: ,