Inicio > Nueva York > El 4 de julio en Nueva York

El 4 de julio en Nueva York

jueves, 2 de julio de 2009

4 julio Nueva York

A costa de ver películas, a todos nos suena que el 4 de julio es el Día de la Independencia de EEUU, la jornada en que se conmemora la firma de la Declaración redactada por Thomas Jefferson en 1776 para emanciparse de los ingleses (algo conseguido siete años después) y que aún se conserva en los archivos nacionales.

Si tienes pensado coger un vuelo a Nueva York y pasar allí el fin de semana quizá quieras intentar pasar por un genuino neoyorquino e imbuirte de esta fiesta patriótica y familiar. En ese caso debes recordar la sugerencia de otro padre de la patria, John Adams, que propuso celebrarla con desfiles, disparos, andanadas de cañón y fuegos. Herencia de esto son los fuegos artificiales que los almacenes Macy’s patrocinan desde hace treinta años, el espectáculo pirotécnico más grande del mundo, compuesto por 30.000 elementos disparados a un ritmo de 1.000 por minuto durante casi media hora.

Es fundamental elegir un buen sitio para contemplarlos, dado que millones de ciudadanos habrán tenido la misma idea. Por eso, aunque empiecen a las 21:00 aproximadamente, conviene que según cae la tarde te vayas acercando a la ribera del río Hudson, lugar de lanzamiento este año en vez del tradicional East River al conmemorarse de paso el cuarto centenario de la exploración del río por su descubridor Henry Hudson.

Una buena opción es tomar el ferry hasta Governor’s Island y pasar la tarde de pic-nic en su parque esperando la hora. Además es gratis. Otra alternativa, en cambio, supone rascarse el bolsillo: embarcar en el Circle Line, un crucero que pasa justo bajo los fuegos ofreciendo las mejores vistas. Cuesta 75 dólares y el trayecto dura tres horas, desde las 19:00 hasta las 23:00, porque se suele cenar a bordo. Si te decides, deberías ponerte a la cola hacia las 18:00.

Y como no sólo de pólvora vive el hombre ahí van un par de ideas más para pasar este señalado día en Nueva York. Primera, desde la mañana hasta el caer la tarde hay feria de ventas callejeras en Water Street, lo que se llama el Gran Festival. Segunda, el 4 de julio no sería lo mismo sin las omnipresentes barbacoas, esa especie de apéndice festivo que tiene el ciudadano americano medio, por lo que encontrarás una en cada jardín. Son familiares y privadas, claro, pero puedes vivir algo del ambiente en Coney Island asistiendo al alucinante Concurso de Hot Dogs: ya sabes, uno de esos extrañas competiciones yanquis en las que gana el que más perritos calientes consigue devorar.

Categories: Nueva York Tags: ,
Comentarios cerrados.