Inicio > Santiago de Compostela > Santiago en Santiago

Santiago en Santiago

jueves, 16 de julio de 2009

vuelos a Santiago de Compostela

Dentro de una semana, el sábado 25 de julio, es el Día de Santiago Apóstol. No hace falta mucha imaginación para deducir en qué ciudad española es la fiesta mayor. Tomar alguno de los vuelos baratos a Santiago en esas fechas significa zambullirse en un fin de semana de fuegos artificiales, bandas de gaiteros amenizando las calles y misa solemne con botafumeiro incluido.

Santiago de Compostela, la localidad que entró en la Historia gracias a la leyenda formada en torno a los restos del apóstol que habría predicado en España, es una urbe de aroma añejo, con un casco antiguo muy cuidado cuyos callejones peatonales envuelven al visitante con un halo de misterio. Más aún si es de noche y hace acto de presencia la clásica llovizna del norte.

La plaza del Obradoiro, así llamada por estar presidida por la espectacular fachada barroca de la catedral, puede considerarse el centro turístico de la ciudad. Es un amplio rectángulo cuyos lados están formados por edificios distinguidos. Justo enfrente de la catedral se alza el Hotel de los Reyes Católicos, posada-hospital de peregrinos hoy convertido en Parador; puede rivalizar con el Obradoiro en el retorcido barroco de su fachada. A uno de los lados se halla el Pazo de Rajoy, construido en 1772 y actualmente sede de la Xunta de Galicia y del Ayuntamiento.

Siguiendo de frente la calle que sale del Pazo se llega a la plaza de las Platerías, en cuyo centro hay una fuente del siglo XVII. El nombre se debe a los numerosos joyeros que tenían su taller en sus soportales para trabajar este metal precioso. Sin embargo, esta plaza destaca ahora por la espectacular Portada de las Platerías, puerta lateral de la catedral decorada con un imponente tímpano de bajorelieves románicos. Anexa, se yergue la Torre del Reloj, sirviendo de esquina con la plaza de la Quintana, considerada una de las más bellas de Santiago.

Y, completando la vuelta a la manzana, llegamos al convento de San Martiño Pinario. De nuevo hace acto de presencia el barroco, en la iglesia y su altar de considerables dimensiones. La fachada es plateresca.

Esto es sólo el principio de lo que te encontrarás si buscas vuelosSantiago. Lo mejor es descubrir el encanto de la capital gallega por uno mismo, deambulando por sus calles; si uno se pierde puede entrar a consultar el plano a uno de los abundantes bares y reponer fuerzas degustando un ribeiro, típico vino blanco gallego que se sirve en tazas de loza.

Comentarios cerrados.