Inicio > París > La Fiesta del Sena

La Fiesta del Sena

lunes, 31 de agosto de 2009

vuelos baratos a París

Ahora que empieza septiembre puede ser una buena idea alguno de los vuelos baratos a París con la intención, no de recorrer museos, visitar palacios e iglesias o contemplar monumentos grandiosos, cosas todas que sin duda también merecen la pena, sino de pasear simplemente por las riberas del Sena.

Y es que esta primera semana del mes se celebra en la capital francesa la Fête de la Seine, la Fiesta del Sena, en la que los aledaños del río e, incluso en las propias aguas, a bordo de barcazas, se puede difrutar de multitud de espectáculos variados.

El Sena no sólo está ligado a París geográficamente. Casi ni eso, pues resulta que la Ciudad de las luces es propietaria del manantial donde brota (Côte d’Or) desde 1864, pese a hallarse a mucha distancia, casi en el medio de un curso que mide 776 kilómetros y atraviesa otras localidades importantes como Troyes o Rouen. Pero, anécdotas aparte, también la Historia es inseparable desde que en la Isle de la Cité, el islote donde hoy se alzan Notre Dame o la Saint Chapelle, por ejemplo, los romanos derrotaron a los galos en el año 52 y originaron la que luego sería capital del reino franco.

En el fondo de este río descansan, según la leyenda, las cenizas de Juana de Arco, quemada viva en 1431; Napoleón, en cambio, no consiguió el descanso eterno en su ribera, aunque no podría quejarse de su espectacular tumba actual. En la actualidad tres docenas de puentes (especialmente famosos son el de Alejandro VI y el Pont Neuf) unen ambas orillas a lo largo de las cuales, en la zona del barrio latino, los bouquinistes abren sus kioskos para vender libros, revistas antiguas, postales, grabados, etc. Están patrocinados por el propio ayuntamiento, que no les cobra por sus puestos siempre y cuando abran un mínimo de cuatrro días semanales.

Y si no es bastante con los puente, ahí están los bateaux mouches, los barcos mosca, que aprovechan la navegabilidad de sus aguas (acrecentada desde que en 1960 el dragado del fondo eliminara les mascarets, las olas) para hacer recorridos turísticos desde los que se puede ver los monumentos más destacados de la ciudad. Por ello, en 1991 la UNESCO concedió a París y las riberas de Sena la categoría de Patrimonio de la Humanidad.

De manera que si estás pensando en viajes baratos ten en cuenta la opción de unirte a esa pléyade de músicos, patinadores, pintores, malabaristas o sencillamente grupos de amigos que se reúnen al atardecer en las calles de la orilla para darle la nota de color bohemio y romántico.

Categories: París Tags: ,
Comentarios cerrados.