Inicio > Madrid > El Museo del Prado

El Museo del Prado

lunes, 23 de noviembre de 2009

vuelos baratos a Madrid

Los días 19, 20, 26 y 27 de noviembre o 4 y 11 de diciembre tienes un motivo más para buscar vuelos baratos a Madrid: son las noches de Patrimonio Nacional, en las que es posible visitar una serie de museos y monumentos en horario nocturno. Hay visitas en Madrid, Tordesillas, Barcelona, Burgos, Bilbao y Yuste. Y uno de los lugares de la lista es el Museo del Prado.

El Prado es la pinacoteca más importante del mundo, poseyendo muchas de las obras maestras de las escuelas española, flamenca e italiana, además de las medievales y decimonónicas. Tanto que no tiene una pintura emblemática exclusiva, como ocurre con otros centros. Nació a partir de la colección Real de Fernando VII, que en 1819 decidió exponerla públicamente reaprovechando el edificio del gabinete de Ciencias Naturales que el arquitecto Juan de Villanueva había construido 34 años antes por encargo de Carlos III. Originalmente eran 311 piezas, a las que se fueron añadiendo miles más de distinta procedencia.

Es difícil, por no decir imposible, establecer un itinerario de visita porque se necesita más de un día para ver el museo al completo. Quizá lo mejor sea comentar las obras por su escuela estilística. La primera, sin duda, la española. La etapa más brillante empieza con El Greco (El caballero de la mano en el pecho, Adoración de los pastores) y sigue con el Siglo de Oro, donde Ribera (Martirio de San Bartolomé), Murillo (Inmaculada Concepción) y Zurbarán (bodegones) escoltan a Velázquez (Las hilanderas, Los borrachos, Las Meninas, La rendición de Breda); entrando en el XIX se les une Goya, con los enormes (en todos los aspectos) Fusilamientos de la montaña de la montaña del Príncipe Pío, La carga de los mamelucos y La familia de Carlos IV, aparte de las tétricas pinturas negras y las famosas Majas, desnuda y vestida.

También es destacada la escuela flamenca, de la que hay muchos cuadros y tablas al haber estado los Países Bajos bajo dominación de los Austrias. Desde Roger Van de Weyden (Descendimiento) al Bosco (tríptico del Jardín de las delicias, El carro de heno), pasando por Van Dyck, Brueghel (El triunfo de la muerte), Rembrandt (Autorretrato) y Rubens (Adoración de los Reyes Magos, Las tres Gracias).

La escuela italiana presenta obras de Fra Angélico (Anunciación), Rafael (Sagrada Familia con el cordero), Tintoretto (Cristo en el lavatorio), Veronés, Caravaggio, Tiépolo, Lucas Jordaan… Pero sobre todo, el que fue pintor de Corte de Carlos V, Tiziano, que nos ha dejado El Emperador en Mühlberg. Otras escuelas representadas son la alemana (Durero y su Autorretratoo o Adán y Eva, Lucas Cranach, Mengs… y la francesa (Poussin, Claudio de Lorena, Watteau y Van Loo).

Una lista impresionante ¿no? Pues sólo es una ínfima reseña. Con la apertura este año de la ampliación diseñada por Rafael Moneo hay que añadir la pintura del siglo XIX (Rosales, Rusiñol, Fortuny, Sorolla…) y muchas maravillas artísticas más que descubrirás por tí mismo si empiezas a mirar ofertas de vuelos.

Categories: Madrid Tags:
Comentarios cerrados.