Inicio > Madrid > La madrileña Plaza del Dos de Mayo

La madrileña Plaza del Dos de Mayo

jueves, 29 de abril de 2010

vuelos baratos a Madrid

El 2 de mayo Madrid está de fiesta. Cualquiera que reserve alguno de los biletes de avión baratos a la capital se la encontrará dormida, quizá aún con la resaca de los fastos de hace dos años, cuando se celebró el segundo bicentenario del pistoletazo (nunca mejor dicho) de salida de la Guerra de la Independencia.

El Dos de Mayo de 1808 los madrileños se levantaron en armas contra el ejército francés de Napoleón, que había invadido el país. Tras los combates de la Puerta del Sol muchos ciudadanos corrieron al Parque de Artillería de Monteleón a solicitar armas para defenderse. Para entonces los capitanes Daoíz y Velarde se habían adueñado del lugar y admitieron tras sus muros a aquella gente desesperada entre la que también había mujeres y adolescentes.

El Parque de Artillería había sido un palacio construido en 1690 por los marqueses del Valle, duques de Monteleón y Terranova, descendientes nada menos que de Hernán Cortés. Era un edificio de estilo churrigueresco, con grandes huertas y jardines, muy cercano a las puertas de la ciudad: Fuencarral, Maravillas, Pozos de las Nieves (actual Glorieta de Bilbao) y Santa Bárbara (actual Alonso Martínez). Sirvió de residencia incluso a la viuda del rey Fernando VI, Isabel de Farnesio, pero en 1807 Godoy decidió darle uso militar.

Justo enfrente se halla actualmente la parroquia de San Justo y Pastor, que era la iglesia del Monasterio de San Antón, popularmente conocido como de Las Maravillas. Fundado en 1612 como casa de recogimiento de doncellas, se convirtió en convento treinta y dos años más tarde. Luego sería demolido por la Ley de Desamortización de Madoz (1869) conservando sólo el templo (que se hizo en 1739 para sustituir al original, calcinado en un incendio), pero en 1808 sirvió de enfermería de campaña para la exigua tropa de Daoiz y Velarde.

Atrincherados, los patriotas madrileños resistieron varias horas las embestidas francesas hasta que, fracasado el levantamiento en todo Madrid, también ellos cayeron. Aunque su heroica resistencia pasó a los libros de Historia, Monteleón se derribó para hacer la plaza contemporánea: en la superficie que ocupaba se abrieron varias calles nuevas, como la homónima, Ruiz, San Andrés, Galería de Robles y Manuela Malasaña (que además da nombre al barrio). Se conservó únicamente el arco de entrada, ante el que se instaló el monumento a Daoiz y Velarde que realizó Antonio Solá en 1822 a instancias de Fernando VII. Es de mármol de Carrara y representa a los dos oficiales ante un cañón, con la particularidad de que las espadas que ostentaban nunca se ven porque siempre las rompe alguien. Estas estatuas pasaron por el Museo del Prado, la calle Ruiz y Moncloa antes de su colocación definitiva en la plaza en 1932.

El barrio de Malasaña, sede de la Movida madrileña de los años ochenta, sigue siendo una zona de ocio nocturno junto con originales tiendas de discos y ropa, aunque la Plaza del Dos de Mayo se vea casi profanada por el botellón de los sábados. Aún así bien merece una visita en un día tan señalado; hay que consultar los vuelos baratos a Madrid.

Foto: www.commons.wikimedia.org

Categories: Madrid Tags: ,
Comentarios cerrados.