Inicio > Tenerife > San Andrés en Tenerife

San Andrés en Tenerife

jueves, 25 de noviembre de 2010

vuelos baratos a Tenerife

El 30 de noviembre es San Andrés. El que está considerado primer apóstol de Cristo, hermano de Pedro y patrón de la Iglesia Ortodoxa, murió crucificado en Grecia tras ser martirizado y predicando durante su agonía. En la isla canaria de Tenerife, cuyo escudo lleva la célebre cruz en aspa en la que habría sido ejecutado el santo -algo no histórico, por cierto- esta festividad es generailzada, especialmente en la mitad norte insular: La Orotava, La Laguna, Icod de los Vinos y el propio pueblo de San Andrés.

En esta localidad marinera cercana a la capital Santa Cruz, en la zona de Anaga, famosa por espléndidas playas como Las Teresitas o Las Gaviotas, su castillo, la momia guanche homónima y una ermita que contiene una campana atribuida a un buque de Nelson (o pirata, en otra versión), la fiesta se lleva a cabo probablemente desde el siglo XVII que es cuando se fecha la fundación de la citada iglesia. Durante este mes la imagen del santo abandona su retablo en la iglesia para se trasladada a un trono. Se trata de una talla probablemente del siglo XVI y fue llevada al lugar, dicen, por su fundador, Don Lope Salazar. Es de pequeñas dimensiones y porta la cruz en forma de aspas y un volumen de los evangelios.

El 29 de noviembre, víspera de la celebración, los vecinos del pueblo hacen una procesión nocturna en la que la imagen del santo es paseada por todas las calles y celebrada con fuegos artificiales. Al día siguiente repetirán el recorrido pero esta vez bajo la luz del sol. Dos semanas más tarde, el 13 de diciembre, se lleva a cabo la Octava de San Andrés que es cuando sale nuevamente en procesión, esta vez acompañado por la imagen de Santa Lucía de Siracusa.

Pero la festividad de San Andrés está estrechamente ligada al ciclo estacional del otoño. En concreto a la apertura de las bodegas, lo que se llama «tapar los vinos», que coincide con el momento de la fermentación de los caldos. De ahí proviene, se cree, las tradiciones de salir a la calle arrastrando una ristra de cacharros metiendo el mayor ruido posible o patinando calle abajo sobre tablas, como ocurre en Icod de los Vinos: el vino debía transvasarse a un tonel nuevo y limpio; dicha limpieza se llevaba a cabo con agua salada, por lo que los barriles se llevaban desde la zona alta a la parte costera del pueblo y, para ello, los echaban a rodar o los deslizaban sobre unas tablas llamadas corzas.

Claro que siempre se puede elegir la versión legendaria, mucho más poética y divertida, que relaciona el vino y la costumbre de Los Cacharros directamente con el propio San Andrés: al parecer era demasiado aficionado a la bebida y no pudo llegar el día de Todos los Santos porque se durmió; los vecinos tuvieron que despertarlo con el ruido de los cacharros. Otra versión más dice que le colgaron las ristras de su ropa, algo que los estudiosos del tema atribuyen a la tradición del martirio.

En cualquier caso, hay otro componente más en los festejos que es común a casi toda España: las castañas. En esa zona de la isla abunda este fruto seco y se suelen hacer reuniones en torno a braseros en los que se asan o guisan con agua y sal, degustándose acompañadas de pescado con patatas y mojo. Y si alguien quiere sumarse será bienvenido; sólo tiene que buscar alguino de los vuelos baratos a Tenerife.

Categories: Tenerife Tags: ,
Comentarios cerrados.