Inicio > Palma de Mallorca > El Canto de la Sibila mallorquín

El Canto de la Sibila mallorquín

jueves, 16 de diciembre de 2010

vuelos baratos a Palma de Mallorca

Merece la pena buscar alguno de los vuelos baratos a Palma de Mallorca para estar en la Catedral la noche del 22 de diciembre y asistir a una ceremonia litúrgica con raíces en la Antigüedad Clásica. Se trata del Canto de la Sibila, declarado Bien Inmaterial de Interés Cultural en 2004 en la isla y Patrimonio Cultural de la Humanidad el pasado mes de noviembre,y que se celebra también en otras poblaciones de la costa Mediterránea de España e Italia.

Al anochecer una pequeña procesión formada por varios monaguillos con cirios encendidos y una niña entran en la Seu hacia al púlpito. La joven viste un peculiar ropaje compuesto de túnica, gorro y capa de seda, esgrimiendo una espada. Ella (o él, pues antes era un niño varón el que interpretaba el papel) encarna a la Sibila (Sa Sibil-la en mallorquín), que interpreta acompañada del órgano del templo un tremebundo canto ceremonial en el que profetiza el Apocalipsis (en algunos sitios se representa conjuntamente la Danza de la Muerte, representando el Juicio Final), dulcificado al final por las estrofas en las que se avisa también del nacimiento de Jesús como única posibilidad de salvación para el Hombre.

Sarda, Cumana, Eritrea, Helespóntica… Las sibilas de la mitología griega eran unas ancianas vírgenes a las que Apolo había concedido el don de predecir el futuro. Y una de estas predicciones era precisamente la llegada del fin de mundo, que el cristianismo adaptó para ajustarla al célebre libro de la Biblia. Así, en la Edad Media San Agustín transformó la leyenda clásica, que pasó a interpretarse por los sacerdotes en latín y estilo gregoriano hasta el siglo XV, en que se empezó a imponer el mallorquín dado que no se conservó ninguna versión escrita (salvo algunos manuscritos mozárabes del siglo X). Luego también se actualizó la música para hacerla más popular. Tanto lo llegó a ser que al Concilio de Trento, surgido al albur de la Contrarreforma, le pareció un rito poco religioso e intentó prohibirlo.

No tuvo éxito en su empeño y el Canto de la Sibila forma parte hoy de los Maitines de Adviento de Palma de Mallorca, aunque sí se eliminaron algunos aspectos demasiado paganos como el corte de los neules, unas tortas tradicionales que colgaban del techo de la iglesia y que la Sibila hacía caer gracias a su espada.

Foto: El Mundo

Categories: Palma de Mallorca Tags: ,
Comentarios cerrados.