Inicio > Roma > El taller de Caravaggio, reconstruido en el Palacio Venecia de Roma

El taller de Caravaggio, reconstruido en el Palacio Venecia de Roma

jueves, 17 de febrero de 2011

vuelos baratos a Roma

Caravaggio no sólo es uno de los grandes artistas de todos los tiempos sino que, últimamente, se ha convertido en una especie de moda por los enigmas que siempre le han rodeado: desde su misteriosa muerte, de la que en 2010 se cumplieron 4 siglos y que no se sabe a ciencia cierta si se debió a una epidemia o a que fue asesinado dado que el cadáver desapareció, al reciente descubrimiento de unos huesos identificados como los suyos. Alabado por su magnífica técnica, denostado por utilizar prostitutas, ladrones y cadáveres (o todo a la vez) como modelos para los personajes religiosos, apreciado por sus mecenas, odiado por todos aquellos con los que tenía broncas (que eran muchos, por su más carácter), ahora es protagonista de una curiosa exposición en el Museo Nazionale del Palazzo Venezia, en la Vía del Plebiscito de Roma.

Se titula La bottega del genio, un nombre (bottega significa taller) que hay que tomarse al pie de la letra porque no se verá un solo cuadro original. No se trata de la clásica retrospectiva de su obra; en este caso el interés está en la técnica, en esos recursos a los que recurría para pintar, mezcla de ciencia, fotografía y, en suma, misterio, pues nadie ha podido demostrar con seguridad nada al respecto. Basándose en el inventario que se hizo de las propiedades de su taller en 1605 a causa de una denuncia de impago, se muestran dos espejos que se cree utilizaba Caravaggio para desviar la luz de su pequeña ventana hacia el lienzo, de manera que se reflejaran en él las imágenes y, entonces, pintar directamente (jamás hacía dibujos previos). Otras teorías, más aventuradas, dicen que combinando espejos con cámara oscura realizaba impresiones fotográficas sobre las que después aplicaba el color.

A ellos hay que añadir diversos aparatos ópticos, lentes y sistemas de cámara oscura, entre otras cosas. Porque la gracia de la exposición, diseñada por Rossella Vodret, está en la reconstrucción hipotética de ese taller para que el espectador pueda ver todas estas teorías en la práctica, no sólo en papel. Hay tiempo para escoger vuelos baratos a Roma porque la muestra no termina hasta el 29 de mayo, abriendo de martes a domingos entre las 8:30 y las 19:30 por 4 euros.

Categories: Roma Tags: ,
Comentarios cerrados.