Inicio > Amsterdam > La etapa parisina de Picasso, en el Museo Van Gogh

La etapa parisina de Picasso, en el Museo Van Gogh

lunes, 25 de abril de 2011

vuelos baratos a Amsterdam

El Museo Van Gogh de Amsterdam inauguró el pasado 18 de febrero la mayor retrospectiva sobre Pablo Picasso de los Países Bajos en los últimos tiempos. Lo hace en colaboración con el Museo Picasso barcelonés y las aportaciones en préstamo de numerosos museos de arte de todo el mundo como el Centro Pompidou, el Metropolitan o el Guggenheim de Nueva York, además de colecciones privadas.

En efecto, son 70 piezas que incluyen algunas obras maestras, caso del Moulin de la Gallette o el Autorretrato con paleta. Todas corresponden a la etapa en que el joven pintor español se trasladó a vivir a la capital francesa, de ahí el título de la muestra: Picasso en París (1900-1907). Allí se encontró en directo con las obras inmortales de Van Gogh, Gauguin o Toulouse Lautrec que le impulsaron a experimentar con nuevas técnicas y, sobre todo, tratar temas de inspiración local adaptándolos a su propio estilo: los cafés parisinos, las bailarinas, el circo, la vida nocturna en el animado barrio de Montmartre…

La comisaria del evento, Marilyn McCully, ha distribuido la visita en cuatro etapas que marcan la evolución del pintor esos años. La primera es su descubrimiento de París a los 19 años, con la citada incorporación de temas y nuevos colores a su paleta. La segunda, simbolista, corresponde con su período Azul; una fase triste motivada por el suicidio de un amigo. La tercera viene marcada por su instalación en el estudio junto a otro pintor; aquí es cuando empieza a contactar con otros artistas y galeristas, además de a figuras como Apollinaire. Por último se llega a la etapa más innovadora, cuando su estudio es visitado por representantes de todo el sector artístico.

Pero McCully también ha querido «meter» al visitante en la época y el lugar, ambientando la exposición con fotos, carteles, libros, affiches de teatro y pinturas de otros contemporáneos. Todo ello completado con actividades paralelas como los seminarios de los domingos o las representaciones que hace la compañía de danza Krisztina de Chatel Dangroep Amsterdam en le mismo interior del museo de su espectáculo Nomad, basado en la pasión de Picasso por el circo.

Si alguien no puede hacer uso de los vuelos baratos a Amsterdam para ver en persona todo esto -dura hasta el 29 de mayo- tampoco debe preocuparse: como la muestra se hace en colaboración con el Museo Picasso de Barcelona, la ciudad condal tomará el relevo de la capital holandesa entre el 29 de junio y el 16 de octubre.

Categories: Amsterdam Tags: ,
Comentarios cerrados.