Inicio > Londres > Retrospectiva sobre Damien Hirst en la Tate Modern

Retrospectiva sobre Damien Hirst en la Tate Modern

jueves, 16 de agosto de 2012

vuelos baratos a Londres

La Tate Modern de Londres organiza desde el pasado mes de abril la primera gran retrospectiva sobre uno de los artistas más controvertidos y polémicos del panorama actual, Damien Hirst, acusado a menudo de ser un farsante y un provocador. Algo de esto último hay sin duda; basta con echar un vistazo a sus obras más representativas, muchas de las cuales se pueden ver en la exposición.

Porque la muestra recoge una amplia revisión de un cuarto de siglo de trabajo profesional de este inglés de 46 años que, paradójicamente, durante mucho tiempo se negó a exponer en la Tate porque definía su obra como algo vivo y consideraba el museo para artistas ya muertos. El tiempo parece haberle hecho sentar algo la cabeza y, aprovechando los Juegos de Londres 2012 y la paralela Olimpada Cultural, la comisaria Anne Gallagher se apunta un tanto.

Un tanto importante porque se espera que el evento sea de asistencia masiva. Al fin y al cabo las creaciones de Hirst pueden ser calificadas de muchas maneras excepto de convencionales y sí que pueden atraer a un público deseoso de ver sus rarezas. Algo que encontrarán nada más entrar con A thousand years, la forma en que Hirst ha recreado el ciclo de la vida: una vitrina con una cabeza de vaca sanguinolenta devorada por miles de moscas.

Tampoco faltan sus series de animales conservados en formol de los años noventa: desde Mother and child divided, una vaca y su ternera diseccionadas, a The physical imposibility of death in the mind of someone living, el famoso tiburón creado en colaboración con la Galería Saatchi, vendido en subasta por 12 millones de euros y que se descompuso poco después, teniendo que ser sustituido por otro.

Insistiendo con la fauna, destaca In and out of love, una sala climatizada como un invernadero por la que vuelan en libertad cientos de mariposas, posándose sobre los visitantes. Justo al lado, contrastando, hay otra llena de insectos muertos.

En otra línea figuran las vitrinas con medicamentos, el cenicero gigante repleto de colillas y bautizado Crematorium e incluso los cuadros convencionales, los Spot paintings, lienzos con motas de colores. Pero, sobre todo, el gran reclamo de la exposición para el gran público probablemente será For the love of God, su obra más famosa: una calavera humana tachonada con 8.601 diamantes.

¿Seduce el plan? sólo hay que buscar alguno de los frecuentes vuelos baratos a Londres antes del 9 de septiembre.

Categories: Londres Tags: ,
Comentarios cerrados.