Inicio > Londres > La Tate Modern sigue con el revival del pop art

La Tate Modern sigue con el revival del pop art

martes, 15 de diciembre de 2015

vuelos a Londres

El siglo XX fue el del encumbramiento del arte popular, una tendencia plasmada en el estilo que lleva su nombre -Pop Art en inglés- basada en la utilización de imágenes e iconos de la cultura mundana (vida cotidiana, cine cómic…) para contraponerlas a las de la cultura dominante elitista. Con un claro tono de desenfado, provocación y kistch, el Pop Art hizo fortuna a partir de los años cincuenta, fundamentalmente en los países anglosajones, aunque fue extendiéndose a otros.

Desde unos años acá, el pop ha sido revisitado en varias exposiciones en una especie de fascinado revival y, actualmente, la Tate Modern de Londres mantienen viva esa llama con otro evento temático: The EY exhibition, The world goes Pop. Inaugurada el pasado 17 de septiembre, es una muestra que echa una mirada a la historia global del movimiento, desde Europa hasta Oriente Medio pasando por América Latina y Asia.

Por tanto, multitud de países y culturas diferentes, cada uno con sus peculiar versión del pop, quedan representados en una explosiva exposición que conecta, además, todos los momentos del estilo entre la década de los sesenta y la de los setenta. Así, a través de distintos, se van descubriendo visiones nuevas de este fenómeno artístico y cultural.

Al fin y al cabo, el pop no fue sólo una sublimación de la cultura occidental, como se cree, sino un auténtico lenguaje que alcanzó dimensión internacional e incluso cierto tono de protesta como estimulante de la contra-cultura. No sólo en las artes plásticas sino también en otras como la música, por ejemplo.

El cuerpo humano, la política, el consumo, la gente, sus protestas… todo ello quedaba representado a través de una temática cotidiana pero vistosa que incluía automóviles, máquinas de pinball, discos de vinilo, viñetas de cómic, pieles de imitación, carteles de neón, latas de sopa o retratos de famosos en colores. En muchos e intensos colores.

Colorido, atractivo, divertido, revelador, mordaz y sorprendente, este mundo se puede contemplar hasta el 24 de enero en la Tate si se reserva un vuelo a Londres. La entrada cuesta 16 libras, aunque los menores de 12 años entran gratis y hay descuentos familiares.

Categories: Londres Tags: ,
Comentarios cerrados.