Inicio > Santiago de Compostela > Misa con botafumeiro en Santiago de Compostela

Misa con botafumeiro en Santiago de Compostela

jueves, 22 de septiembre de 2016

vuelo Santiago Compostela

Un vuelo a Santiago de Compostela es la puerta de entrada a descubrir una ciudad pequeña y recoleta pero fascinante, cargada de historia y con un patrimonio monumental importantísimo que, además, se integra perfectamente en el laberinto de calles de su casco antiguo. Uno de los puntos de referencia de esa oferta turística es la Catedral, el templo románico luego remozado en barroco donde descansan los presuntos restos del apóstol Santiago.

No vamos a hablar aquí de la iglesia en general sino de uno de sus elementos más característicos y emblemáticos, que suele atraer la atención de los visitantes, sean devotos o simples turistas. Se trata del enorme incensiario, más conocido como botafumeiro, al que periódicamente se hace pendular a lo largo de la nave principal, colgando de una gruesa maroma tirada por los brazos de los llamados tiraboleiros.

Lo de fuertes se sobreentiende porque el aparato no sólo mide metro y medio de altura y pesa cincuenta y tres kilos sino que además debe elevarse casi hasta la bóveda, a una altura de veinte metros, teniendo cuidado de no golpearla. Un auténtico espectáculo ante el que se congregan los curiosos en los días en que se celebra misa solemne -en determinadas fechas del año- pero que también se puede contemplar en oficios ordinarios los viernes por la tarde, a las 19:30 horas.

Eso sí, en ese segundo caso es una réplica. El original se hizo en 1554 gracias a una ofrenda del rey francés Luis XI, y estaba hecho de plata pero se lo llevaron la tropas napoleónicas. Lo sustituyó otro de latón chapado en plata en 1851. El que se usa los viernes es de alpaca. en cualquier caso, el uso primigenio era el mismo: extender incienso por la catedral para aplacar el mal olor que dejaban las masas de peregrinos, que en aquellos tiempos tenían permiso para dormir dentro.

Hoy en día las cosas han cambiado. Los peregrinos disponen de alojamientos y la Catedral ya no limita sus funciones a la cuestión religiosa sino que tiene tmbién un interés turístico fundamental para Santiago de Compostela. Por eso no hace falta ser creyente parta visitarla y por eso asistir a una misa con botafumeiro se ha convertido en un atractivo extra y curioso.

Imagen: Georges Jansoone en Wikimedia, CC BY 2.5

Comentarios cerrados.