Inicio > Londres > El Museo de Londres conmemora el Gran Incendio de 1666 con una exposición

El Museo de Londres conmemora el Gran Incendio de 1666 con una exposición

martes, 11 de octubre de 2016

vuelo Londres

Con la excepción de un discreto puñado de edificios, la arquitectura de la capital británica es posterior a la segunda mitad del siglo XVII. Ello se debe a una colosal cataśtrofe desatada el 2 de septiembre de 1666: el Gran Incendio de Londres, que arrasó la ciudad durante tres inacababales y terribles días calcinando prácticamente todo lo que había intramuros, en el casco medieval. Se calcula que más de trece mil casas y edificios diversos acabaron convertidos en cenizas, dejando en la calle a unas ochenta mil personas; se desconoce el número de muertos que pudo haber.

El fuego se originó a medianoche en la panadería de Thomas Farriner y hasta veinticuatro horas después no se valoró su gravedad, de manera que el viento fue extendiendo las llamas de vivienda en vivienda sin que las autoridades acometiesen una extinción en condiciones, dado que por entonces las bombas de agua eran muy limitadas y el sistema tradicional que se usaba para impedir la propagación era demoler los edificios más próximos para hacer un cortafuegos.

Como consecuencia de ello, la cosa fue progresivamente a más y ardió casi un tercio de la urbe; la misma catedral de San Pablo quedó destruída y la mayor parte de la City. Como Inglaterra estaba en guerra con Holanda, no tardaron en brotar rumores sobre sabotaje y varios extranjeros fueron linchados. Al final se hizo un cortafuegos a golpe de pólvora y, por suerte, amainó el viento, con lo que se pudo dominar las llamas. Llegó así el momento de iniciar una reconstrucción que es lo que en buena medida ha llegado hasta hoy.

Este impresionante capítulo de la historia londinense protagoniza este 2016 una importante exposición en el museo de la ciudad (el Museum of London) aprovechando que se conmemora su 350º aniversario. Su título es tremendamente expresivo Fire! Fire! y pretende explicar cómo se produjo y se desarrolló aquella tragedia. Una gran maqueta representando la City fue colocada en el Támesis, prendiéndsele fuego para inaugurar el evento, que además cuenta con una serie de piezas rescatadas de las cenizas; algunas están deformadas por el calor.

Hablando de calor, se trata de una exposición que da gran importancia a los sentidos, por eso el visitante no sólo no pasará frío precisamente sino que además podrá percibir el aroma del pan que se cocía en el horno del señor Farriner o el olor a quemado del maderamen que constituía el armazón de las casas, oir los testimonios dejados por los testigos o buscar algún objeto de valor que los vecinos tenían escondido y perdieron entre los restos humeantes. Por supuesto, los niños son los grandes beneficiados de este tipo de actividades (hay otra en las que se les facilitan pistas para que vayan investigando el foco inicial, o la que permite seguir sobre un mapa la expansión de las llamas).

En fin, son muchas las posibilidades interactivas que ofrece Fire! Fire! Sólo hay que buscar un vuelo a Londres antes del 17 de abril de 2017, fecha en la que terminará, y acercarse al Museum of London (150º de London Wall). Hay entradas desde 4 libras.

Categories: Londres Tags: ,
Comentarios cerrados.