Inicio > Málaga > Excursión al monte Coronado de Málaga

Excursión al monte Coronado de Málaga

Viernes, 6 de enero de 2017

vuelo Malaga

El monte coronado desde el barrio de La Palma – Imagen por Tyk en Wikimedia Commons, CC BY-SA 3.0

Se coge un vuelo a Málaga, se desembarca y se empieza la visita a la ciudad con los sitios turísticos de referencia: el castillod e Gibralfaro, el Museo Picasso, la Manquita, la plaza de toros, la Térmica, el Museo Carmen Thyssen… Hay mil cosas que ver y si uno sale del casco urbano para darse una vuelta por el entorno natural, más aún.

Una buena opción para compinar ambas cosas, es decir, ciudad y naturaleza, es aprovechar la cercanía del monte Coronado y subir hasta la cima. Un paseo no muy largo ni especialmente cansado porque su altitud es escasa, sólo 220 metros, lo que permite a cualquiera probar la experiencia. Esta pequeña meseta está rematada por la corona rocosa que le da nombre, de la que se antes se extraía la piedra caliza con que se construyó la Catedral, actividad que perduró hasta los años setenta del siglo XX.

Se encuentra en la parte norte de Málaga y constituye un lugar estratégico que ya fue ocupado en el paso de la Edad de piedra a la de los Metales, como atestigua un yacimiento arqueológico in situ. No es el único resto que queda de otros tiempos. Allí se pueden ver también los restos de una almunia nazarí (una granja) que algunos investigadores consideran importante para el estudio del desarrollo de la vida administrativa y económica del alfoz local, o sea la villa medieval. De hecho, no es lo único que dejaron los nazaríes en las laderas del Coronado porque se han hallado indicios de alfares e incluso de minas en la cara norte.

No obstante, un aficionado cualquiera a la actividad al aire libre puede disfrutar igualmente del sitio porque desde lo alto se obtienen espléndidas perspectivas de la bahía malagueña, especialmente cuando la metereología ayuda. Hace un par de años, además, un vecino colocó en la cima una gran cruz de tres metros de alto y treinta kilogramos de peso para presidir el paisaje, al cual suele demandársele que pase a convertirse en parque periurbano, incorporándose el cinturón verde que encuelve la ciudad; serían unas cincuenta hectáreas.

La ruta de ascenso desde el casco urbano es de aproximadamente kilómetro y cuarto, distancia que se cubre fácilmente en poco más de media hora (ida y vuelta) salvando un desnivel de apenas ciento cincuenta y cinco metros. Fácil y relajado.

Categories: Málaga Tags: ,
Comentarios cerrados.