Archivo

Archivo para febrero, 2018

Festival Internacional de Arte Sacro en Madrid

martes, 20 de febrero de 2018 Comments off

Madrid se prepara para disfrutar de una curiosa combinación de artes, religiosidad y ocio a través de la celebración de la XVIII edición del Festival Internacional de Arte Sacro que organiza la Comunidad. Serán cuarenta días a lo largo de los cuales se ofrecerán cuarenta y tres conciertos con aire renovador, apoyo a las formaciones españolas y atención especial a los músicos jóvenes, además de recurrir a un repertorio original, poco frecuente.

Dado que ya son un buen puñado las ediciones celebradas, el evento sigue creciendo y cooperando, como el año pasado, con el Museo Centro Reina Sofía y Patrimonio Nacional, pero además se abre a otras colaboraciones con instituciones como el Congreso de los Diputados, al fin y al cabo construido sobre los restos de un antiguo convento y el vínculo temático queda patente.

Otros escenarios nuevos y complementarios serán la Sala Cuarta Pared y el Teatro del Arte, que se suman así como sedes del festival a los Teatros del Canal, el Teatro de la Abadía, el Real Coliseo Carlos III de San Lorenzo de El Escorial, el Centro Cultural “Paco Rabal” y el CCHSN de La Cabrera.

Los objetivos declarados del XVIII Festival Internacional de Arte Sacro son mantener el aire renovador y continuar la filosofía de su programación: alta calidad artística; apoyo a formaciones españolas con atención especial a los músicos jóvenes; repertorios poco frecuentes y de enorme belleza; búsqueda de nuevos públicos; experimentación, con una mayor presencia de músicas actuales; y seguir creciendo en la generación de encargos propios, con estrenos absolutos.

De ese citado programa podemos reseñar a algunos de los artistas participantes: Collegium Musicum Madrid, Orquesta y Coro de la Comunidad de Madrid, Ernesto alterio + Federico Lechner Trío, Mariví Blasco + Accademia del Piacere, Ariel Brínguez Quartet, Neopercusión, La Guirlande, Cuarteto Chagall, Noelia Rodiles, Uri Caine, Isabel Villanueva, Cuarteto Leonor, La Spagna y muchos más.

Hay más de un mes, por tanto, para buscar algún vuelo a Madrid y asistir a alguna de las funciones en sus diferentes escenarios. Concretamente, será del 2 de marzo al 7 de abril.

Categories: Madrid Tags:

Cross Bones, el cementerio más emotivo de Londres

jueves, 15 de febrero de 2018 Comments off

Cada vez suena menos raro eso del turismo necrológico. Los cementerios se han convertido en atracciones tan interesantes o más que cualquier museo, especialmente si sus sepulcros son monumentales o acogen los restos de personajes famosos. Hoy es frecuente, de hecho, que los más significativos en ese sentido cuenten con planos indicando la ubicación de dichas tumbas e incluso hagan visitas guiadas. Algunos son ya auténticos clásicos en ese sentido, como por ejemplo los tres de París.

Londres también tiene algo que ofrecer con los camposantos que se conocen como los Siete Magníficos: Highgate, Brompton Park, Abney Park… Ahora bien, la capital británica cuenta con una octava necrópolis, prácticamente olvidada por su propia población e ignorada por los turistas. Se trata de la de Cross Bones, situada en Southpark, en una zona meridional de la ciudad conocida como Redcross Way.

Los Siete Magníficos se abrieron en la primera mitad del siglo XIX, entre 1832 y 1841, para afrontar el desmesurado crecimiento de la población londinense durante esos años, que pasó de un millón de habitantes a más del doble. Hasta entonces los enterramientos solían llevarse a cabo, como en otros países, en los pequeños cementerios parroquiales; pero el progreso de la esperanza de vida que trajo la Revolución Industrial los saturó y la filtración la materia procedente de la descomposición de los cuerpos a la tierra -y, por tanto, al agua- empezó a provocar epidemias, de ahí las ordenanzas generales en toda Europa para crear nuevos sitios específicos para enterrar.

Aquellos viejos camposantos se cerraron a nuevos inquilinos y en ciertos casos se trasladaron los restos mortales a los nuevos; sin embargo, todavía queda alguno como recuerdo de otra época, caso de Cross Bones, cuya edad se remonta a tiempos postmedievales. Clausurado en 1853, estuvo a punto de ser reconvertido en finca edificable treinta años después y sólo la decidida oposición de un notable local, Lord Barbazon, que arrastró a los demás vecinos, impidió lo que calificaban de profanación.

En aquel contexto victoriano quizá no hubieran armado tanto revuelo de saber el uso que había tenido el lugar, insospechado entonces pero descubierto en 1992 durante unas excavaciones arqueológicas con motivo de la construcción de la línea de Metro Jubilee: 148 enterramientos correspondientes al período 1800-1853 y con los cuerpos apilados unos sobre otros, siendo un tercio de ellos de fetos y recién nacidos, más un 11% de bebés menores de un año y el resto mujeres por encima de la treintena de edad. La mayoría presentaban síntomas de graves enfermedades como viruela o tuberculosis, así como deficiencias alimentarias.

Ello ha llevado a pensar que Cross Bones era un cementerio para mujeres solteras, como se llamaba eufemísticamente a las prostitutas, pues se sabía de la existencia de uno por la zona desde el siglo XVI. Además, a partir de 1796 se inhumaba allí a los pobres que carecían de medios para pagarse un sepelio en otro sitio de más nivel. Se calcula en torno a 15.000 el número de personas que descansan en Cross Bones, que de un tiempo a esta parte despierta un interés creciente.

Buscando algún vuelo a Londres y acercándose a esa parte de la ciudad, Redcross Way, se encontrará tan curioso y pequeño sitio. La verja de entrada suele estar curiosamente cubierta por ramos de flores y cintas de colores, tal como se aprecia en la foto; una forma de reparar la memoria de gente desfavorecida que probablemente en su momento no debió de tener un funeral demasiado ceremonioso.

Categories: Londres Tags: ,

San Valentín en el barrio parisino de Pigalle

martes, 13 de febrero de 2018 Comments off

Llega San Valentín y ¿qué mejor forma de celebrarlo buscando un vuelo a París y disfrutando de los mil y un encantos de las Ciudad de las luces, la capital del amor por excelencia? Ya no es posible visitar el muy apropiado Museo del Erotismo porque cerró sus puertas en 2016 pero el barrio donde se ubicaba, el célebre Pigalle, sigue ahí, con su oferta variopinta para pasar una noche en pareja.

Pigalle es un quartier o distrito organizado en torno a la plaza homónima que lleva el nombre de un famoso escultor del siglo XVIII que, a buen seguro, nunca hubiera imaginado que algún día estaría vinculado a tan heterodoxo rincón. De hecho, históricamente es uno de los lugares preferidos de los artistas, como demuestra la abundancia de estudios de pintura y cafés literarios que salpican sus calles, dado que está en las faldas de la colina coronada por la iglesia del Sagrado Corazón, repletas de artistas callejeros pincel y caballete en mano.

Pero no todas las artes que inundan Pigalle son plásticas. De hecho, éstas tienden a concentrarse en el vecino Montmartre mientras que el barrio en cuestión destila letreros de neón y carteles anunciando una inequívoca alternativa que apunta más bien al ocio y el entretenimiento en pareja. Porque a lo largo de las aceras de Pigalle uno va pasando ante un rosario de bares, locales nocturnos, salas de conciertos, cabarets, clubes de streptease y, en general, escenarios donde recrear la vista, el oído y el gusto, copa de champagne en mano.

Algunos no necesitan presentación y su solo nombre evoca el recuerdo de tiempos mundanos, frívolos y bohemios. Es el caso del Moulin Rouge, ante cuyas aspas decorando la fachada en el boulevard Clichy es casi inevitable imaginar los sones del can-can o la achaparrada figura de Toulouse-Lautrec dibujando bailarinas mientras degusta un vaso de absenta. O de clubs como Chez Moune, La Boure Noure o el Cabaret Love, que algunos fines de semana se transforman en animadas discotecas.

Música en vivo, vedettes con poca ropa y muchas lentejuelas, ambientes de iluminación hábilmente escasa y específica, sex-shops que resisten el paso inclemente del tiempo y la competencia de Internet, peatones encaramados en tacones vertiginosos y cubiertos de plumas en todos los sentidos de la palabra, el legendario Le Divan du Monde que escandalizaba al público en la última década del siglo XIX con números que hoy serían casi para todos los públicos… Son elementos que caracterizan Pigalle e invitan a fundir la noche -que es cuando realmente cobra vida- con la mañana.

Todo ello con cierto aire de evolución que ha ido dejando atrás la parte más sórdida de ese ambiente para transformarlo en una zona de moda que incorpora pubs, restaurantes, bistrots y cafés que, sin renunciar a cierto aire picante, amplía la clientela que visita París buscando salirse del clásico circuito artístico-cultural y de entretenimiento que ofrece el centro de la ciudad. O sea, un buen sitio con el que sorprender a la pareja para celebrar la fiesta del amor el 14 de febrero.

IMAGEN: Roy Roiability en Wikimedia Commons, CC BY-SA 2.0

Categories: París Tags: ,