Inicio > Londres > Cross Bones, el cementerio más emotivo de Londres

Cross Bones, el cementerio más emotivo de Londres

jueves, 15 de febrero de 2018

Cada vez suena menos raro eso del turismo necrológico. Los cementerios se han convertido en atracciones tan interesantes o más que cualquier museo, especialmente si sus sepulcros son monumentales o acogen los restos de personajes famosos. Hoy es frecuente, de hecho, que los más significativos en ese sentido cuenten con planos indicando la ubicación de dichas tumbas e incluso hagan visitas guiadas. Algunos son ya auténticos clásicos en ese sentido, como por ejemplo los tres de París.

Londres también tiene algo que ofrecer con los camposantos que se conocen como los Siete Magníficos: Highgate, Brompton Park, Abney Park… Ahora bien, la capital británica cuenta con una octava necrópolis, prácticamente olvidada por su propia población e ignorada por los turistas. Se trata de la de Cross Bones, situada en Southpark, en una zona meridional de la ciudad conocida como Redcross Way.

Los Siete Magníficos se abrieron en la primera mitad del siglo XIX, entre 1832 y 1841, para afrontar el desmesurado crecimiento de la población londinense durante esos años, que pasó de un millón de habitantes a más del doble. Hasta entonces los enterramientos solían llevarse a cabo, como en otros países, en los pequeños cementerios parroquiales; pero el progreso de la esperanza de vida que trajo la Revolución Industrial los saturó y la filtración la materia procedente de la descomposición de los cuerpos a la tierra -y, por tanto, al agua- empezó a provocar epidemias, de ahí las ordenanzas generales en toda Europa para crear nuevos sitios específicos para enterrar.

Aquellos viejos camposantos se cerraron a nuevos inquilinos y en ciertos casos se trasladaron los restos mortales a los nuevos; sin embargo, todavía queda alguno como recuerdo de otra época, caso de Cross Bones, cuya edad se remonta a tiempos postmedievales. Clausurado en 1853, estuvo a punto de ser reconvertido en finca edificable treinta años después y sólo la decidida oposición de un notable local, Lord Barbazon, que arrastró a los demás vecinos, impidió lo que calificaban de profanación.

En aquel contexto victoriano quizá no hubieran armado tanto revuelo de saber el uso que había tenido el lugar, insospechado entonces pero descubierto en 1992 durante unas excavaciones arqueológicas con motivo de la construcción de la línea de Metro Jubilee: 148 enterramientos correspondientes al período 1800-1853 y con los cuerpos apilados unos sobre otros, siendo un tercio de ellos de fetos y recién nacidos, más un 11% de bebés menores de un año y el resto mujeres por encima de la treintena de edad. La mayoría presentaban síntomas de graves enfermedades como viruela o tuberculosis, así como deficiencias alimentarias.

Ello ha llevado a pensar que Cross Bones era un cementerio para mujeres solteras, como se llamaba eufemísticamente a las prostitutas, pues se sabía de la existencia de uno por la zona desde el siglo XVI. Además, a partir de 1796 se inhumaba allí a los pobres que carecían de medios para pagarse un sepelio en otro sitio de más nivel. Se calcula en torno a 15.000 el número de personas que descansan en Cross Bones, que de un tiempo a esta parte despierta un interés creciente.

Buscando algún vuelo a Londres y acercándose a esa parte de la ciudad, Redcross Way, se encontrará tan curioso y pequeño sitio. La verja de entrada suele estar curiosamente cubierta por ramos de flores y cintas de colores, tal como se aprecia en la foto; una forma de reparar la memoria de gente desfavorecida que probablemente en su momento no debió de tener un funeral demasiado ceremonioso.

Categories: Londres Tags: ,
Comentarios cerrados.