Inicio > Roma > Excursión a Ostia, el antiguo puerto de Roma

Excursión a Ostia, el antiguo puerto de Roma

martes, 3 de abril de 2018

Hay mucha gente que piensa que la antigua Roma tenía como defecto fundamental estar aislada del mar, al tratarse de una ciudad interior, y que eso la privaba de todos los beneficios comerciales que conlleva el tráfico marítimo. Sin embargo, eso es una verdad sólo a medias porque el hecho es que la capital del Imperio, y antes de la República, tenía un puerto. Se llamaba Ostia Antica y estaba en el litoral del Mar Tirreno.

Ostia Antica se encuentra a 23 kilómetros de Roma pero desde su mencionado puerto los barcos podían acceder al río Tíber y remontar su curso hasta allí (y viceversa). De hecho, es algo que se hacía desde muy atrás en el tiempo, hasta el punto de que se considera al rey Anco Marcio el fundador desde ese lugar como la que sería la primera colonia romana, allá por el siglo VII a.C. Por entonces el objetivo era más bien militar, protegerse de una posible invasión vía fluvial, si bien el poderío de Roma terminaría siendo disuasorio, por lo que acabó por imponerse el uso comercial.

De esa forma, Ostia fue creciendo. Tiberio engrandeció arquitectónicamente la ciudad y construyó una nueva dársena que luego Claudio mejoró. Más tarde, Trajano mandó ampliar la infraestructura e incluso hacer un segundo puerto, por lo que los ciudadanos del Lacio contaban con varios equipamientos en ese sentido, siendo los dos más destacados los llamados Portus y Centum Cellae (Civitavecchia). Sin embargo, tras un par de terremotos, la caída del Imperio y la llegada del Medievo, Ostia empezó a declinar y la piedra de los embarcaderos se retiró para destinarla a otras construcciones, incluyendo la Torre de Pisa.

En el siglo XIX se iniciaron las primeras excavaciones arqueológicas, que sacaron a la luz buena parte de las antiguas estructuras, y en los años treinta del siglo XX hasta se acometió un programa de restauración que revivió la localidad con el nombre de Lido de Ostia, con playa, carreteras, plazas, barrios residenciales de nuevo cuño, ferrocarril y un balneario. Posteriormente se añadió el Aeropuerto de Fiumicino.

Hablando de aeropuertos, si se toma un vuelo a Roma y ya se conoce o básico de la capital italiana una buena opción podría ser realizar una excursión a Ostia. A pesar de la decadencia experimentada y el saqueo de su patrimonio monumental, todavía tiene un montón de cosas que ofrecer a un visitante: desde el teatro al llamado Foro de las Corporaciones, pasando por viviendas, termas, templos, el thermopolium (una taberna), la Casa de Diana, una fortificación, mosaicos, estatuas…

Hay varias empresas que organizan visitas pero si se prefiere ir por libre hay un tren suburbano que hace el trayecto y el billete no es caro, unos 6 euros. El recorrido por el lugar dura menos de 3 horas.

Categories: Roma Tags: ,
Comentarios cerrados.