Inicio > Tenerife > Una excursión a La Gomera desde Tenerife

Una excursión a La Gomera desde Tenerife

viernes, 11 de mayo de 2018

¿Qué pasa si se reserva un vuelo a Tenerife para las vacaciones pero ya se han visto todos o buena parte de los atractivos de la isla? Pues nada malo porque es de ese tipo de sitios que con una palmada se abre un nuevo abanico de posibilidades y una de ellas podría ser, por ejemplo, saltar a alguna isla vecina para conocerla en una excursión de un día.

En ese sentido, la opción más típica es La Gomera, por aquello de que también es la más cercana y no es necesario recurrir al avión para desembarcar en su suelo; se puede hacer por vía marítima, a bordo de un transbordador, a menudo con el propio coche de alquiler o, si se ha contratado una excursión en alguna agencia, con el todo-terreno de ésta. El vehículo viajará en la bodega pero los pasajeros lo hacen en la cabina ad hoc, indudablemente más cómoda.

El ferry, que zarpa del puerto de Los Cristianos y realiza la travesía hasta el de San Sebastián de La Gomera, hace tres viajes diarios de ida y vuelta. Son dos las compañías que operan ese trayecto (Naviera armas y Fred Olsen Express), cubriéndolo en un tiempo que oscila entre 50 minutos y una hora. Las tarifas varían según la empresa, el horario o la modalidad; también si se va con automóvil, con excursión contratada, si se es residente, si se compra online, etc.-

Una vez en La Gomera hay que calcular el tiempo que se dedicará a ver cada sitio de interés. La capital, San Sebastián, es lo inmediato. Allí tiene algunos rincones fascinantes, como la Torre del Conde (un baluarte defensivo que fue la primera construcción arquitectónica levantada por los conquistadores castellanos), la Casa de Colón (una viviendo donde la tradición dice que se alojó el Almirante durante la parada que hizo en la isla de camino a América) o la Iglesia de la Asunción.

A continuación llegará el momento de internarse en territorio insular, subiendo por la serpenteante carretera que, salvando escarpados barrancos y acantilados, y envuelta en una curiosa combinación de niebla y palmeras, lleva hasta la auténtica joya local, el Parque Nacional de Garajonay, un bosque de laurisilva de 3.984 hectáreas catalogado como Patrimonio de la Humanidad y Reserva de la Biosfera. Su cota máxima está a 1.487 metros de altitud y tiene algunas formaciones orográficas icónicas, como el Roque de Agando.

La jornada no debería terminar sin probar la gastronomía local en algún restaurante típico. Además, en algunos se puede asistir a demostraciones de esa curiosa tradición cultural que es el silbo gomero. Finalmente, tras disfrutar de un baño rápido en alguna de las playas que jalonan el litoral de San Sebastián, llegará el momento de tomar el ferry de vuelta a Tenerife.

Categories: Tenerife Tags: ,
Comentarios cerrados.