Inicio > Ibiza > Excursión al ibicenco islote de Es Vedrá

Excursión al ibicenco islote de Es Vedrá

viernes, 25 de mayo de 2018

A pesar de lo que parezca a priori, un tanto superficialmente, reservar un vuelo a Ibiza no implica necesariamente -o, al menos, no de forma exclusiva- ir en busca de sol, playa y fiestas discotequeras. Es cierto que se acerca el verano, que es cuando esos elementos hacen su agosto, nunca mejor dicho. Pero también lo es que incluso en pleno estío, y no digamos el resto del año, la isla tiene otros atractivos turísticos complementarios cuando no a la misma altura. Un buen ejemplo podría ser el islote de Es Vedrá.

Se trata de un peñón que aflora frente al Cap Blanc, junto a la Cala d’Hort, en el litoral suroeste de Ibiza, formando parte del municipio de Sant Josep de Sa Talaia. Son trescientos ochenta y dos metros de roca casi vertical que en días claros pueden verse incluso desde Formentera y la Península Ibérica, aunque las vistas más interesantes y fotogénicas se obtienen desde la Torre Es Savinar, una atalaya construida en 1763 para vigilar posibles incursiones enemigas y que hoy hace funciones de mirador.

Por sus características, Es Vedrá constituye un rico refugio para la vida marina que hasta tiene especies endémicas, tanto vegetales como animales. Además, numerosas aves anidan allí, por eso el islote está integrado en el Parc de Cala d´Hort i Es Vedrà junto a otros como Es Vedranell (que está justo al lado y es aún más pequeño) y Es Illots de Ponent. En otros tiempos se llevaron cabras -casi medio centenar, para las que la difícil orografía no era problema- pero ya no hay porque se consideraron un peligro para esas especies citadas antes.

En ese sentido, y cosa curiosa, el islote no tiene un único propietario sino que se reparte entre una treintena de ellos que, como se ve, no tienen ningún beneficio directo desde un punto de vista estrictamente económico, salvo el turístico, aunque lógicamente el acceso está prohibido y sólo puede hacerse con el permiso correspondiente; de todas formas no es fácil llegar y la única manera es alquilando un bote (sí se permite navegar en su entorno).

Todavía hay otra cosa que puede interesar de Es Vedrá: las leyendas que circulan sobre el lugar como punto de referencia para observar fenómenos paranormales, con misteriosas luces entrando y saliendo del agua que los más imaginativos identifican con OVNIs, monstruos marinos (incluso hay uno con nombre propio, el Gegant de’s Vedrá, devorador de pulpos) e incluso apariciones marianas como las experimentadas por el carmelita Francisco Palau, que usaba las grutas del islote para su retiro espiritual.

Categories: Ibiza Tags: ,
Comentarios cerrados.