Inicio > Roma > Ver Roma en autobús turístico

Ver Roma en autobús turístico

viernes, 20 de julio de 2018

Un paseo en el autobús turístico, si lo hay, es una buena forma de echar un primer vistazo a la ciudad que se visita de una forma rápida, sintética y explicada, una especie de prólogo para el paseo posterior más detallado. O, al revés, también puede ser el colofón de la estancia para recordar lo que vimos o para enterarnos de detalles sobre los que nos quedaba alguna duda.

Por eso, quien tome un vuelo a Roma y saque billete para el autobús turístico local no se arrepentirá. Se trata de un vehículo de dos pisos, el superior descubierto, como suele ser habitual en estos casos, que realiza u trayecto bastante completo. Lleva funcionando desde 2003 y su duración es de un par de horas, aunque algunas compañías lo hacen en media hora menos.

Tiene además dos atractivos especiales. El primero es que hay auriculares con comentarios en varios idiomas y uno de ellos es el español; el segundo, que a lo largo de su itinerario realiza varias paradas que permiten al turista bajarse para ver con más detalle lo que le interese, sabiendo que luego puede volver a subir en otro y repetir cuantas veces se desee sin necesidad de pagar otra vez. Pasan con una frecuencia de quince o veinte minutos.

Cada compañía ha diseñado su ruta pero en general todos realizan un recorrido similar, con los principales atractivos turísticos romanos como referencia. Por ejemplo: Via Marsala (Estación Termini y Santa María de los Ángeles), Santa Maria Maggiore (Basílica de Santa María la Mayor), Colosseo (Coliseo, Foro Romano y Arco de Constantino), Circo Massimo (Circo Máximo y Boca della Veritá), Piazza Venezia (Monumento a Vittorio Emmanuel), Vaticano (Basílica de San Pedro, Museos Vaticanos y Capilla Sixtina), Fontana di Trevi (Plaza de España, Plaza Navona y Panteón de Agripa) y Piazza Barberini (Via Veneto).

Evidentemente, en una capital de las dimensiones y riqueza monumental de Roma quedan muchas cosas de interés pendientes pero es una ruta básica y que sirve de orientación para una estancia de unos días. Además, hay que tener en cuenta que el billete del autobús turístico presenta varias modalidades de duración. Los hay para veinticuatro y cuarenta y ocho (alguna compañía lo alarga a setenta y dos horas), contando desde la hora de su primer uso. Eso sí, al adquirirlo es necesario indicar una fecha y a partir de ahí hay un plazo de quince días para utilizarlo.

Hay diferentes tarifas, en función del modelo elegido y la edad del usuario; los niños entre cinco y quince años tienen descuento y los menores de esa edad no pagan. Algunos llevan incluida una tarifa reducida para determinados museos y otros son cominables entre sí. Y es que no hay un único tipo de autobús turístico; el Vaticano, por ejemplo, tiene el suyo (Roma Cristiana), si bien limita el tour a su zona.

Categories: Roma Tags: ,
Comentarios cerrados.