Archivo

Archivo para agosto, 2018

El 8 de septiembre llega el festival DCode

miércoles, 29 de agosto de 2018 Comments off

Creado en 2011, el Dcode era un festival que todavía no tenía las características que presenta ahora. Para empezar porque entonces se celebró en junio mientras que ahora lo hace en septiembre, marcando en cierta forma el final del verano. Además, aunque tuvo como sede la Universidad Complutense, igual que ahora, antes usaba las instalaciones del C Arte C mientras actualmente usa el Campus de la Facultad de Ciencias de la Información; en ambos casos, esos sí, tiene asimismo el recinto deportivo de Cantarranas. Madrid, en suma.

Por lo demás sigue una línea programática parecida, con grupos punteros de la actualidad musical en pop y rock pero de sabor claramente indie y procurando mantener un equilibrio que incluya a artistas conocidos junto a otros que no lo son tanto pero prometen. Y también continúa reuniendo decenas de miles de espectadores, claro, pues ya en aquella edición primigenia registró una asistencia de 25.000 personas.

El cartel para este 2018 está encabezado por Imagine Dragons, a los que acompañarán en los escenarios Izal, Bastille, Sidonie, The Vaccines, Albert Hammond Jr, Kakkamaddafakka, Jorja Smith, Viva Suecia, Berri Txarrak, Triángulo de Amor Bizarro, Grises, Clairo, Sam Fender, Nat Simons, Shinova, Terry vs. Tori y Ochoymedio DJ & Friends. También actuará el ganador del concurso BDCoder.

Todo ello tendrá lugar en una única jornada del primer fin de semana de septiembre: en concreto el sábado día 8, que está ahí ya por lo que si se va a asistir y se viaja desde fuera, conviene reservar ya el consiguiente vuelo a Madrid. Una vez allí no hay problema porque el recinto está dentro del casco urbano y se puede llegar en Metro (línea 6 Circular), autobús (G, 132, U, 82 y 865) o incluso andando (son diez minutos desde el intercambiador de Moncloa).

Las entradas cuestan 87 euros, 132 en el caso de las VIP. Por cierto, en el plano económico hay que resaltar la curiosidad de que el evento tiene su propia moneda, el tuent, equivalente a 3 euros, con la que adquirir comida y bebida o alguna sorpresa más.

Categories: Madrid Tags:

Volando a Galicia para el Festival de la Luz

viernes, 24 de agosto de 2018 Comments off

El municipio coruñés de Boimorto ha alcanzado cierto renombre por ser la cuna de la cantante Luz Casal pero de un tiempo a esta parte también suena -nunca mejor dicho- por acoger la celebración del Festival de La Luz. El nombre de este evento constituye un juego de palabras que no se le escapará a nadie: Luz Casal es quien lo amadrina, rindiendo así homenaje a su patria chica.

Se trata de “una experiencia única y solidaria”, en palabras de la propia organización, en la que la recaudación en taquilla se va a destinar a la lucha contra los incendios que suelen asolar Galicia, así como la construcción y el equipamiento de salas de rehabilitación en la Residencia y Centro de día para personas mayores del Ayuntamiento de Boimorto. Hay abonos por 15 euros y entradas diarias por 10.

Concebido para el disfrute de toda la familia y la participación de todas las edades, el evento nació en 2012 como un punto de encuentro entre vecinos y visitantes, así como una forma de revitalizar esa zona rural y constituir un escaparate municipal hacia el exterior. La apuesta no salió mal y desde entonces se congregan en las fechas de su celebración decenas de miles de personas.

Este año 2018 el Festival de la Luz tendrá lugar los días 7, 8 y 9 de septiembre (puede que aún haya tiempo, pues, para sacar una entrada y reservar algún vuelo a Santiago de Compostela). Su oferta es multidisciplinar, no sólo por combinar su espléndido entorno con esa vocación solidaria sino también porque durante esos tres días aúna música, gastronomía, exhibiciones teatro y cultura.

Este eclecticismo se extiende al reciclaje, la sostenibilidad y la innovación, reservando espacios infantiles para talleres, juegos y otras actividades; incluso habrá una carrera popular y una carpa de cine que se sumarán al mercado, al área de restauración y al cámping (de acampada libre). No obstante, el verdadero reclamo es el programa de artistas participantes, que actuarán en cuatro escenarios.

El cartel, repartido a lo largo de ese fin de semana, queda de la siguiente manera. El viernes estará encabezado por Os Resentidos, el sábado por Love of Lesbian, el domingo por Kase.O… Pero las jornadas se completan con otros atractivos nombres, desde Vargas Blues Band hasta Christina Rosevinge, pasando por Sr. Chinarro, Eskorzo, Javi Maneiro, Elliot Murphy, Mi Capitán, Furious Monkey House, Agoraphobia, Riff Raff, Los Motores, etc.

El singular castillo de la neoyorquina Isla Pollepel

lunes, 20 de agosto de 2018 Comments off

Nueva York es una ciudad que presenta al visitante una lista inacabable de sorpresas y visitas. Algunas son tan inevitables como conocidas (Estatua de la Libertad, Empira State, Central Park, Metropolitan…) pero siempre hay quien prefiere desmarcarse de estos sitios y buscar rincones insospechados, alejados de los puntos turísticos masivos. En ese sentido hoy podemos sugerir salir del casco urbano y viajar unos 80 kilómetros al norte (una hora aproximadamente) hasta la inaudita Isla Pollepel, también conocida como Bannerman.

Es un pedazo de tierra se unos 26.000 metros cuadrados de rocosa superficie que está situado en el río Hudson y cuyo nombre tiene un origen incierto, pues unos lo atribuyen a su significado en holandés (cuchara de madera), puesto que fueron exploradores de ese país quienes descubrieron el lugar, mientras que otros hablan de una mujer llamada Polly Pell que vivió allí. Antes había sido un punto estratégico durante la Guerra de la Independencia y George Washington mandó instalar allí una prisión, aunque no consta que se llegara a hacer.

Lo que sí hay es un desconcertante castillo. No se trata de arquitectura medieval, claro, sino del que construyó un inmigrante irlandés llamado Francis Bannerman, que arribó a EEUU en 1854 siendo niño, y se enriqueció con el negocio de compra de excedentes militares de la Guerra de Secesión para su reciclaje en otros productos, sin contar el material que adquiría y revendía a coleccionistas. Bannerman se instaló en la isla en 1900 porque necesitaba un sitio aislado donde almacenar las municiones.

Aparte del almacén, que albergaba 30 millones de cartuchos, también construyó un castillo como residencia. Muy vistoso, según diseño propio, para que de paso sirviera de reclamo. Bannerman falleció en 1918, antes de que el edificio fuera terminado. No llegó a serlo nunca porque en 1920 los explosivos guardados explotaron y destruyeron buena parte del complejo. Fue el principio del fin de la empresa, por otra parte muy limitada por las nuevas leyes. Tres décadas más tarde, el transbordador que cubría la distancia entre la isla y tierra firme se hundió, condenándola al olvido.

La compró el estado de Nueva York en 1967 pero apenas dos años después se produjo un devastador incendio que arrasó lo que quedaba del maltrecho arsenal y del castillo, quedando apenas el esqueleto de lo que fue. No obstante, las ruinas siguen siendo curiosas y pueden observarse al pasar en tren (Metro-Norte). Poco más, ya que no se puede acceder porque de vez en cuando se caen trozos. No faltan propuestas para tratar de salvar lo que queda pero, de momento, el sitio continúa agonizando. Literalmente, pues en 2015 se registró allí un homicidio.

En suma, si alguien planea tomar un vuelo a Nueva York y desea buscar algo diferente que hacer o regresar con una historia indudablemente única, aquí tiene una idea.

Categories: Nueva York Tags: ,

Una visita al Acuario de Sevilla

jueves, 16 de agosto de 2018 Comments off

Coger un vuelo a Sevilla y plantarse en la capital andaluza en pleno verano requiere, entre otras cosas, valor para enfrentarse a las altas temperaturas que van a machacar al visitante desde la mañana hasta la noche. Por supuesto, no queda más remedio que sobrellevarlo si se está pensando en conocer sus principales atractivos turísticos, caso de la Giralda, la Torre del Oro, la Catedral, los Reales Alcázares o la Plaza de España, por citar sólo algunos.

Ahora bien, se puede añadir a la agenda alguna alternativa refrescante y no tan conocida. Y pocos sitios parecen más refrescantes ante el calor tórrido como el fondo del mar. Más de uno se preguntará cómo ver el fondo marino en una ciudad interior, claro. La respuesta es acercarse al Acuario, donde por un tiempo uno puede escapar a la realidad y rodearse de agua sin mojarse mientras contempla más de once mil animales pertenecientes a unas cuatrocientas especies.

Están ubicadas en reproducciones de sus hábitats naturales: cinco ecosistemas (Guadalquivir, Atlántico, Oceanario, Indo-Pacífico y Otras áreas) a los que recientemente se han incorporado dos renovados, la Selva tropical y el Manglar, fruto de la reforma llevada a cabo este año 2018. Tiburones, rayas, varanos, tortugas, aves acuáticas… Hay que hacer una mención especial a las medusas porque ahora hay una exposición sobre ellas titulada Medusas. El latido del mar.

También merece la pena destacar la sección El viaje de Magallanes, que ilustra sobre la primera vuelta al mundo (que zarpó precisamente de Sanlúcar de Barramaeda tras descender por el Guadalquivir y concluyó el viaje de vuelta en Sevilla). Otra actividad interesante es la posibilidad de hacer una visita VIP a rematar con una cena en el propio acuario (el menú incluye especialidades como croquetas de Torta del Casar, tosta de jamón con huevos de codorniz o milhojas de presa ibérica con pastel de queso, tomate cherry y espárragos).

Y puestos a vivir experiencias, no hay que olvidar la noche con los tiburones del Oceanario, durmiendo rodeados por estos fascinantes seres; algo que ha tenido un éxito extraordinario entre los niños. ¿A que el calor ya no asusta tanto?

Categories: Sevilla Tags: ,

50 años de Madelman en el Museo Nacional de Antropología

lunes, 13 de agosto de 2018 Comments off

Si alguien visita la sala de exposiciones y el salón central del Museo Nacional de Antropología de Madrid este verano se va a encontrar una sorpresa tan desconcertante como, probablemente, agradable. O, al menos, le hará esbozar una sonrisa entre divertida y cómplice, especialmente si el visitante tiene ya una edad. Y es que el lugar estará lleno de unos pequeños muñecos ataviados con uniformes y trajes de profesiones de acción que marcaron a toda una generación, la del babyboom.

El título del evento es Aún lo pueden todo. 50 años de Madelman. Una mirada antropológica a la colección de José Manuel Cortés y, como se indica, el centro de atracción de este mítico juguete es una colección privada cuyo propietario ha cedido al museo para que los nostálgicos y las nuevas generaciones evoquen otros tiempos; aquellos en los que la empresa española Industrias Plásticas Madel, perteneciente a Exin (que también está en la memoria de mucha gente por otros éxitos de ventas como Exin Castillos o CinExin), se lanzó a competir con los G.I. Joe estadounidenses junto a los Geyperman.

Muchos niños preferían a estos últimos porque eran más grandes y tenían un pelo realista pero nunca alcanzaron la dimensión legendaria de los Madelman, al menos a largo plazo, quizá porque Geyperman salió más tarde al mercado: en 1975, frente al otro, que lo hizo en 1968. Por cierto, Madelman siguió fabricándose hasta 198 y, en cualquier caso, fue el sueño de la infancia setentera, que al ritmo del famoso eslógan “Lo pueden todo” empleó muchas horas en entretenerse con marines, astronautas, buzos, exploradores, montañeros…

Todos ellos están representados en la citada colección privada de José Manuel Cortés, un entusiasta de ese juguete. Pero, además, la exposición -que es la más completa que se ha hecho sobre el tema-, echa un vistazo al mundo de Madelman en múltiples facetas, desde la de su producción a su repercusión en la vida cotidiana, ya fuera la individual, la familiar o incluso la social, pasando por sus estereotipos, la ausencia de muñecos femeninos, etc.

Este año 2018 era el indicado para Aún lo pueden todo. 50 años de Madelman. Una mirada antropológica a la colección de José Manuel Cortés porque se cumple medio siglo de su lanzamiento. Y como el evento va a estar abierto hasta el 14 de octubre, hay tiempo para plantearse una visita, buscando algún vuelo a Madrid y acercándose hasta la sede del Museo Nacional de Antropología (calle Alfonso XII, 68). La entrada es gratuita.

Categories: Madrid Tags: ,

Visitar Londres en una embarcación por el Támesis

jueves, 9 de agosto de 2018 Comments off

La gran abundancia de vuelos a Londres que de un tiempo a esta parte se han multiplicado desde muchos aeropuertos españoles sólo puede considerarse positiva, ya que es necesario visitar la capital británica más de una vez (y más de dos, y más de tres, y…) para poder ir tachando rincones de la colosal lista de posibilidades que plantea.

Una de ellas está en la ventaja de que Londres sea una ciudad fluvial, atravesada de este a oeste por el emblemático río Támesis, lo que proporciona una idea para entretenerse una hora de forma muy original: hacer un paseo en barco por sus aguas. Si Venecia tiene sus icónicas góndolas, Barcelona tiene sus golondrinas (éstas por mar) y París sus batobus, en Inglaterra tampoco faltan embarcaciones turísticas que realizan un recorrido, a veces saliéndose incluso de la zona centro.

Desde luego, es una forma diferente de contemplar el lugar, desde otra perspectiva, observando desde la borda relajada y cómodamente mientras a través de auriculares se escucha una sucinta explicación. Quien se pase la estancia pateando las calles arriba y abajo agradecerá este descanso, al fin y al cabo una experiencia más. O experiencias, puesto que, como pasa con los autobuses turísticos, hay varias modalidades a elegir.

Así, unas rutas se prolongan desde el muelle de Westminster hasta Greenwich mientras que otras navegan por la City; unas duran una hora y otras el día entero. En cualquier caso suelen tener características comunes como poder desembarcar en algún punto deseado para verlo con más detalle y luego reembarcar, comentarios en varios idiomas a través de auriculares, servicio de bebidas y snacks a bordo. Hasta los hay que ofrecen cena y espectáculo en el propio barco.

Además son naves acristaladas, pensadas para poder proteger al cliente de la meteorología adversa sin que ello suponga una merma de visión. Al menos la mayoría, dado que también existe alguno más clásico, velero, de la misma manera que hay excursiones de unos cincuenta minutos con lanchas rápidas e incluso está el tour anfibio de media hora con un peculiar vehículo de la Segunda Guerra Mundial (el Dukws) que salta de la calle al río y viceversa.

En suma, el abanico de ofertas para ver la capital británica desde el agua es razonablemente amplio y los precios se diversifican en función de la opción preferida, lo que supone una idea más que agregar a la ya de por sí consistente lista.

Categories: Londres Tags: ,

Volando a Barcelona para el DGTL Festival

lunes, 6 de agosto de 2018 Comments off

Cuando llega el verano los festivales de música se multiplican por toda la geografía nacional hasta el punto de constituir, de un tiempo a esta parte, un insospechado nicho turístico extra para las localidades donde se celebran. Barcelona tiene garantizado un más que importante flujo de visitantes sin necesidad de ello pero, aún así, también se ha sumado a la tendencia con varios eventos desarrollados a lo largo de la estación. Y en el mes de agosto llega el DGTL Festival.

Curiosamente, no se trata de un festival autóctono, ya que llega desde Holanda con la etiqueta de ser una referencia en la especialidad de música techno y house pero que, además, presume de sostenibilidad ecológica (algo a lo que se están apuntando casi todos), procurando minimizar las emisiones de CO2, ahorrar agua en una estación especialmente sensible a su escasez y reducir el gasto energético mediante el uso de iluminación LED.

Otra baza que esgrime con orgullo es la del diseño, omnipresente en la decoración y las instalaciones hasta el punto de constituir éstas una prolongación física del arte musical con toques incluso fantásticos. Para la que va a ser la cuarta edición están previstos también un mercado sostenible de ropa y un remate del evento, el domingo (tras los conciertos) mediante un brunch en el recinto. Aclaremos que el DGTL Festival se abrirá el viernes 10 de agosto y terminará el sábado 11.

Las entradas diarias cuestan 45,50 euros y los abonos entre 70 y 100. Con ellos se podrá acceder al Parc del Fórum y disfrutar de las actuaciones de artistas como Carl Craig & Cassy, Amelie Lens, Solomun, Jamie Jones, Fjaak, Anika Kunst, Dax J, Abu Sou, Adriatique, Baldo, Bombounou, Óscar Mulero… En total son medio centenar.

En suma, como dice su propia web, “una experiencia de pleno descubrimiento, inspiración y constante sorpresa” en la que se seduce a los visitantes “a través de la música, el arte y la producción”. La cosa promete; bien merece un vuelo a Barcelona.

Categories: Barcelona Tags: ,

El Tío Pepe Festival llega a Jerez

miércoles, 1 de agosto de 2018 Comments off

El otro día veíamos el caso de Alicante, donde este verano se han sucedido tres festivales de música, dos de ellos además en la misma localidad (Villena), a comienzos de este mes de agosto. Pues bien, la provincia de Cádiz también puede presumir de algo parecido. Si en julio celebró el No Sin Música, ahora es el turno del Tío Pepe Festival, que tendrá lugar en Jerez a finales de la semana que viene, empezando exactamente dentro de nueve días.

El Tío Pepe es joven pero no nuevo. Nació en 2014 con el objetivo de ofrecer lo que denomina “un espacio cultural único y un lugar de encuentro privilegiado” en el entorno de la ciudad y, por extensión, toda la bahía de Cádiz. Para ello propone una “experiencia sensorial múltiple y exclusiva” que aglutina elementos identificativos como el vino, las bodegas, la gastronomía y las tradiciones.

Por eso el evento fue galardonado en 2016 como Mejor Experiencia Enoturística y, el año anterior, Best Wine Event, además de contar con la Q de Calidad Turística. Y por eso también este 2018 ha sido reconocido como Mejor Evento Enológico del Mundo. Queda claro y patente que el vino es una de las señas de identidad del Tío Pepe Festival, como no podía ser de otra forma en esa ciudad, y se vincula con apartados complementarios como Las Cenas del Festival (menús degustación en las bodegas González Byass) y Las Cenas de las Estrellas (chefs con estrellas Michelín)

Ahora bien, la esencia de todo evento de estas características es su programa musical. Y si el jerezano hasta ahora se centraba exclusivamente en el flamenco y la música fusión, para esta nueva edición ha optado por abrirse a otras posibilidades que permitan atraer a un público más amplio y variopinto a los dos escenarios (Jardines de Villa Victorina y Patio de la Tonelería), más un tercero (Espacio TPF Club, en The Village) para escuchar a jóvenes talentos mientras se tapea.

De ahí que el cartel presente artistas reconocidos pero tan distintos entre sí como Joan Manuel Serrat, Juanes, Luz Casal, Roger Hodgson (excomponente de Supertramp), Sara Baras, Morat, Sergio Dalma, Rosario Flores y Loquillo. Además, los cantantes líricos Ismael Jordi y Fernando de la Mora colaborarán con la Orquesta Ciudad de Almería para ofrecer un popurrí bajo el título México, lindo y querido. en el Espacio TPF estarán Planeta 80, Álvaro Varo, Mike Martín, Javilín Violín, Cambio de Tercio, Olivetti y The Aguafiestas.

Los precios de las entradas están entre 29 y 135 euros. Una buena oportunidad para tomar un vuelo a Jerez, visitar la ciudad y su provincia, y rematar las jornadas vacacionales de una forma original entre el 9 y el 18 de agosto.

Categories: Jerez Tags: ,