Inicio > Londres > Visitar Londres en una embarcación por el Támesis

Visitar Londres en una embarcación por el Támesis

jueves, 9 de agosto de 2018

La gran abundancia de vuelos a Londres que de un tiempo a esta parte se han multiplicado desde muchos aeropuertos españoles sólo puede considerarse positiva, ya que es necesario visitar la capital británica más de una vez (y más de dos, y más de tres, y…) para poder ir tachando rincones de la colosal lista de posibilidades que plantea.

Una de ellas está en la ventaja de que Londres sea una ciudad fluvial, atravesada de este a oeste por el emblemático río Támesis, lo que proporciona una idea para entretenerse una hora de forma muy original: hacer un paseo en barco por sus aguas. Si Venecia tiene sus icónicas góndolas, Barcelona tiene sus golondrinas (éstas por mar) y París sus batobus, en Inglaterra tampoco faltan embarcaciones turísticas que realizan un recorrido, a veces saliéndose incluso de la zona centro.

Desde luego, es una forma diferente de contemplar el lugar, desde otra perspectiva, observando desde la borda relajada y cómodamente mientras a través de auriculares se escucha una sucinta explicación. Quien se pase la estancia pateando las calles arriba y abajo agradecerá este descanso, al fin y al cabo una experiencia más. O experiencias, puesto que, como pasa con los autobuses turísticos, hay varias modalidades a elegir.

Así, unas rutas se prolongan desde el muelle de Westminster hasta Greenwich mientras que otras navegan por la City; unas duran una hora y otras el día entero. En cualquier caso suelen tener características comunes como poder desembarcar en algún punto deseado para verlo con más detalle y luego reembarcar, comentarios en varios idiomas a través de auriculares, servicio de bebidas y snacks a bordo. Hasta los hay que ofrecen cena y espectáculo en el propio barco.

Además son naves acristaladas, pensadas para poder proteger al cliente de la meteorología adversa sin que ello suponga una merma de visión. Al menos la mayoría, dado que también existe alguno más clásico, velero, de la misma manera que hay excursiones de unos cincuenta minutos con lanchas rápidas e incluso está el tour anfibio de media hora con un peculiar vehículo de la Segunda Guerra Mundial (el Dukws) que salta de la calle al río y viceversa.

En suma, el abanico de ofertas para ver la capital británica desde el agua es razonablemente amplio y los precios se diversifican en función de la opción preferida, lo que supone una idea más que agregar a la ya de por sí consistente lista.

Categories: Londres Tags: ,
Comentarios cerrados.