Inicio > Alicante > Visitar una fábrica de turrones en Jijona

Visitar una fábrica de turrones en Jijona

viernes, 19 de octubre de 2018

Se acercan las navidades. Están allí, al fondo, dispuestas para envolvernos en su manto de felicidad familiar que viene acompañado de regalos, villancicos, ilusión infantil y delicias propias de las fiestas. Bueno, en realidad aún faltan un par de meses pero a pesar de estar aún en octubre ya empezamos a ver los estantes de las tiendas los primeros turrones.

El turrón es inseparable del período navideño… a no ser que reservemos un vuelo a Alicante y una vez allí, aparte de las visitas turísticas preceptivas, nos acerquemos a una fábrica para descubrir todos los secretos de su elaboración. Y, por qué no, de paso catar algunas modalidades anticipándonos así a finales de diciembre. Para ello, la localidad de referencia es Jijona, donde tienen su sede la mayoría de los productores y suelen abrir las puertas de sus instalaciones a las visitas.

Los recorridos se hacen en temporada alta, que comienza precisamente en la segunda mitad de octubre y se extiende hasta que acaba el año, aproximadamente. Es el momento perfecto porque habrá ocasión de ver la fábrica a pleno rendimiento, con su maquinaria en marcha y los profesionales poniendo en práctica sus conocimientos. Si se va en otra época puede que dejen entrar pero no será lo mismo.

No todas las marcas abren al público pero como realmente hay muchas -Jijona vive de ello, al fin y al cabo- no es difícil dar con alguna. Por ejemplo, El Artesano; o El Abuelo; o Primitivo Rovira. También Turrones El Lobo y 1880, que además cuenta con un museo turronero con un calendario de apertura más amplio que el de la fábrica en sí (de julio a noviembre, todas las mañanas excepto en agosto y fines de semana). La parte industrial se contempla desde pasarelas que permiten no interferir con el trabajo de los operarios.

Los precios son casi simbólicos (3 euros en temporada alta y la mitad en baja pero con descuentos para escolares y jubilados) y al final, como decíamos antes, habrá una degustación de productos. No hace falta reserva salvo que se trate de un grupo superior a 10 personas. Pero otras fábricas hacen visitas gratuitas y extienden el horario a las tardes e incluso a sábados y domingos, aunque en ese caso las máquinas no estarán en marcha.

En suma, si se quiere conocer los entresijos del producto más emblemático de Alicante, nada mejor que verlo in situ. Es una forma de ir abriendo boca para lo que vendrá.

Categories: Alicante Tags:
Comentarios cerrados.