Inicio > Roma > El secreto de la romana Piazza Cavalieri di Malta

El secreto de la romana Piazza Cavalieri di Malta

miércoles, 7 de noviembre de 2018

Si alguien ha reservado un vuelo a Roma y es de los que buscan algo más allá de la oferta turística habitual; o si alguien se conoce ya los muesos y ruinas de la capital italiana y quiera una experiencia original e inaudita; o si alguien disfruta descubriendo rincones insólitos y quiere probar en el callejero romano, ha de leer este artículo con calma y paciencia porque al final vamos a desvelarle una curiosa propuesta.

Antes, deberá acercarse hasta la Piazza Cavalieri di Malta (Plaza de los Caballeros de Malta), un recoleto espacio abierto situado en el distrito de Ripa, una parte del centro urbano que se ubica en la margen izquierda del río Tíber, a la altura del Trastevere, junto al Puente Sublicio. Se trata de uno de los espacios urbanos que delimitan el entorno del Jardín Histórico de San Alesio y el Instituto Nacional de Estudios Romanos.

De hecho, como indica su nombre, forma parte de los terrenos del Gran Priorato di Roma dell’ Ordine di Malta, que junto a la iglesia palatina de Santa María del Priorato (construida en 1765 por el célebre Giovan Battista Piranesi, el de los fantásticos grabados arquitectónicos), ocupa la cima del Aventino, una de las legendarias siete colinas, accediéndose bien por la Via di Santa Sabina, bien por la Via di Porta Lavernale.

Decorando la plaza se ven varios trofeos militares de época romana que hacen referencia al armilistrum, un festival celebrado en otoño en honor de Marte, el dios de la guerra, durante el que se purificaban las armas de los legionarios antes de proceder a guardarlas mientras pasaba el invierno. A Marte se le consideraba padre de Rómulo y Remo, los míticos fundadores de Roma, y la tradición dice que en el subsuelo de la Piazza Cavalieri di Malta está enterrado Tito Tazio, que compartió el trono con el primero.

Como se puede apreciar, una visita a ese lugar puede resultar fascinante si se tiene en cuenta que, por todo lo expuesto, se trata de un sitio cargado de Historia y además muy antigua. Pero aún falta lo mejor, la sorpresa de la que hablábamos al comienzo. En uno de los rincones de la plaza hay una portada monumental con una gran puerta de hierro enverdecido por el tiempo. No tiene pérdida porque lo normal es que haya una pequeña fila de turistas esperando.

Pero no a que la abran sino para otear a través de su cerradura. Y es que al otro lado se aprecia el follaje de un túnel vegetal jardín y al fondo, descollando, aparece esplendorosa la cúpula de San Pedro del Vaticano en una de las vistas más originales que se pueden obtener en esta ciudad ya de por sí tan sugestiva.

IMAGEN: Angelo nastri nacchio en Wikimedia Commons, CC BY-SA 4.0

Categories: Roma Tags: ,
Comentarios cerrados.