Archivo

Archivo para diciembre, 2018

Gran exposición antológica sobre Murillo en el Museo de Bellas Artes sevillano

martes, 18 de diciembre de 2018 Comments off

Este año 2018 se ha estado celebrando el cuarto centenario del nacimiento de uno de los artistas más importantes de la Historia, Bartolomé Esteban Murillo. A punto de concluir la efeméride, aún hay tiempo para buscar algún vuelo a Sevilla y visitar en el Museo de Bellas artes local uno de los eventos que recuerdan la figura de ese personaje, al fin y al cabo hijo preclaro de la ciudad.

Se trata de la exposición que lleva por título IV Centenario Nacimiento de Murillo y constituye la primera gran antología de obras del pintor sevillano: nada menos que cincuenta y cinco cuadros que proceden de los fondos del museo pero también de una treintena de instituciones internacionales, tanto públicas como privadas, entre las que se encuentran el Museo de la Real Academia San Fernando,el Museo del Prado, el Louvre, la National Gallery, el MET y otras muchas.

Esas pinturas, de las que veinticinco pertenecen al Bellas Artes hispalense, se agrupan en nueve secciones temáticas: Santa infancia, Gloria en la tierra, Compasión, etc. Algunas obras han sido restauradas para la ocasión y el conjunto se encontrará en la Sala de Exposiciones Temporales y en la Sala V, siendo los comisarios de la muestra María del Valme Muñoz Rubio, directora del Museo, e Ignacio Cano Rivero, conservador del Museo y jefe del Departamento de Difusión.

El evento se completa con un recorrido por sitios de Sevilla donde también hay piezas de Murillo, todos en el centro urbano y cerca del museo; es el caso de la Catedral (Sala capitular, Capilla de san Antonio y sacristía), el Hospital de Venerables Sacerdotes y las iglesias del Hospital de la Caridad y de Santa María La Blanca.

Inaugurada el pasado 18 de noviembre, la muestra permanecerá abierta hasta el 17 de marzo de 2019 y el aficionado podrá ver algunos cuadros famosos como La Natividad, el Ecce Homo, el Retrato de Íñigo de Melchor Fernandez de Velasco, el Niño riendo o Las bodas de Canaán, aparte de algunas de sus emblemáticas Inmaculadas.

Imagen: Autorretrato de Murillo – dominio público en Wikimedia Commons,

Categories: Sevilla Tags:

Visitando el edificio más antiguo de Nueva York, el Templo de Dendur

viernes, 14 de diciembre de 2018 Comments off

¿Cuál es el edificio más antiguo de Nueva York? Hay un poco de trampa en la pregunta porque no fue construido allí sino al otro lado del océano Atlántico y miles de años antes de que existiera la gran ciudad estadounidense. Se trata del Templo de Dendur, una pequeña muestra arquitectónica del Antiguo Egipto que se conserva en el interior del MET (Metropolitan Museum of Art).

Obviamente está lejos de las dimensiones colosales de los templos faraónicos más célebres, como los de Karnak, Luxor o Deir el-Bahari. El de Dendur mide unos 25 metros de longitud por 8 de altura máxima, siendo su ancho irregular (la terraza o patrio alcanza la treintena de metros en ese sentido).

Consta de unos sencillos pilonos a manera de entrada adintelada, un patio hípetro, una pronaos con dos columnas y el santuario propiamente dicho. Se ha perdido el probable muro de adobe que seguramente circundaba el perímetro; un material endeble, al fin y al cabo, que contrasta con los sillares de la típica piedra arenisca del resto del complejo.

Fue erigido en torno al año 15 a.C. por encargo del emperador Augusto (que aparece en varios relieves), ya en el período en que Egipto pasó a ser provincia romana. Su ubicación original era la localidad que le da nombre, Dendur. Ésta se halla en Nubia, al sur de Egipto y de hecho el templo estaba dedicado (además de a la diosa Isis) a dos hijos de uno de los jefes de esa región llamados Peteese y Pihor, fallecidos en un accidente en el Nilo (se supone que fueron enterrados en una cripta que había anexa bajo el edificio, excavada directamente en la roca).

En el año 557 d.C, con la difusión e implantación del cristianismo, el Templo de Dendur fue transformado en una iglesia copta y, consecuentemente, la mayor parte de la decoración pagana de sus muros fue tapada con pintura y estuco, si bien hoy luce como estaba en el siglo I a.C. Ahora bien, la mayor amenaza que se cernió sobre él fue la construcción de la presa de Assuán, que al embalsar parte del cauce del Nilo en lo que sería el lago Nasser podría dejarlo sumergido junto a otras muchas muestras del patrimonio egipcio antiguo.

La más famosas fueron los templos de Abu Simbel, salvados gracias a una intervención internacional apadrinada por la UNESCO. En agradecimiento por ese esfuerzo, el gobierno de El Cairo regaló varios templos a los colaboradores y uno de los beneficiados fue EEUU (también España, a donde llegó el de Debod). Así, en 1963 el Templo de Dendur fue desmontado en 642 bloques que viajaron a América dos años más tarde. Lo hicieron en barco pero si uno quiere ir a verlos ya reconstruidos seguramente optará por el avión; son numerosos los vuelos a Nueva York.

IMAGEN: MET en Wikimedia Commons, CC0

Categories: Nueva York Tags: ,

Una sesión de microteatro nocturno en Buenos Aires

martes, 11 de diciembre de 2018 Comments off

Está claro que quien reserva un vuelo a Buenos Aires lleva en mente conocer los principales atractivos de la capital argentina, desde los barrios tradicionales al emblemático Obelisco, pasando por la Catedral Metropolitana, los palacetes urbanos art nouveau, la Avenida de Mayo, el pintoresco Caminito, el Cementerio de la Recoleta… En fin, la lista podría ser muy larga y debería incluir algunas actividades un tanto especiales que, al final de una dura jornada de visitas, ampliaría la experiencia en la ciudad.

Una de ellas es asistir a una sesión de microteatro. Se trata de una insólita propuesta para una salida nocturna que combina gastronomía con el arte dramático. Y lo de micro no se refiere sólo al nombre del lugar, el Microteatro, sino que hay que interpretarlo literalmente: se escenifican obras cortas, de no más de un cuarto de hora de duración, en pequeños escenarios de quince metros cuadrados y ante públicos muy reducidos, en torno a una veintena de espectadores.

La idea nació en Madrid en 2009 para rehabilitar un antiguo burdel de trece habitaciones y se difundió a través de las redes sociales con un éxito considerable. De allí cruzó el Atlántico para asentarse también en Buenos Aires, donde ya constituye todo un género (o microgénero), además de a otras ciudades del mundo como Barcelona, Málaga, Lima, Miami y varias de México (Aguascalientes, Puebla…).

Se representan seis obras simultáneamente, cada una en una sala y en dos turnos, de miércoles a domingos; se renuevan cada mes y se seleccionan por concurso. Sólo hay que elegir la que se prefiera y entre pieza y pieza, disfrutar de la alta cocina callejera del Bar Quince. Hay varias compañías teatrales encargadas de las funciones y un empleado que anuncia qué obra se va a representar en cada momento. Las entradas para asistir cuestan en torno a cuatro euros.

La dirección de Microteatro Buenos Aires es calle Serrano 1139, en el barrio de Palermo. Sin duda una experiencia distinta que animará las noches a más de un viajero con una propuesta original y rica en todos los sentidos.

Categories: Buenos Aires Tags: ,

Admirando el faro mallorquín de Portopí, el tercero más antiguo del mundo

viernes, 7 de diciembre de 2018 Comments off

Ahora que empieza un fin de semana largo, con puente para los más afortunados, quizá sería un buen momento para plantearse improvisar un vuelo a Palma de Mallorca y disfrutar tanto del suave clima del Mediterráneo -sobre todo ahora que tenemos ya encima el inicio del invierno- como de la isla entera, algo rebajada de turismo -y, en consecuencia, más tranquila-.

De Mallorca hay mil y un maravillas que reseñar para una visita, incluso en estas fechas en las que la playa no es una opción prioritaria. Está, por supuesto, la capital, donde aguardan atractivos como la catedral, el Castillo de Bellver, los Baños Árabes o el Palacio de la Almudaina, entre otros. Pero también hay rincones sugerentes en otras partes del territorio insular, como las cuevas de Artá o del Drach, el Tren de Sóller, los pueblos pintorescos (Valldemossa, Deiá, el citado Sóller…), la Sierra de Tramuntana, etc.

Lo que proponemos hoy es acercarse a ver el tercer faro más antiguo del mundo que, sí, está en la costa mallorquina. Concretamente en el puerto de Palma, en el barrio que le da nombre: Portopí. Mide 41 metros de altura y emite dos destellos de luz blanca cada 15 segundos que alcanzan hasta 22 millas náuticas en horario nocturno. No obstante, para un turista lo que realmente tiene interés es su historia porque, como decíamos, sólo hay dos faros más añejos que éste: la Torre de Hércules de La Coruña y la Linterna de Génova.

El primero fue construido por los romanos y el segundo data de 1543. Por su parte, el faro de Portopí tuvo un antecedente en el que mandó construir el rey Jaime II en el año 1300, cuya ubicación fue ocupada tres siglos después por el Castillo de San Carlos, obligando a trasladar el faro a un edificio del siglo XV la Torre de Señales, que así creció en altura aunque todavía se ve la primitiva, almenada.

Empezó a funcionar en 1617 y siguió haciéndolo hasta la actualidad, experimentando de por medio diversas reformas y modernizaciones que le hicieron cambiar su sistema de señales original (lámparas de aceite) por otros sucesivamente mejorados (parafina, petróleo, electricidad). Entre 1958 y 1972 hubo un proyecto para un nuevo traslado pero al final se impuso su valor con la declaración de Monumento Histórico-Artístico (1983) y ahí sigue, con una pequeña exposición de elementos torreros de faros mallorquines en un edificio anexo.

Exposición y venta del arte del dibujante de cómics Milo Manara

martes, 4 de diciembre de 2018 Comments off

Podrá gustar más o menos pero no hay aficionado al cómic que no sepa quién es Milo Manara. Se trata de uno de los dibujantes más destacados del llamado arte secuencial, un maestro ya veterano que, curiosamente, descubrió su vocación un poco por casualidad, ya que al principio se dedicaba a la pintura y sólo cambió cuando trabajaba para el escultor español Miguel Ortiz Berrocal, en cuya biblioteca descubrió el mundo de las viñetas.

Influido claramente por otros clásicos (el francés Moebius, el también italiano Hugo Pratt…) publicó su primer trabajo en 1968. Ya entonces mostró inclinación por el erotismo, su género favorito y que impregna incluso otras obras distintas que también firmó. Algunas se consideran ya clásicas, como El Rey Mono, Las aventuras de Giuseppe Bergman (la primera en solitario), El clic o El perfume del invisible, por citar aquellas de predominio del sexo; Verano indio o El gaucho, entre las historicistas.

En estas últimas colaboró con su admirado Pratt, igual que en Viaje a Tulum adaptaba un guión inédito del cineasta Federico Fellini. Después siguió trabajando a destajo, con nuevos títulos que han ido engordando su producción: Gulliveriana, Revolución, La metamorfosis, Kamasutra, Los Borgia, Caravaggio… Incluso ha hecho una incursión en el mundo de los superhéroes: X-Men: Ragazze in fuga (con guión del prestigioso Chris Claremont).

Así que, volviendo a los aficionados, desde el pasado 16 de noviembre tienen la ocasión de ver de cerca, en Madrid, el arte de Manara en una exposición titulada L’essenziale. Milo Manara, que se puede ver en la galería El arte del cómic; la organiza en colaboración con la belga Huberty & Breyne Gallery y muestra, entre otras cosas, las portadas de obras como Miele o las mencionadas Viaje a Tulum y Los Borgia, además de ilustraciones para la serie Zodiaco y bocetos preparatorios.

Por otra parte, habitualmente la galería ofrece la posibilidad de comprar originales y, de hecho, todas las piezas expuestas están a la venta. Una oportunidad única de hacerse con una obra de un arte, peculiar si se quiere -y popular-, pero que ya se ha hecho un hueco en los estudios de su historia y ha dejado atrás el cierto menosprecio que recibía antaño.

Eso sí, quien viaje de fuera deberá buscar un vuelo a Madrid, pues El arte del cómic tiene su dirección en el número 10 de la calle Acuerdo de la capital. Abre jueves y viernes de 12:00 a 13:45 y de 18:00 a 20:15, más los sábados de 12:00 a 14:00 y de 18:00 a 20:15, y cobra una entrada de 4 euros.

Categories: Madrid Tags: ,