Inicio > Gran Canaria > Inicio del año con una ruta por Gran Canaria: Tenteniguada-Caldera de los Marteles

Inicio del año con una ruta por Gran Canaria: Tenteniguada-Caldera de los Marteles

viernes, 4 de enero de 2019

No hay mejor forma de empezar 2019 que cumpliendo la tópica y consabida promesa que nos hacemos cada fin de año: ponerse a hacer ejercicio. Como nadie espera que uno se lance a una maratón de buenas a primeras, una caminata será lo más adecuado para iniciarse, a ser posible en plena naturaleza. Y si se tiene la suerte de vivir en un sitio climáticamente privilegiado como Gran Canaria, mejor que mejor porque, además, el paisaje ofrece el complemento de seducción definitivo para tomar la decisión.

Posibilidades hay muchas, por supuesto, así que hoy proponemos la Caldera de los Marteles, un lugar situado en el centro de la isla, en el corazón de la Reserva Natural de los Marteles donde hay un sendero circular de aproximadamente siete kilómetros y medio catalogado como de dificultad media-baja. La ruta permite descubrir no sólo la belleza natural del paisaje sino también las fascinantes formas caprichosas de los roques y una gran riqueza vegetal y animal.

La caldera se originó por una erupción volcánica, producto del contacto entre el magma y las aguas subterráneas que hay en la zona, siendo la erosión la responsable de la exuberancia de las rocas. En la parte baja de la caldera, de medio kilómetro de diámetro, hay algunos campos de cultivo que aprovechan la fertilidad del suelo volcánico y que, combinados con las paredes de la caldera, que alcanzan hasta ochenta metros de altura, dan lugar a una imagen realmente curiosa. Como lo aconsejable es salir desde Tenteniguada, una localidad del municipio de Valsequillo, el itinerario se enriquece con varios complementos.

Uno de ellos lo componen los omnipresentes barrancos canarios, como el de la pasadera o las eras Blanca y Capellanía; otro, los citados roques, caso del Grande o el del Pino. También hay una presa, la de Cuevas Blancas y unas grutas, las Cuevas de Salviar, que se usaban para guardar ganado. Los aficionados a la gastronomía también disfrutarán visitando la Quesería Roque Grande, donde probar y comprar productos curados o semicurados de oveja, vaca y cabra.

En suma, si alguien ha tomado un vuelo a Gran Canaria para sus vacaciones de invierno, ya puede apuntar una actividad más en su agenda. Turismo y deporte por el mismo precio.

Comentarios cerrados.