Inicio > Bilbao > Navegando por la ría de Bilbao

Navegando por la ría de Bilbao

martes, 5 de febrero de 2019

¿Qué llevamos en mente cuando tomamos un vuelo a Bilbao? Evidentemente, si viajamos a la capital vizcaína por vacaciones seguramente llevaremos apuntadas en la agenda una serie de visitas a sus rincones más atractivos desde el punto de vista turístico, desde el inevitable museo Guggenheim al de Bellas Artes, pasando por la fascinante Alhóndiga, la Basílica de Nuestra Señora de Begoña, el Teatro Azcárrága, el casco viejo con sus calles históricas, etc.

Pero hay una cosa que resulta inevitable tomar siempre como referencia: la ría, ese brazo de agua que vertebra la ciudad y que, dejando atrás aquellos tiempos industriales en los que no presentaba un aspecto precisamente sugestivo, hoy ha trocado las fábricas y astilleros por turismo, de manera que no sólo acoge en sus riberas algunos de los sitios más interesantes -entre ellos parte de los reseñados antes- sino que incluso puede constituir un fin en sí misma. Y para eso nada mejor que hacer como en otras urbes y navegarla.

Ello es posible gracias a Bilboats, una agencia de de paseos acuáticos con dos rutas que buscan ofrecer una visión del pasado y el presente de Bilbao desde esa ría que fue tan crucial para su devenir, facilitando de paso el descubrimiento de ambos márgenes, los edificios y monumentos que los jalonan y, en suma, proporcionar una relajante experiencia al viajero, además de una perspectiva del entorno tan original como poco común.

Esas rutas, mitad culturales y mitad de ocio, llevan desde el centro urbano (el punto de atraque es la Plaza Pío Baroja) hasta Zorroaurre o al mar Cantábrico, en la zona del Puente Colgante de Portugalete. La primera dura aproximadamente una hora mientras que la segunda alcanza el doble y las dos incluyen ida y vuelta; en ambos casos se pueden hacer opcionalmente con audioguía en varios idiomas.

Bilboats cuenta para ello con dos barcos: uno es el Ibai Alai, un monocasco de 15 metros de eslora y dos cubiertas con capacidad para 80 pasajeros, todos con asiento individual, bar, WC y equipo de audio; el otro es un catamarán llamado Ibai Eder, de la misma eslora y aforo pero con una única zona de 40 metros cuadrados, aunque igualmente equipada.

Ambas naves pueden alquilarse para otras actividades como fiestas, despedidas de soltero/a y eventos diversos, además de ofrecer servicios también para asistir a los fuegos artificiales o las fiestas locales; asimismo, acogen grupos escolares con tarifas especiales. Hasta es posible solicitar una ruta a medida.

Categories: Bilbao Tags: ,
Comentarios cerrados.