Archivo

Archivo para marzo, 2019

Exposición en el Palacio Episcopal de Málaga sobre el escultor barroco Pedro de Mena

viernes, 29 de marzo de 2019 Comments off

Uno de los rincones aconsejables de Málaga para una visita es el Palacio Episcopal. Se alza en la Plaza del Obispo y actualmente, aparte del Museo Diocesano, acoge también un centro de arte. El edificio es interesante de por sí, ya que se trata de un buen ejemplo barroco, especialmente su bella fachada- construido a partir de la segunda mitad del siglo XVIII según el diseño del arquitecto Antonio Ramos, tras cuya muerta le sustituyó José Martín de Aldehuela.

Tras un incendio en los años cuarenta del siglo XX experimentó una restauración causada por un incendio y en los años noventa llegó una segunda que, además de protegerlo como Bien de Interés Cultural, lo convirtió en Museo Diocesano de Arte Sacro. Desde el pasado 15 de marzo, en su sala Ars se puede ver una interesante exposición titulada Pedro de Mena, Granatensis malacae. Como puede deducirse del epígrafe, está dedicada al escultor homónimo granadino.

Pedro de Mena y Medrano fue uno de los mejores representantes del barroco escultórico español, cogiendo el testigo imaginero de su padre Alonso y residiendo una temporada en Málaga para ocuparse de la sillería del coro de la catedral malagueña, entre otros muchos encargos recibidos. La del Palacio Episcopal es la primera gran muestra monográfica que se le dedica y el comisario es el conservador de Patrimonio de la Junta de Andalucía José Luis Romero Torres, con el que colaboran Lázaro Gila, Juan Antonio Sánchez, José Carlos Madero, Pedro J. Moreno y Mª Ángeles Ávila.

La exposición ocupará todas las salas del palacio (aunque una parte del evento está en la propia catedral para poder contemplar in situ la citada sillería) y podrá visitarse hasta el 14 de julio de 10:00 a 21:00 por una entrada de cuatro euros, que serán seis si no se es residente; en este último caso seguramente hará falta buscar también algún vuelo a Málaga.

Categories: Málaga Tags: ,

Paseo en barca por el lago Herastrau con picnic

martes, 26 de marzo de 2019 Comments off

Seguramente más de un lector habrá tomado ya un vuelo a Bucarest alguna vez y visitado la capital rumana, uno de los destinos a tener en cuenta cuando se quiere salir un poco de lo típico en materia viajera por Europa. Aunque la ciudad suele quedar en un segundo plano en los circuitos turísticos, que se centran en tours por el país, es recomendable reservar algún que otro día al menos para verla porque tiene muchas sorpresas.

No vamos a enumerar aquí todos los rincones de interés. Algunos son conocidos, como el colosal Palacio del Pueblo o el no menos extenso Museo de la Aldea; otros apenas son una sombra de lo que fueron, caso de la Curtea Veche (el palacio de Vlad Tepes) o los numerosos palacetes en estado semirruinoso que hay por muchas calles. Pero lo que vamos a resaltar hoy es el pulmón de Bucarest, el Parque Herastrau. Y, más concretamente, el lago que ocupa su parte central.

En realidad el sitio ha cambiado recientemente de nombre y desde diciembre de 2017 se llama Parque del rey Miguel I. Eso sí, sigue midiendo unas 118 hectáreas aproximadamente, de las cuales 74 corresponden precisamente a esa masa lacustre, que en cierta forma es lo último que queda del antiguo pantano que ocupaba la zona y fue drenado en los años treinta del siglo XX (el parque se abrió al público en 1936).

Herastrau es, precisamente, el nombre del lago y hace referencia a la palabra ferăstrău, que significa aserradero; la razón resulta obvia: allí se encontraron antiguos aserraderos hidráulicos que aprovechaban la corriente del río Colentina. De hecho, también es cómo se conoce a una cultura prehistórica de pastores que vivían en ese área durante la era Hallstatt, en la Edad del Hierro: Bordei-Herastrau. Posteriormente, se instalaron allí los dacios.

En 1831, el lugar fue utilizado como campo de maniobras militares por valacos y rusos pero apenas un par de décadas después se convirtió en el lugar de paseo favorito de las clases acomodadas, lo que llevó a la decisión de convertirlo en parque nacional. En cuanto al lago, constituye todo un oasis en medio del asfalto. Un barco realiza pequeñas excursiones, aunque lo más divertido quizá sea alquilar un bote de remos.

El tiempo es de una hora -y la tarifa baratísima- y ello permite bogar tranquilamente por sus plácidas aguas para después tomar un refrigerio sobre el césped, en plan picnic.

Categories: Bucarest Tags: ,

«Irán. Cuna de civilizaciones» en el MARQ alicantino

viernes, 22 de marzo de 2019 Comments off

No es lo mismo, claro, pero si hay alguien que sueñe con viajar a Oriente Medio para ver de cerca algunas de las maravillas arqueológicas y artísticas de sus antiguas culturas y no puede hacerlo, una alternativa doméstica podría ser reservar algún vuelo a Alicante y visitar el MARQ (Museo Arqueológico), donde precisamente el pasado 14 de marzo se inauguró una exposición con ese tema: Irán. Cuna de civilizaciones.

Está organizada en estrecha colaboración con el Museo Nacional de Irán y el Drents Museum de Assen, presentando un elenco de piezas de las que dos centenares proceden de la institución iraní, cuya sede está en Teherán y forma parte del Irān Bāstān (Museo del Antiguo Irán) y el Museo de Arqueología y Arte Islámico de Irán.

La muestra cubre un espectro cronológico que abarca desde el Paleolítico hasta el siglo XVIII, repartiéndose entre tres salas en un recorrido que se inicia con un audiovisual que sitúa al espectador en el contexto geográfico y explica las características del museo de Teherán. Luego se pasa a la primera sala, donde se exhiben los registros fósiles y líticos de los primeros homínidos, seguidos de piezas de aquella Edad del Cobre en la que aparecieron ciudades importantes como Susa. Hay tablillas cuneiformes, armas de metal de Elam…

La segunda sala se dedica a la Edad de Oro, la de la dinastía aqueménida y el encumbramiento del Imperio Persa, con Persépolis como gran capital y ese máximo esplendor que le da nombre al período, alcanzado durante el reinado de Darío I. La última sala presta atención al Renacimiento de Persia tras el gobierno de los seleúcidas, el posterior Imperio Parto y el advenimiento de los Sasánidas, en cuya etapa Cosroes II alcanzó la máxima expansión y adquirió una importancia extraordinaria la Ruta de la Seda.

Un último aspecto de la exposición de Alicante lo componen la historia y el arte islámicos, así como las invasiones mongolas y lka dinastía Safaví, que en el siglo XVI unificó un estado chiíta considerado germen del actual. Irán. Cuna de civilizaciones se presenta, además, acompañado de impactantes medios audiovisuales. Y hay tiempo para verlo hasta el 1 de septiembre así que lo dicho: no es lo mismo que verlo in situ pero…

El Reina Sofía ofrece una interesante exposición sobre la revista cultural peruana Amauta

martes, 19 de marzo de 2019 Comments off

A la mayor parte de la gente, el nombre<em> Amauta no le dirá nada. Especialmente en España, puesto que se trataba de una revista cultural peruana creada en 1926 por José Carlos Mariátegui, un escritor, periodista y político natural de Moquegua que también fue el fundador del Partido Socialista Peruano en 1928 (que luego pasaría a ser el Partido Comunista Peruano).

La publicación pretendía convertirse en un foro de discusión sobre la modernidad y vanguardias artísticas, difundiendo en Perú las nuevas corrientes que llegaban de fuera como el cubismo, el indigenismo o el psicoanálisis. De hecho, en sus páginas escribieron la mayoría de los intelectuales del país y muchos extranjeros, como Borges, Breton o Unamuno. Amauta alcanzó una tirada importante para su época y duró más de la media habitual, ya que sacó 33 números.

Crear un Perú nuevo dentro del mundo nuevo fue uno de sus objetivos declarados, no adscribiéndose a ningún grupo ni abogando por ningún programa concreto, ya fuera estético o político. Eso le permitió dar el salto internacional con cierto éxito, consiguiendo una amplia red de corresponsales no sólo por América Latina sino también por Europa. Tuvo, pues, un impacto cultural significativo y por eso el Museo Reina Sofía de Madrid inauguró el pasado febrero una exposición dedicada a la revista.

Se titula Redes de Vanguardia: Amauta y América Latina, 1926-1930 y está organizada por el Blanton Museum of Art de la Universidad de Texas en Austin y el Museo de Arte de Lima con la colaboración de la institución española y el apoyo de Promperú. Comisariada por Beverly Adams y Natalia Majluf, reúne más de 250 obras entre pinturas, esculturas, dibujos, fotografías, documentación y otras piezas de artistas diversos, entre ellos Diego Rivera.

La exposición se podrá ver en la tercera planta del Edificio Sabatini hasta el 27 de mayo, así que los interesados tienen tiempo por delante para ir buscando algún vuelo a Madrid, si viajan desde fuera.

Imagen: Naomiranda en Wikimedia Commons, CC BY-SA 4.0

Categories: Madrid Tags:

Teatro Ciego en Buenos Aires

viernes, 15 de marzo de 2019 Comments off

La Casa Rosada, el Obelisco, la Catedral Metropolitana, la Iglesia de San Ignacio, los palacetes Art Nouveau, los cementerios de la Recoleta y Chacarita, La Boca… Todas estas cosas y muchas más las llevamos en mente cuando reservamos un vuelo a Buenos Aires con la intención de hacer un poco de turismo por la ciudad. Pero ¿y si ya la conocemos, más o menos? O bien ¿y si queremos ir un poco más allá de las referencias turísticas típicas? O simplemente ¿y si queremos completar una jornada haciendo algo original?

Sea cual sea la respuesta a cualquiera de esas tres preguntas, ahí va una propuesta: recurrir a la extraordinaria oferta cultural en su faceta más experimental y rara. Buenos Aires está lleno de cosas que rompen un poco los moldes que uno espera encontrar y aquí mismo hemos visto ya algún que otro ejemplo. Hoy vamos a reseñar sucintamente otro que a buen seguro satisfará las ansias de salirse de lo normal: el Teatro Ciego.

El Teatro Ciego es un tipo de representación escénica cuya característica principal es desarrollarse en un ámbito completamente a oscuras; no sólo la zona donde se ubica el público sino también el escenario, ya que los actores son invidentes o, al menos, sufren una disminución considerable de la visión. Así, invitan a tomar parte en una experiencia sensorial en la que todos los presentes quedan igualados físicamente y la percepción de lo que ocurre va más allá del sentido de la vista.

Gracias a ello el 40% de una plantilla de 70 personas tiene un trabajo. Una iniciativa surgida en Córdoba en 1991 que tuvo acogida suficiente para seguir y dar origen al grupo Biblioteca Argentina para Ciegos, que estrenaron la adaptación de una obra que ya es un clásico de la especialidad, La isla desierta, de Roberto Artl, con miles de funciones a cuestas ya, habiendo sido declarada De Interés Cultural. A ella se han ido sumando otras de diversos géneros, sumando actualmente 7 propuestas (dramas, comedias, musicales…).

También se hacen funciones pensadas para el ámbito colegial y otras actividades, incluyendo una escuela de arte donde se imparten materias como flamenco a ciegas, tango a ciegas, etc. La sede de este insólito teatro está en la calle Zelata 3006, en el barrio de Abasto y su última y más inaudita oferta se titula A ciegas gourmet, en la que se combinan cena, espectáculo musical y danza.

Categories: Buenos Aires Tags: ,

Joan Miró en el MoMA neoyorquino

martes, 12 de marzo de 2019 Comments off

¿Buscando algo para hacer en la ciudad de los rascacielos si se ha reservado un vuelo a Nueva York? Pues indudablemente, habría que visitar el MoMA, Museo de Arte Moderno, uno de los emblemas culturales neoyorquinos. Además, viajando desde España, es probable que el turista encuentre un interés especial hacia una de las exposiciones que esa institución tiene actualmente: la que lleva por título Joan Miró: Birth of the World.

traducido es Joan Miró: Nacimiento del mundo y es un evento dedicado al gran artista barcelonés a base de unas 60 obras suyas que proceden sobre todo de la propia colección del MoMA pero con varios préstamos clave. Se trata de pinturas, dibujos, grabados, libros ilustrados y objetos diversos, todo ello enmarcado en un período que abarca desde 1920 (año en que Miró hizo su primer y catalítico viaje a París) hasta principios de la década de los 50, cuando su lenguaje visual se hizo internacionalmente famoso.

El título de la muestra hace referencia a uno de sus cuadros emblemáticos, El nacimiento del mundo, pintado en 1925 después de agradecer por carta al poeta francés Michel Leiris el haberle servido de inspiración con sus escritos. Miró lo realizó aplicando pintura al lienzo al azar, como si de versos se tratase, añadiendo luego sus característicos signos pictográficos para dar como resultado lo que él mismo definió como «una especie de génesis» (el título oficial se lo dieron sus amigos surrealistas).

La exposición Joan Miró: nacimiento del mundo ha sido organizada por la curadora Anne Umland, de The Blanchette Hooker Rockefeller, ayudada por Laura Braverman, asistente curatorial del Departamento de Pintura y Escultura. Se podrá ver hasta el 15 de junio, completando así la entrada al MoMA y la siempre apasionante visita a Nueva York.

Categories: Nueva York Tags: ,

El barranco grancanario de Guayadeque

viernes, 8 de marzo de 2019 Comments off

Muchos de los que sueñan con viajar a Egipto para descubrir el mundo de los antiguos faraones encuentran un motivo de especial satisfacción en la colección de momias del Museo Egipcio de El Cairo. Los que antaño eran grandes personajes han pasado a ser inmortales no sólo por sus hechos sino también por ese peculiar modo de preservación de sus cuerpos que tanto fascina al turista. Y, sin embargo, no hace falta ir tan lejos para ver ejemplos de cerca. Basta con reservar un vuelo a Gran Canaria, por ejemplo.

En la isla se conservan muchas momias de los pobladores prehispanos. La mayoría están en el Museo Canario de Las Palmas pero proceden de varios rincones insulares y uno de los más ricos en ese sentido es el barranco de Guayadeque, una profunda depresión del terreno que se cuenta entre las más grandes de todo el archipiélago. Lo cierto es que ese sitio tiene un valor especial porque además de esas características físicas que lo convierten en un atractivo natural, acoge hasta ochenta especies endémicas de flora y fauna y, como decíamos, varios yacimientos arqueológicos.

Los aborígenes canarios eligieron aquel barranco para asentarse, como demuestran los centenares de grutas que horadan sus abruptas laderas, convirtiéndolo en un lugar de enorme valor para los arqueólogos y antropólogos. Sus propios nombres aluden a esa abundancia: Cuevas Muchas, Cueva Labrá, etc. Milenios después, los actuales habitantes de Gran Canaria que viven en la zona se han adaptado también a ese tipo de vivienda, de ahí que haya localidades también con nombres de ese tipo, como Cueva Bermeja.

Pero no es sólo su gracia. Es que realmente los hay que residen en cavernas; debidamente adaptadas, por supuesto, y algunas están abiertas al público para mostrarle esa peculiar manera troglodita de vivir. Combinado con la visita al Centro de Interpretación, la caldera de Los Marteles y la oferta de restaurantes, en los que hay que probar la especialidad local, carne de cerdo frita con papas arrugadas regadas con un vino propio; combinado con todo eso, decimos, la excursión se vuelve más que tentadora.

Y decimos excursión porque es fácil llegar desde Maspalomas en apenas media hora de carretera.

Imagen: Álvaro Ávila en Wikimedia Commons, dominio público en Wikimedia Commons

La casa más estrecha de Sevilla es un palacio

martes, 5 de marzo de 2019 Comments off

Casi todas las ciudades tienen algún rincón arquitectónico que destaca por su singularidad. No hablamos de belleza o estilo sino de una rareza como ser la casa más estrecha del lugar, por ejemplo. Y eso es lo que se encontrará quien tome un vuelo a Sevilla y visite la Plaza de Santa Cruz, situada en el barrio homónimo.

La plaza debe su nombre a que antaño se alzaba allí la iglesia de la Santa Cruz, construida en 1391 y donde fue enterrado el famoso pintor Bartolomé Esteban Murillo en 1682. La sede parroquial fue trasladada al Convento del Espíritu Santo en 1811 y, tras un breve retorno, al Hospital de los Venerables tres años después. Entonces se derribó el templo original y quedó la plaza, en la que convergen las calles Nicolás Antonio, Mezquita y Santa Teresa, más la plaza Alfaro.

Aún habría reformas urbanísticas posteriores y el aspecto actual se le confirió en 1918, obra del arquitecto sevillano Juan Talavera y Heredia, quedando un espacio rectangular adornado con naranjos y un jardincillo central escalonado en cuyo centro hay una cruz de hierro forjado realizada por por el rejero Sebastián Conde en 1692. Ahora bien, en la Plaza de Santa Cruz hay un rincón insólito y extraño que, salvo que pase desapercibido, a buen seguro llamará la atención de más de un curioso.

Se trata de la que se suele calificar de la casa más estrecha de Sevilla. De hecho, apenas se ve más que una delgada puerta, claramente de época, haciendo de esquina y cuyo paso supondría todo un problema para quien no tuviera una figura de sílfide. Hay truco, claro; en realidad se trata de la salida trasera del palacio de la marquesa de Pickman. Gran ironía porque si uno da la vuelta a la manzana para ver la fachada se encontrará una imponente casona nobiliaria.

Está en la calle Lope de Rueda, cerca de la Plaza de Alfaro, y presenta una bella fachada renacentista, de ornamentación plateresca y formada por un arco de medio punto a base de pesadas dovelas de piedra que está flanqueado por columnas corintias del siglo XVI. Es la de la foto. Queda claro que en Sevilla nada es lo que parece a primera vista.

Imagen: Carlosrs en Sevillapedia, CC BY-SA 3.0

Categories: Sevilla Tags: ,