Inicio > Madrid > «Los impresionistas y la fotografía», exposición en el Museo Thyssen

«Los impresionistas y la fotografía», exposición en el Museo Thyssen

jueves, 5 de diciembre de 2019

Parece evidente la relación entre pintura y fotografía, más allá de las limitaciones técnicas propias de cada época. Los primeros daguerrotipos aparecieron en la década de los 30 del siglo XIX y tuvieron su lógica repercusión en los pintores pero esa influencia se disparó en los años posteriores de la misma centuria cuando se desarrolló la impresión fotográfica en papel. Éste es el punto de partida de Los impresionistas y la fotografía, la última exposición del Museo Thyssen-Bornemysza.

Fotógrafos como Gray, Cuvelier, Nadar o Disderi, entre otros muchos, estimularon a una generación de artistas plásticos que iba a dar mucho que hablar: la que encarnaron Manet, Degas y los llamados impresionistas, cuya denominación misma era una evidencia de la nueva forma en que percibían y plasmaban el mundo que les rodeaba. Las fotos constituían una apreciable fuente iconográfica pero también un modelo técnico que se reflejaba en la observación científica de la luz, en la representación de espacios asimétricos, en la reproducción de la espontaneidad…

De la misma forma, los fotógrafos empezaron a prestar una atención especial a la materialidad de sus cuadros y a la búsqueda de fórmulas para que sus fotografías resultaran menos precisas, más pictóricas. Un intercambio, pues, de conceptos; una especie de simbiosis que beneficiaba a ambas partes y que en la actualidad ha adquirido una dimensión mayor, de ahí el interés que tiene este tema para la historiografía artística.

La exposición que inauguró el Museo Thyssen en Madrid el pasado 12 de octubre es un ejemplo de ello. Plantea una reflexión crítica sobre las influencias recíprocas que se hicieron pintura y fotografía, sin olvidar la polémica al respecto originada entre artistas y críticos en la Francia de la segunda mitad del siglo XIX. Paloma Alarcó es su comisaria, que la ha estructurado en nueve espacios temáticos: El bosque; Figuras en el paisaje; El agua; En el campo; Los monumentos; La ciudad; El retrato; El cuerpo; y El archivo.

Los impresionistas y la fotografía permanecerá abierta hasta el 26 de enero de 2020 en la Sala de exposiciones temporales (planta baja) en una visita que dura una hora aproximadamente. El precio de la entrada es de 13 euros (9 en tarifa reducida). Todavía hay tiempo, por tanto, para buscar algún vuelo a Madrid y echarle un vistazo.

Categories: Madrid Tags:
Comentarios cerrados.