Inicio > Gran Canaria > La ruta peatonal del barranco de Guiniguada al Jardín Botánico Viera y Clavijo

La ruta peatonal del barranco de Guiniguada al Jardín Botánico Viera y Clavijo

viernes, 10 de enero de 2020

Si alguien se pasó las navidades trabajando para poder tomarse unos días de vacaciones ahora, que han pasado y los precios tienden a bajar, probablemente estará buscando alguna idea, alguna sugerencia. Pues aquí dejamos una: un vuelo a Gran Canaria para conocer una isla que goza de un clima fantástico y permitirá conocer un montón de cosas y lugares de gran atractivo. Muchos de ellos ya han sido reseñados aquí, así que vamos con otro que es novedad: el barranco de Guiniguada.

No descubrimos nada si decimos que el paisaje de Gran Canaria es pródigo en barrancos naturales, en realidad una característica común a la mayor parte del archipiélago. Pero éste en concreto tiene algo especial: se trata del mayor jardín botánico de España, con nada menos que veintisiete hectáreas y una antología de flora y fauna autóctonas que incluye varias especies vegetales únicas en el planeta -caso de la palmera canaria- y alguna animal endémica, como el lagarto gigante. El nombre de ese vergel es Viera y Clavijo.

Por supuesto, ello lo hace especialmente recomendable para los amantes del turismo de naturaleza, máxime si se tiene en cuenta que por su superficie discurre un sendero peatonal de siete kilómetros y medio que lo conecta con el barrio de La Vegueta, en la capital insular. La vía, que tiene unos tres metros de ancho y es apta tanto para peatones como para ciclistas, va atravesando el campo con todas las curiosidades que éste ofrece, pudiendo cubrirse la distancia total en un par de horas.

También permite observar diversos elementos hídricos (acueductos, canalizaciones, molinos, batanes), pues el nombre del barranco alude precisamente a aguas corrientes en la lengua de los aborígenes que se establecieron en su entorno. Les han tomado el relevo los vecinos actuales, que constituyen aproximadamente la mitad de la población de la isla. No en vano fue allí donde la hueste del conquistador Juan Rejón fundó el Real de las Las Palmas, base para derrotar a los isleños en una batalla, la de Guiniguada, que les proporcionó definitivamente el dominio de Gran Canaria.

IMAGEN: Bloomy en Wikimedia Commons, CC BY-SA 4.0

Comentarios cerrados.