Archivo

Archivo del autor

Gran exposición antológica sobre Murillo en el Museo de Bellas Artes sevillano

martes, 18 de diciembre de 2018 Comments off

Este año 2018 se ha estado celebrando el cuarto centenario del nacimiento de uno de los artistas más importantes de la Historia, Bartolomé Esteban Murillo. A punto de concluir la efeméride, aún hay tiempo para buscar algún vuelo a Sevilla y visitar en el Museo de Bellas artes local uno de los eventos que recuerdan la figura de ese personaje, al fin y al cabo hijo preclaro de la ciudad.

Se trata de la exposición que lleva por título IV Centenario Nacimiento de Murillo y constituye la primera gran antología de obras del pintor sevillano: nada menos que cincuenta y cinco cuadros que proceden de los fondos del museo pero también de una treintena de instituciones internacionales, tanto públicas como privadas, entre las que se encuentran el Museo de la Real Academia San Fernando,el Museo del Prado, el Louvre, la National Gallery, el MET y otras muchas.

Esas pinturas, de las que veinticinco pertenecen al Bellas Artes hispalense, se agrupan en nueve secciones temáticas: Santa infancia, Gloria en la tierra, Compasión, etc. Algunas obras han sido restauradas para la ocasión y el conjunto se encontrará en la Sala de Exposiciones Temporales y en la Sala V, siendo los comisarios de la muestra María del Valme Muñoz Rubio, directora del Museo, e Ignacio Cano Rivero, conservador del Museo y jefe del Departamento de Difusión.

El evento se completa con un recorrido por sitios de Sevilla donde también hay piezas de Murillo, todos en el centro urbano y cerca del museo; es el caso de la Catedral (Sala capitular, Capilla de san Antonio y sacristía), el Hospital de Venerables Sacerdotes y las iglesias del Hospital de la Caridad y de Santa María La Blanca.

Inaugurada el pasado 18 de noviembre, la muestra permanecerá abierta hasta el 17 de marzo de 2019 y el aficionado podrá ver algunos cuadros famosos como La Natividad, el Ecce Homo, el Retrato de Íñigo de Melchor Fernandez de Velasco, el Niño riendo o Las bodas de Canaán, aparte de algunas de sus emblemáticas Inmaculadas.

Imagen: Autorretrato de Murillo – dominio público en Wikimedia Commons,

Categories: Sevilla Tags:

Visitando el edificio más antiguo de Nueva York, el Templo de Dendur

viernes, 14 de diciembre de 2018 Comments off

¿Cuál es el edificio más antiguo de Nueva York? Hay un poco de trampa en la pregunta porque no fue construido allí sino al otro lado del océano Atlántico y miles de años antes de que existiera la gran ciudad estadounidense. Se trata del Templo de Dendur, una pequeña muestra arquitectónica del Antiguo Egipto que se conserva en el interior del MET (Metropolitan Museum of Art).

Obviamente está lejos de las dimensiones colosales de los templos faraónicos más célebres, como los de Karnak, Luxor o Deir el-Bahari. El de Dendur mide unos 25 metros de longitud por 8 de altura máxima, siendo su ancho irregular (la terraza o patrio alcanza la treintena de metros en ese sentido).

Consta de unos sencillos pilonos a manera de entrada adintelada, un patio hípetro, una pronaos con dos columnas y el santuario propiamente dicho. Se ha perdido el probable muro de adobe que seguramente circundaba el perímetro; un material endeble, al fin y al cabo, que contrasta con los sillares de la típica piedra arenisca del resto del complejo.

Fue erigido en torno al año 15 a.C. por encargo del emperador Augusto (que aparece en varios relieves), ya en el período en que Egipto pasó a ser provincia romana. Su ubicación original era la localidad que le da nombre, Dendur. Ésta se halla en Nubia, al sur de Egipto y de hecho el templo estaba dedicado (además de a la diosa Isis) a dos hijos de uno de los jefes de esa región llamados Peteese y Pihor, fallecidos en un accidente en el Nilo (se supone que fueron enterrados en una cripta que había anexa bajo el edificio, excavada directamente en la roca).

En el año 557 d.C, con la difusión e implantación del cristianismo, el Templo de Dendur fue transformado en una iglesia copta y, consecuentemente, la mayor parte de la decoración pagana de sus muros fue tapada con pintura y estuco, si bien hoy luce como estaba en el siglo I a.C. Ahora bien, la mayor amenaza que se cernió sobre él fue la construcción de la presa de Assuán, que al embalsar parte del cauce del Nilo en lo que sería el lago Nasser podría dejarlo sumergido junto a otras muchas muestras del patrimonio egipcio antiguo.

La más famosas fueron los templos de Abu Simbel, salvados gracias a una intervención internacional apadrinada por la UNESCO. En agradecimiento por ese esfuerzo, el gobierno de El Cairo regaló varios templos a los colaboradores y uno de los beneficiados fue EEUU (también España, a donde llegó el de Debod). Así, en 1963 el Templo de Dendur fue desmontado en 642 bloques que viajaron a América dos años más tarde. Lo hicieron en barco pero si uno quiere ir a verlos ya reconstruidos seguramente optará por el avión; son numerosos los vuelos a Nueva York.

IMAGEN: MET en Wikimedia Commons, CC0

Categories: Nueva York Tags: ,

Una sesión de microteatro nocturno en Buenos Aires

martes, 11 de diciembre de 2018 Comments off

Está claro que quien reserva un vuelo a Buenos Aires lleva en mente conocer los principales atractivos de la capital argentina, desde los barrios tradicionales al emblemático Obelisco, pasando por la Catedral Metropolitana, los palacetes urbanos art nouveau, la Avenida de Mayo, el pintoresco Caminito, el Cementerio de la Recoleta… En fin, la lista podría ser muy larga y debería incluir algunas actividades un tanto especiales que, al final de una dura jornada de visitas, ampliaría la experiencia en la ciudad.

Una de ellas es asistir a una sesión de microteatro. Se trata de una insólita propuesta para una salida nocturna que combina gastronomía con el arte dramático. Y lo de micro no se refiere sólo al nombre del lugar, el Microteatro, sino que hay que interpretarlo literalmente: se escenifican obras cortas, de no más de un cuarto de hora de duración, en pequeños escenarios de quince metros cuadrados y ante públicos muy reducidos, en torno a una veintena de espectadores.

La idea nació en Madrid en 2009 para rehabilitar un antiguo burdel de trece habitaciones y se difundió a través de las redes sociales con un éxito considerable. De allí cruzó el Atlántico para asentarse también en Buenos Aires, donde ya constituye todo un género (o microgénero), además de a otras ciudades del mundo como Barcelona, Málaga, Lima, Miami y varias de México (Aguascalientes, Puebla…).

Se representan seis obras simultáneamente, cada una en una sala y en dos turnos, de miércoles a domingos; se renuevan cada mes y se seleccionan por concurso. Sólo hay que elegir la que se prefiera y entre pieza y pieza, disfrutar de la alta cocina callejera del Bar Quince. Hay varias compañías teatrales encargadas de las funciones y un empleado que anuncia qué obra se va a representar en cada momento. Las entradas para asistir cuestan en torno a cuatro euros.

La dirección de Microteatro Buenos Aires es calle Serrano 1139, en el barrio de Palermo. Sin duda una experiencia distinta que animará las noches a más de un viajero con una propuesta original y rica en todos los sentidos.

Categories: Buenos Aires Tags: ,

Admirando el faro mallorquín de Portopí, el tercero más antiguo del mundo

viernes, 7 de diciembre de 2018 Comments off

Ahora que empieza un fin de semana largo, con puente para los más afortunados, quizá sería un buen momento para plantearse improvisar un vuelo a Palma de Mallorca y disfrutar tanto del suave clima del Mediterráneo -sobre todo ahora que tenemos ya encima el inicio del invierno- como de la isla entera, algo rebajada de turismo -y, en consecuencia, más tranquila-.

De Mallorca hay mil y un maravillas que reseñar para una visita, incluso en estas fechas en las que la playa no es una opción prioritaria. Está, por supuesto, la capital, donde aguardan atractivos como la catedral, el Castillo de Bellver, los Baños Árabes o el Palacio de la Almudaina, entre otros. Pero también hay rincones sugerentes en otras partes del territorio insular, como las cuevas de Artá o del Drach, el Tren de Sóller, los pueblos pintorescos (Valldemossa, Deiá, el citado Sóller…), la Sierra de Tramuntana, etc.

Lo que proponemos hoy es acercarse a ver el tercer faro más antiguo del mundo que, sí, está en la costa mallorquina. Concretamente en el puerto de Palma, en el barrio que le da nombre: Portopí. Mide 41 metros de altura y emite dos destellos de luz blanca cada 15 segundos que alcanzan hasta 22 millas náuticas en horario nocturno. No obstante, para un turista lo que realmente tiene interés es su historia porque, como decíamos, sólo hay dos faros más añejos que éste: la Torre de Hércules de La Coruña y la Linterna de Génova.

El primero fue construido por los romanos y el segundo data de 1543. Por su parte, el faro de Portopí tuvo un antecedente en el que mandó construir el rey Jaime II en el año 1300, cuya ubicación fue ocupada tres siglos después por el Castillo de San Carlos, obligando a trasladar el faro a un edificio del siglo XV la Torre de Señales, que así creció en altura aunque todavía se ve la primitiva, almenada.

Empezó a funcionar en 1617 y siguió haciéndolo hasta la actualidad, experimentando de por medio diversas reformas y modernizaciones que le hicieron cambiar su sistema de señales original (lámparas de aceite) por otros sucesivamente mejorados (parafina, petróleo, electricidad). Entre 1958 y 1972 hubo un proyecto para un nuevo traslado pero al final se impuso su valor con la declaración de Monumento Histórico-Artístico (1983) y ahí sigue, con una pequeña exposición de elementos torreros de faros mallorquines en un edificio anexo.

Exposición y venta del arte del dibujante de cómics Milo Manara

martes, 4 de diciembre de 2018 Comments off

Podrá gustar más o menos pero no hay aficionado al cómic que no sepa quién es Milo Manara. Se trata de uno de los dibujantes más destacados del llamado arte secuencial, un maestro ya veterano que, curiosamente, descubrió su vocación un poco por casualidad, ya que al principio se dedicaba a la pintura y sólo cambió cuando trabajaba para el escultor español Miguel Ortiz Berrocal, en cuya biblioteca descubrió el mundo de las viñetas.

Influido claramente por otros clásicos (el francés Moebius, el también italiano Hugo Pratt…) publicó su primer trabajo en 1968. Ya entonces mostró inclinación por el erotismo, su género favorito y que impregna incluso otras obras distintas que también firmó. Algunas se consideran ya clásicas, como El Rey Mono, Las aventuras de Giuseppe Bergman (la primera en solitario), El clic o El perfume del invisible, por citar aquellas de predominio del sexo; Verano indio o El gaucho, entre las historicistas.

En estas últimas colaboró con su admirado Pratt, igual que en Viaje a Tulum adaptaba un guión inédito del cineasta Federico Fellini. Después siguió trabajando a destajo, con nuevos títulos que han ido engordando su producción: Gulliveriana, Revolución, La metamorfosis, Kamasutra, Los Borgia, Caravaggio… Incluso ha hecho una incursión en el mundo de los superhéroes: X-Men: Ragazze in fuga (con guión del prestigioso Chris Claremont).

Así que, volviendo a los aficionados, desde el pasado 16 de noviembre tienen la ocasión de ver de cerca, en Madrid, el arte de Manara en una exposición titulada L’essenziale. Milo Manara, que se puede ver en la galería El arte del cómic; la organiza en colaboración con la belga Huberty & Breyne Gallery y muestra, entre otras cosas, las portadas de obras como Miele o las mencionadas Viaje a Tulum y Los Borgia, además de ilustraciones para la serie Zodiaco y bocetos preparatorios.

Por otra parte, habitualmente la galería ofrece la posibilidad de comprar originales y, de hecho, todas las piezas expuestas están a la venta. Una oportunidad única de hacerse con una obra de un arte, peculiar si se quiere -y popular-, pero que ya se ha hecho un hueco en los estudios de su historia y ha dejado atrás el cierto menosprecio que recibía antaño.

Eso sí, quien viaje de fuera deberá buscar un vuelo a Madrid, pues El arte del cómic tiene su dirección en el número 10 de la calle Acuerdo de la capital. Abre jueves y viernes de 12:00 a 13:45 y de 18:00 a 20:15, más los sábados de 12:00 a 14:00 y de 18:00 a 20:15, y cobra una entrada de 4 euros.

Categories: Madrid Tags: ,

Exposición sobre el imperio asirio de Asurbanipal en el British Museum

viernes, 30 de noviembre de 2018 Comments off

Cualquiera que haya usado alguno de los muchos vuelos a Londres disponibles desde múltiples aeropuertos españoles habrá visitado, casi con total seguridad, el British Museum. Es uno de los grandes atractivos de la capital británica y uno de los museos más importantes del mundo. Parte de su interés radica en que posee una colección muy variada, capaz de atraer a un público variopinto, y entre sus fondos figura con especial fulgor el arte mesopotámico.

Por eso no extraña que, el pasado 8 de noviembre, esa institución inaugurase una exposición dedicada a la civilización asiria. Lleva por título el expresivo I am Ashurbanipal king of the world, king of Assyria, es decir, Yo soy Asurbanipal, rey del mundo, rey de Asiria, pues ese personaje constituye el eje vertebrador de la muestra al haber sido en su momento el hombre más poderoso de la Tierra. De hecho, esas palabras que nominan el evento no son inventadas sino suyas realmente.

Asurbanipal reinó entre los años 669 y 631 a.C. Tenía su capital en Nínive (actual Irak) y con él llegó el máximo esplendor del Imperio Asirio, que se extendía desde el Mediterráneo oriental hasta las montañas del oeste de Irán. Además de sus campañas de conquista y pacificación, rematadas con un trato brutal a los enemigos derrotados, el monarca desarrolló una intensa actividad diplomática y cultural (creó la primera gran biblioteca de la Historia) que no tuvo continuación a su muerte, por lo que el imperio no tardó en desmoronarse y Nínive quedó reducida a ruinas en el 612 a.C.

El rastro del personaje se perdió en la Historia hasta el descubrimiento arqueológico de la ciudad a mediados del siglo XIX, lo que permitió reconstruir su vida y entorno. La exhibición de Londres nos permite acercarnos a él a través de una serie de piezas procedentes de los fondos del museo pero también de préstamos (Louvre, Hermitage, Vaticano, Vorderasiatisches)y que nos abren una ventana a aquel rincón de la Antigüedad: palacios, esculturas, muebles suntuosos, jardines exóticos, preciosas joyas, impresionantes relieves sobre la caza del león…

Una oportunidad para echar un vistazo a ese período tan fascinante, tan lejano y a la vez tan familiar, para lo cual hay tiempo hasta el 24 de febrero de 2019.

Curiosa instalación videográfica sobre las Fallas en el IVAM

martes, 27 de noviembre de 2018 Comments off

Con un título tan curioso como El peso de las cenizas. Anna Malagrida, el IVAM (Instituto Valenciano de Arte Moderno) ofrece lo que define como “un proyecto site specific” de la artista barcelonesa homónima, con un tema inaudito: las cenizas generadas durante la cremá de las Fallas de Valencia (o sea, durante la quema).

Se trata de un proyecto videográfico que intenta reflexionar, abriendo nuevas líneas para ello, sobre cuestiones diversas derivadas de esa fiesta como la transformación de la materia, la entropía, la memoria y la identidad cultural. Anna Malagrida se plantea si la elevada entropía en un proceso de transformación de la materia una imagen premonitoria podría considerarse una alegoría del colapso o de una agonía de nuestro mundo.

Y surgen entonces preguntas complementarias: ¿Cuánta energía se desprende de las fallas? ¿Cuánto pesan sus cenizas? Todas estas reflexiones, nacidas a raíz de la observación de la cremá, se plasman en una decena de vídeos que, unidos, forman una gran instalación videográfica concebida específicamente para la Galería 6 del IVAM y que se inauguró el pasado 28 de octubre.

La transformación física de los bloques de poliestireno que sirven para fabricar las esculturas y si conversión en cenizas, la posterior gestión de los residuos, la belleza de la fiesta o la cohesión social que facilita son otros aspectos del trabajo de Anna Malagrida, que alcanza luego un nivel más abstracto al plantear cuánto pesan la belleza del fuego o los recuerdos, tomando como referencia el concepto de infraleve (medición de lo inmaterial) formulado por Marcel Duchamp.

El peso de las cenizas. Anna Malagrida, que lleva como subtítulo Manifestaciones de la energía y transformación de la materia, se podrá visitar hasta el 24 de febrero de 2019. Si se viaja de fuera, por supuesto, habrá que buscar antes un vuelo a Valencia.

Retrospectiva de Giacometti en el Guggenheim bilbaíno

sábado, 24 de noviembre de 2018 Comments off

Una vez más, hay que buscar algún vuelo a Bilbao y acercarse hasta el emblemático Museo Guggenheim porque el pasado 19 de octubre inauguró una exposición dedicada a uno de los artistas contemporáneos más destacados: Alberto Giacometti. Se trata de una retrospectiva que reúne más de doscientas piezas entre esculturas, dibujos y pinturas, mostrando el desarrollo creativo que el suizo experimentó a lo largo de cuarenta años de trayectoria profesional.

El título del evento es simple: Giacometti. Retrospectiva. No necesita mucho más porque fue uno de los maestros indiscutibles e influyentes del siglo XX. Nacido en Burgonovo en 1901, creció en un ambiente artístico porque su padre fue pintor impresionista y su padrino fauvista. Él estudio en la Escuela de Bellas Artes de Ginebra y luego en la Académie de la Grande Chaumière de París, empezando por el cubismo para luego deslizarse hacia el surrealismo.

Vivió en Montparnasse rodeado de los colegas de la época y decantándose por la escultura, a la que confirió un estilo muy característico, con figuras muy alargadas, ya que hacia 1935 volvió a cambiar, inclinándose por la figuración hasta el final de su vida. Se casó tras la Segunda Guerra Mundial y empezó la etapa más productiva, con exposiciones mundiales, encargos, premios y el aplauso de la crítica. Defensor de la que sólo la reducción agudiza la mirada, fue él mismo quien acuñó la frase que sintetiza su forma de entender el arte: “Ver, comprender el mundo, sentirlo intensamente y ampliar al máximo nuestra capacidad de exploración”.

Esta muestra ofrece una perspectiva de su obra bastante singular, pues concede relieve especial a la colección de arte -incluido material de archivo- que posee la Fundación Giacometti de París, reunida por su viuda, Annette. También se ofrece la posibilidad de contemplar juntas las ocho esculturas de yeso que hizo para la Bienal de Venecia de 1956 con el título Femmes de Venise (Mujeres de Venecia).

Todo ello comisariado por Catherine Grenier, de la Fondation Giacometti de París, y Petra Joos, del Museo Guggenheim Bilbao (comisaria adjunta: Mathilde Lecuyer-Maillé). Será en la sede del Guggenheim de Bilbao hasta el próximo 24 de febrero de 2019.

Categories: Bilbao Tags: ,

El Museo del Prado celebra su segundo centenario con una exposición sobre el tema

martes, 20 de noviembre de 2018 Comments off

Suena casi a tópica pero la realidad es que si se reserva un vuelo a Madrid con la idea de conocer lo más interesante de la capital resulta inevitable reservar un hueco para acercarse el Museo del Prado. No supone un esfuerzo; al contrario, una vez dentro el visitante que nunca haya estado se llevará a una sorpresa y el que ya lo conozca seguirá descubriendo rincones y novedades que, tanto en un caso como en otro, garantizan salir de esa experiencia con plena satisfacción.

Y ahora con más razón todavía, porque la que está considerada pinacoteca más importante del mundo celebra su segundo centenario y lo hace con una exposición especial titulada Museo del Prado 1819-2019. Un lugar de memoria. Está comisariada por por Javier Portús, Jefe de Conservación de Pintura Española (hasta 1700) de la institución, y supone un viaje por el devenir del museo a través de ocho etapas y ciento sesenta y ocho obras escogidas, de las que ciento treinta y cuatro corresponden a colecciones propias y el resto a préstamos de museos de todo el mundo.

Esas etapas son: 1819-1833-El Museo Real, 1833-1868-El Museo de la Trinidad. El descubrimiento europeo del arte español, 1868-1898-La nacionalización del Prado. Una meca para los pintores, 1898-1931-Una Edad de Plata. Progresos científicos. La creación del Patronato, Donaciones y legados, 1931-1939-En el camino. República y Guerra Civil, 1939-1975-El franquismo y 1975-2019-Una historia compartida.

Como se puede apreciar, un recorrido cronológico que empieza el 19 de noviembre de 1819 al inaugurarse el Museo Real con fondos procedentes de las colecciones reales. El rey Fernando VII tomó la decisión a instancias de su esposa, María Isabel de Braganza, siguiendo la estela de otros sitios como Francia con el Louvre, Inglaterra con la National Gallery o Berlín con la Pinacoteca. Madrid se unió así a ese grupo de ciudades que no sólo inventariaban su patrimonio artístico sino que lo mostraban a sus ciudadanos.

De paso, la creación del Museo del Prado sirvió para reivindicar la pintura española, que estaba absurdamente olvidada en el plano internacional; por eso inicialmente sólo se hacían adquisiciones de artistas nacionales. Los aficionados actuales no tienen ese desconocimiento y por eso se prevén muchas visitas desde aquí hasta la fecha de finalización del evento, que será el 10 de marzo de 2019.

Categories: Madrid Tags:

Excursión a la Cascada del Ézaro, única europea en verter directamente al mar

viernes, 16 de noviembre de 2018 Comments off

Santiago de Compostela siempre es una buena propuesta para pasar unos días de vacaciones. Primero, por la belleza monumental de su casco histórico -catedral aparte-, que garantiza muchas horas de visita cultural con plena garantía de satisfacción. Y segundo, porque en su entorno tampoco faltan atractivos. Algunos de ellos naturales y tan sorprendentes como la Cascada del Ézaro.

Se encuentra en la Costa da Morte, ese litoral costero de abruptos acantilados batidos por viento y oleaje que constituye todo un espectáculo en sí mismo. Pero si uno se acerca hasta el municipio coruñés de Dumbría, enclavado en pleno Finisterre, descubrirá una fascinante visión que engrosa esa experiencia: la única cascada de Europa que vierte sus aguas directamente al mar salvando unos cien metros de altura.

Por los bosques de pinos y carballos de la comarca de Jallas (Xallas en gallego), serpentea el río homónimo también llamado Ézaro. Son algo más de 57 kilómetros cuyo cauce, al discurrir por un gran desnivel, alcanza considerable potencia, alimentando a varias centrales hidroeléctricas. Aún así, todavía le queda fuerza para llegar al Finis Terrae y verter su agua dulce con la salada de la ría que baña el océano Atlántico, a los pies del Monte do Pindo.

Ese monte también tiene su atractivo, pues su relieve está compuesto de bolos de granito cuyas caprichosas formas han originado varias leyendas sobre gigantes y otros seres mitológicos, algo reforzado por haberse hallado en sus laderas petroglifos, útiles de bronce y algunos restos arqueológicos más, tanto antiguos como medievales.

El caso es que en la falda del Pindo hay una plataforma balconada construida ex profeso para contemplar la cascada que baja vertiginosamente por su ladera y a la que se llega caminando por una pasarela de madera de aproximadamente un kilómetro de longitud. Eso sí, no es algo que se pueda ver todos los días porque la construcción del embalse de Fervenza supuso la extinción de la cascada al privarla de caudal. La presión de los grupos ecologistas locales ha permitido que desde 2000 se abran las compuertas una vez a la semana para recuperar ese espectáculo hídrico.

Por tanto, si uno reserva un vuelo a Santiago de Compostela (o a La Coruña) y se acerca hasta Dumbría, no tiene más que seguir la citada pasarela un domingo a media mañana, pues el horario para contemplar la cascada del Ézaro es de 12:00 a 13:30. Otra opción es, si se va en verano, visitarla por la noche y disfrutar contemplándola con la iluminación especial instalada por el Concejo. Es entre las 23:00 y las 00:00 pero hay que consultar los días.