Archivo

Entradas Etiquetadas ‘Actividades’

Visitar Londres en una embarcación por el Támesis

jueves, 9 de agosto de 2018 Comments off

La gran abundancia de vuelos a Londres que de un tiempo a esta parte se han multiplicado desde muchos aeropuertos españoles sólo puede considerarse positiva, ya que es necesario visitar la capital británica más de una vez (y más de dos, y más de tres, y…) para poder ir tachando rincones de la colosal lista de posibilidades que plantea.

Una de ellas está en la ventaja de que Londres sea una ciudad fluvial, atravesada de este a oeste por el emblemático río Támesis, lo que proporciona una idea para entretenerse una hora de forma muy original: hacer un paseo en barco por sus aguas. Si Venecia tiene sus icónicas góndolas, Barcelona tiene sus golondrinas (éstas por mar) y París sus batobus, en Inglaterra tampoco faltan embarcaciones turísticas que realizan un recorrido, a veces saliéndose incluso de la zona centro.

Desde luego, es una forma diferente de contemplar el lugar, desde otra perspectiva, observando desde la borda relajada y cómodamente mientras a través de auriculares se escucha una sucinta explicación. Quien se pase la estancia pateando las calles arriba y abajo agradecerá este descanso, al fin y al cabo una experiencia más. O experiencias, puesto que, como pasa con los autobuses turísticos, hay varias modalidades a elegir.

Así, unas rutas se prolongan desde el muelle de Westminster hasta Greenwich mientras que otras navegan por la City; unas duran una hora y otras el día entero. En cualquier caso suelen tener características comunes como poder desembarcar en algún punto deseado para verlo con más detalle y luego reembarcar, comentarios en varios idiomas a través de auriculares, servicio de bebidas y snacks a bordo. Hasta los hay que ofrecen cena y espectáculo en el propio barco.

Además son naves acristaladas, pensadas para poder proteger al cliente de la meteorología adversa sin que ello suponga una merma de visión. Al menos la mayoría, dado que también existe alguno más clásico, velero, de la misma manera que hay excursiones de unos cincuenta minutos con lanchas rápidas e incluso está el tour anfibio de media hora con un peculiar vehículo de la Segunda Guerra Mundial (el Dukws) que salta de la calle al río y viceversa.

En suma, el abanico de ofertas para ver la capital británica desde el agua es razonablemente amplio y los precios se diversifican en función de la opción preferida, lo que supone una idea más que agregar a la ya de por sí consistente lista.

Categories: Londres Tags: ,

Un paseo en barcaza por los canales de Ámsterdam

viernes, 27 de abril de 2018 Comments off

Ámsterdam es una de las capitales más interesantes de Europa para el turista. En parte por por la larga lista de atractivos monumentales que tiene (la plaza Dam, la Estación Central, las iglesias), en parte por las zonas públicas (el parque Vondelpark, la plaza Leidseplein) y en parte por los interesantes museos (Rijksmuseum, Casa de Ana Frank, Museo Van Gogh). También por algunas curiosidades muy características de la ciudad, como el Barrio Rojo, los coffee-shops y los canales.

Estos últimos tienen un interés triple porque, por un lado, en sus riberas se encuentran las casas de fachadas típicas o alguno de los mercados más célebres, como el de flores, así como el molino y los puentes clásicos tipo Magere Brug. Luego está el interés que acreditan por sí mismos. Y, finalmente, su consideración como medio de transporte para una visita a todo lo reseñado antes. Es decir, los canales son una vía de comunicación que permite hacer un recorrido por el casco antiguo de la capital a la vez que se disfruta de un paseo en barco.

Los paseos fluviales por estos cerca de cien kilómetros navegables se hacen en barcazas acristaladas y permiten formarse una idea general del entorno urbano de una forma similar a la que dan los tours de los autobuses turísticos de las ciudades de secano. Suelen duran aproximadamente una hora, durante la cual se explica lo que que se ve en el itinerario mediante auriculares en varios idiomas; el español es uno de ellos.

Cuestan en torno a 16 euros, aunque los niños pagan menos y los menores de 4 años son gratis. Las barcazas zarpan de múltiples muelles, dependiendo de la empresa elegida y no es necesario ajustarse a un horario porque el flujo es continuo, de manera que si no se entra en uno se hace en el siguiente unos quince minutos después. No obstante, conviene reservar para asegurarse de que hay plazas libres.

Estas excursiones suelen empezar hacia las 9:00 y siguen toda la jornada sin interrupción hasta las 21:00. Cada trayecto permite pasar ante los principales puntos turísticos, algunos citados antes y otros como la Westerkerk, la Casa de Rembrandt, el Museo Marítimo, el Ayuntamiento o el Casino Holland. En suma, es otra forma, original y divertida, de pasar un día en la capital holandesa, que ofrece así la posibilidad de recorrerla por tierra, mar y aire: un vuelo a Ámsterdam, la excursión en barca y las visitas a pie.

Categories: Amsterdam Tags: ,

Una excursión gaucha desde Buenos Airres a un rancho típico

viernes, 30 de marzo de 2018 Comments off

Es de suponer que quien reserve un vuelo a Buenos Aires seguramente lo haga por razones turísticas y que, dada la larga distancia, probablemente sea la primera vez que visita la capital argentina. Si es así, lo más recomendable es que se centre en descubrir las maravillas urbanas de los barrios tradicionales y el centro, para poder hacerse una idea básica del lugar.

Ahora bien, si el visitante ya conoce la ciudad o tiene previsto estar bastante tiempo, quizá podría probar algo nuevo y diferente que no se circunscribiese a recorrer calles, museos y monumentos. ¿Una sugerencia? Hay muchas posibles, por supuesto, pero en este caso vamos a decantarnos por realizar una excursión de un día al medio rural para visitar una hacienda. Una excursión gaucha, como las llaman allí.

Los gauchos eran los habitantes de las llanuras (no sólo argentinas sino también de los países adyacentes como Uruguay, Bolivia, Paraguay y Brasil), la versión sudamericana de los cowboys estadounidenses. Hábiles jinetes por su dedicación al pastoreo de los grandes rebaños de ganado bovino que pastaban en esos hábitats, se perfilaron como peones rurales abandonanado su seminomadismo a medida que avanzó el siglo XIX pero manteniendo hoy el interés de etnólogos y antropólogos.

Las excursiones a la campiña argentina recorren las pampas en un autobús hasta llegar a la estancia correspondiente (estancia es el nombre genérico que se da allí a los ranchos). Es habitual recibir una bienvenida con viandas típicas (empanadas, vinos…) para después pasar a visitar el sitio y ver cómo es el trabajo diario en el lugar. Ello significa asistir a los cuidados de las reses y dar una vuelta por el campo, bien a caballo, en carruaje o incluso en tractor.

A mediodía se regresa a la casa para comer a base de productos cárnicos a la parrilla, no faltando a buen seguro los chorizos criollos, las salchichas y las costillas. El banquete se remachará con el clásico mate, una infusión de yerbas que puede acompañarse de dulces. Esas horas se amenizarán con un espectáculo folklórico con danzas y canciones entre las que se intercalarán demostraciones de habilidad de los gauchos con las boleadoras (un artilugio que lanzaban para atrapar las reses enganchándoles las patas) y otros ejercicios relacionados con su oficio y la equitación.

Por la noche, al acabar la jornada el autobús lleva de vuelta al cliente a Buenos Aires, a veces con cena incluida. El precio de este tipo de actividades suele incluir todo, desde el transporte a la barbacoa, pasando por el paseo a caballo, las consumiciones, etc. Es toda una experiencia.

Contemplando la Semana Santa sevillana desde una cámara oscura

viernes, 16 de marzo de 2018 Comments off

Se acerca la Semana Santa y con ella las vacaciones. Unas fechas en las que pocos sitios hay más sugestivos que Sevilla, donde la fiesta y la religiosidad se viven con una devoción característica, aunque en realidad no haga falta ser creyente para imbuirse de ese espíritu y disfrutar de su paso por la urbe, como demuestran los miles de turistas que visitan la ciudad esos días.

Sin embargo, hoy no vamos a hablar de las procesiones y los pasos, ni de las saetas o la imaginería barroca. La capital andaluza tiene mil y un atractivos además de ésos y este año la sugerencia va a ir por otro lado. Una rareza de la que mucha gente no ha oído hablar pero que se va perfilando como una de las cosas más originales para hacer si uno ha visto ya todos los monumentos y quiere complementar su estancia sevillana: la cámara oscura de la Torre de los Perdigones.

Vamos por partes. Esta torre, que se alza en la calle Resolana, en el barrio de San Gil (junto al Puente de la Barqueta. que era el acceso principal a la antigua Expo 92) formaba parte de la fábrica San Antonio de Paula, una fundición dedicada desde 1885 a la elaboración de perdigones, balas y planchas de zinc para hacer bañeras. Mide 45 metros de altura -aproximadamente la mitad que la Giralda- y está hecha de ladrillo visto, con base cuadrangular y seis tramos ascendentes abiertos al exterior mediante un arco de medio punto y un óculo cada uno (excepto los dos superiores, que sólo tienen el óculo).

La empresa funcionó hasta una fecha tan temprana como 1968 y durante un tiempo quedó abandonada. Fue restaurada en el año 2005, destinándosela entonces a una nueva función que se puso en marcha dos años más tarde: la de cámara oscura. Al fin y al cabo la altura del edificio lo hacía especialmente apropiado para servir de mirador y, de hecho, la planta que lo corona tiene balcón. Gracias a esta cámara, es posible percibir una imagen diferente de la ciudad. Una especie de fotografía en movimiento, original, insólita y curiosa.

Y es que la cámara oscura permite contemplar lo que ocurre en el exterior a tiempo real mediante una proyección plana sobre una pantalla blanca a través de varias lentes de aumento y un espejo situados en el extremo de un tubo que funciona como un periscopio. La luz penetra a través de una abertura, rebota en el espejo y atraviesa las lentes, llegando aumentada a la pantalla. El principio físico es el mismo que usan las cámaras fotográficas e incluso el ojo.

Por tanto, si alguien ha decidido reservar algún vuelo a Sevilla y pasar allí las vacaciones, ya tiene algo que apuntar en la agenda que, a buen seguro, muy pocos habrán probado. Además no es una actividad cara: 4 euros los adultos y la mitad los niños de 5 a 12 años. Abre de martes a domingo entre las 10:30 y las 17:00. Y que nadie sufra pensando en la subida porque hay ascensor.

La Torre de los Perdigones – Imagen: CarlosVdeHabsburgo en Wikimedia Commons, CC BY-SA 4.0

Categories: Sevilla Tags: ,

Remar en la sevillana Plaza de España

viernes, 3 de febrero de 2017 Comments off

No cabe la menor duda de que uno de los grandes atractivos de un vuelo a Sevilla es acercarse a la emblemática y espectacular Plaza de España, uno de los iconos de una ciudad que va bien surtida de ellos y que además sirve para promocionarla por el mundo, pues no hay que olvidar que ha sido escenario de algunas importantes películas.

La Plaza de España es, probablemente, el rincón estrella del Parque de María Luisa, la zona verde más importante de la capital andaluza; un lugar repleto de sorpresas a cada paso, desde ese pequeño pabellón exterior que es el Costurero de la Reina hasta la glorieta de Gustavo Adolfo Bécquer, pasando por la fuente de los Leones o la isleta de los Patos, entre otras áreas capaces de satisfacer la curiosidad y la tarjeta gráfica de la cámara de fotos.

La inconfundible imagen de la plaza se basa en su forma semicircular, delimitada por la construcción arquitectónica de ladrillo con columnata -done están los famosos azulejos con escudos- que diseñó Aníbal González para la Exposición Iberoamericana de 1929, pero también en el gran estanque que ésta tiene delante rodeando el atrio central y que es salvado por pequeños puentes de piedra. Este estanque, que se alarga en forma de ría o canal, puede recorrerse en barca, lo que constituye un atractivo extra para el visitante.

Así, desde que el lugar fue sometido a una ambiciosa restauración y reabierto en 2010, en el extremo hay un mini-embarcadero con lanchas de alquiler. Es una recuperación del pasado, ya que el proyecto original de González lo incluía (con góndolas venecianas, nada menos), aunque después se eliminó y el canal estuvo seco durante varios años. Ahora vuelve por sus fueros y con un éxito rotundo, a juzgar por las largas colas que se forman para probar incluso en pleno verano, bajo el implacable sol de Sevilla.

Por tanto, todo aquel que se vea capaz de bogar a lo largo del medio kilómetro que mide la ría (por 14 metros de ancho; y que nadie tema por un naufragio, que la profundidad no pasa de 1,20), puede probar si es paciente para esperar turno y paga los 5 euros de tarifa. el recorrido dura aproximadamente media hora.

Categories: Sevilla Tags: ,

Contemplar el florecimiento de los almendros en Ibiza

lunes, 30 de enero de 2017 Comments off

A priori parece un sinsentido reservar un vuelo a Ibiza en pleno invierno, cuando no se puede disfrutar -o hay que mucha limitación para ello- de los puntos turísticos fuertes de la isla, a saber, sol, playas, piscina, fiestas estivales… Pero no lo es. Ibiza sigue siendo un atractivo destino incluso en estos meses y además es en ellos cuando ofrece momentos especiales al visitante.

Buen ejemplo de ello podemos encontrarlo precisamente ahora, desde finales de enero hasta mediados de febrero aproximadamente, en un mágico lugar de la zona noroeste insular: el valle de Santa Agnés de Corona. Se trata de un municipio pequeño y tranquilo, de población dispersa, donde pervive la tradición rural y se lleva una vida casi opuesta a la de febril actividad de los principales núcleos poblaciones costeros, en los que se concentran los visitantes.

Santa Agnés de Corona no se caracteriza por su patrimonio monumental o artístico, ya que apenas puede presentar una modesta iglesia no demasiado antigua, de 1812. Lo realmente interesante es su ubicación, en el Pla de Corona, una llanura situada en una zona protegida denominada Es Amunts. ¿Qué es lo que hay en ese lugar para recomendar verlo en la estación menos sugestiva del año? La respuesta es el florecimiento de los almendros, un tipo de árbol que se puede encontrar en toda Ibiza pero que allí reúne una cantidad especial de ellos al haber campos cultivados con esa especie.

Y, como sabemos, los almendros florecen precisamente en estas fechas, a caballo entre el final del período invernal y el comienzo del primaveral, mostrando al curioso un espléndido espectáculo visual en el que los pétalos en flor cubren las copas y las ramas, tapizando el paisaje de un característico color blanco-rosado. No es algo a tan gran escala como en Japón pero, sin duda, está más a mano y el que lo contempla lo disfrutará igual.

El inusual paisaje dura unas cinco semanas, lo que da cierto margen para elegir el momento más conveniente para acercarse a verlo. Eso sí, no hay que olvidar la cámara porque las fotografías prometen salir bellísimas.

Categories: Ibiza Tags: ,

Excursión marítima en Barcelona

martes, 24 de enero de 2017 Comments off

Un vuelo a Barcelona, al menos si se hace con fines turísticos, lleva aparejada inevitablemente la visita a esa atractiva serie de monumentos modernistas que constituyen una auténtica seña de identidad local: la Sagrada Familia, la Casa Batlló, la Pedrera, el Parque Güell, etc. Luego, la estancia se completará conociendo un sinfín de posibilidades más, de las que cabe destacar, así de pronto, la Catedral, el Museo Marítimo, el Castillo de Montjuic, la Rambla, la estatua de Colón, el recinto de la Fira, el Nou Camp y mil cosas más.

Pero en una gran ciudad siempre existen alternativas de ocio y cultura que permiten ampliar la experiencia de conocerla, especialmente si se trata de una urbe costera; ya se sabe que el mar siempre ofrece un abanico de opciones variadas para el entretenimiento. Y Barcelona cuenta con un importante puerto, permitiendo zarpar de sus pantalanes en alguna embarcación para hacer una excursión naval. El benigno clima y la calma del Mediterráneo lo favorecen buena parte del año.

El pailebote Santa Eulalia, anclado en las Reales Drassanes porque es propiedad del Museo Marítimo, es la nave que usan los Reyes Magos para llegar a la ciudad condal y, aparte de ser visitable por dentro, organiza singladuras para que los jóvenes aprendan navegación, además de poder alquilarse para bodas. Es una opción interesante que permite terminar una jornada de forma didáctica, amena y relajada. Pero hay más.

En el puerto barcelonés también se puede encontrar la goleta Karya, construida en 2008 de madera según la tradición turca y con el diseño clásico de las que navegan por la parte oriental del Mediterráneo. La Karya hace excursiones de treinta y noventa minutos, y se alquila también para eventos variados como despedidas de soltero, bodas, convenciones de empresa, etc. Puede incluir música, comida, reportaje gráfico y visual…

Otra posibilidad, especialmente si se quiere cubrir más tiempo, es contratar una excursión en alguno de los veleros que hay para ello en el puerto. Se mueven por el litoral provincial, sin alejarse demasiado de la costa, durante un par de horas. la experiencia incluye fondear en un punto para darse un baño, aprender rudimentos náuticos, ayudar a desplegar las velas y llevar el timón o simplemente relajarse al sol sobre la cubierta. A bordo ofrecen un tentempié, aunque se puede pagar una comida bien en el barco, bien en tierra.

Categories: Barcelona Tags: ,

Excursión al monte Coronado de Málaga

viernes, 6 de enero de 2017 Comments off

vuelo Malaga

El monte coronado desde el barrio de La Palma – Imagen por Tyk en Wikimedia Commons, CC BY-SA 3.0

Se coge un vuelo a Málaga, se desembarca y se empieza la visita a la ciudad con los sitios turísticos de referencia: el castillod e Gibralfaro, el Museo Picasso, la Manquita, la plaza de toros, la Térmica, el Museo Carmen Thyssen… Hay mil cosas que ver y si uno sale del casco urbano para darse una vuelta por el entorno natural, más aún.

Una buena opción para compinar ambas cosas, es decir, ciudad y naturaleza, es aprovechar la cercanía del monte Coronado y subir hasta la cima. Un paseo no muy largo ni especialmente cansado porque su altitud es escasa, sólo 220 metros, lo que permite a cualquiera probar la experiencia. Esta pequeña meseta está rematada por la corona rocosa que le da nombre, de la que se antes se extraía la piedra caliza con que se construyó la Catedral, actividad que perduró hasta los años setenta del siglo XX.

Se encuentra en la parte norte de Málaga y constituye un lugar estratégico que ya fue ocupado en el paso de la Edad de piedra a la de los Metales, como atestigua un yacimiento arqueológico in situ. No es el único resto que queda de otros tiempos. Allí se pueden ver también los restos de una almunia nazarí (una granja) que algunos investigadores consideran importante para el estudio del desarrollo de la vida administrativa y económica del alfoz local, o sea la villa medieval. De hecho, no es lo único que dejaron los nazaríes en las laderas del Coronado porque se han hallado indicios de alfares e incluso de minas en la cara norte.

No obstante, un aficionado cualquiera a la actividad al aire libre puede disfrutar igualmente del sitio porque desde lo alto se obtienen espléndidas perspectivas de la bahía malagueña, especialmente cuando la metereología ayuda. Hace un par de años, además, un vecino colocó en la cima una gran cruz de tres metros de alto y treinta kilogramos de peso para presidir el paisaje, al cual suele demandársele que pase a convertirse en parque periurbano, incorporándose el cinturón verde que encuelve la ciudad; serían unas cincuenta hectáreas.

La ruta de ascenso desde el casco urbano es de aproximadamente kilómetro y cuarto, distancia que se cubre fácilmente en poco más de media hora (ida y vuelta) salvando un desnivel de apenas ciento cincuenta y cinco metros. Fácil y relajado.

Categories: Málaga Tags: ,

Minicruceros por Nueva York

martes, 3 de enero de 2017 Comments off

vuelo Nueva York

Nueva York es el puerto de partida de numerosos cruceros que realizan itinerarios por la costa sur del país y se extienden al Caribe, tocando fundamentalmente algunas de las islas de habla inglesa. Pero, además, hay otro tipo de cruceros más modestos que se centran en navegar por las aguas que hay alrededor de la ciudad ofreciendo una cena y mostrando a los usuarios una perspectiva distinta.

De hecho, quizá sea excesivo usar la denominación de crucero para esta actividad, ya que se trata más bien de excursiones para hacer algo diferente y relajado. Se trata de barcos pequeños, a veces fluviales, en los que se ofrece al pasaje una ruta por el río Hudson para conocer lugares destacados de Manhattan, Nueva Jersey, Brooklyn, las islas y la franja continental en unas pocas horas que se rematan con cena y fiesta.

Las cenas pueden ser tipo buffet o de lujo, generalmente amenizadas con una orquesta en vivo mientras se contempla la Estatua de la Libertad por la cristalera o desde cubierta y la posibilidad, según cada caso, de algo más romántico y exclusivo, con mesa privada, ramo de rosas y champán francés. Puede haber camarotes climatizados, espectáculos musicales, DJ y baile. El número de extras dependerá de la opción elegida, pues están la normal y la VIP.

Lo habitual es que se exija un código de vestimenta (mínimo chaqueta y corbata para ellos, vestido de noche o cóctel para ellas), si bien algunas compañías permiten algo más informal (vaqueros, polo, vestido veraniego) pero sin llegar a las zapatillas deportivas o las chanclas. Y aunque algunas empresas admiten niños (y los menores de dos años no suelen pagar), en general es una actividad no recomendada para menores de seis años por el tipo de ambiente de fiesta adulta que se vive, en la que no hay previsto nada especial para ellos. En cambio, los barcos sí están adaptados para personas en silla de ruedas.

Lo típico es embarcar hacia las 19:00 en el muelle indicado para ello (Chelsea Piers es el más frecuente), aunque hay que estar media hora antes. El minicrucero dura alrededor de tres horas, terminando en torno a las 22:00. Es decir, se desarrolla entre el declinar de la tarde y la noche abierta, lo que le confiere ese toque romántico especial, si bien algunos zarpan un poco antes y terminan también primero, con una duración menor (un par de horas).

Conviene siempre reservar con tiempo porque las localidades tienden a agotarse, ya que el precio es sorprendentemente económico para lo que cabría esperar (inferior al de muchas fiestas de Nochevieja). En suma, un vuelo a Nueva York abre la posibilidad de probar también una tarde en barco. Complementariedad.

Categories: Nueva York Tags: ,

Navidades en Santiago de Compostela

miércoles, 21 de diciembre de 2016 Comments off

vuelo Santiago Compostela

Probablemente no hagan falta excusas especiales para tomar un vuelo a Santiago de Compostela y pasar las fiestas navideñas en esa asombrosa ciudad, ya que acredita atractivos más que sobrados para que cualquier viajero la disfrute. Pero ocurre que la mayoría de las visitas se concentran en verano -como, por otra parte, resulta lógico- y la propuesta de hoy es hacerlo en invierno, para obtener una perspectiva diferente.

Está claro que sea cual sea la fecha que cada uno elija para acercarse a la capital gallega no se va arrepentir. Ahí están, esperando, maravillas monumentales como la Plaza del Obradoiro, la imponente catedral con la tumba de Santiago y el emblemático botafumeiro, el Hostal de los Reyes Católicos, la recoleta Plaza de las Platerías, las callejuelas peatonales de ambiente medieval, las casas y palacetes con sus blasones de piedra labrada, los colegios, los monasterios urbanos, el Pórtico de la Gloria, el ambiente de los peregrinos…

A todo esto se suma, en las próximas semanas un conjunto de extras que engrosarán la experiencia de pasar por Santiago de Compostela en Navidad. Por ejemplo, la catedral acoge la instalación de un gran belén de 55 metros cuadrados y más de medio millar de piezas que trata de recrer fielmente la aldea plestina del siglo I; se puede visitar en la Plaza del Obradoiro todos los días de 7:00 a 20:30. También hay un belén artesanal en la iglesia de San Fiz que tiene unas 200 figuras de barro y recrea un ciclo de escenas con una iluminación especial cada 4 minutos.

Otro clásico de las fiestas son los mercados navideños. Uno se inauguró el psado 11 de diciembre en la Plaza de Abastos, donde permanecerá hasta el 5 de enero ofreciendo todo tipo de artesanías y productos propios de estas fechas, aparte de organizar actividades para niños y mayores. El otro es el Mercado da Estrela, ubicado en el Museo do Pobo Galego: bisutería, juguetes, decoración , complementos y muchas cosas más de fabricación gallega acompañadas de actuaciones, ludoteca y un espacio solidario.

En el Parque de la Alameda se ha instalado la tradicional pista de patinaje sobre hielo para disfrute de toda la familia y precios más económicos que años anteriores e incluso jornadas de puertas abiertas. Asimismo, del 19 de diciembre al 5 de enero habrá 10 talleres de cocina en Aula Gastronómica del Mercado de Abastos, una de las iniciativas de ocio que se podrán vivir en la ciudad junto a los conciertos y el teatro y el programa infantil que suele presentar la Cidade da Cultura y que completa el gran momento esperado por todos los niños, la Gran Cabalgata. Lo dicho, otra perspectiva del destino para un turista.