Archivo

Entradas Etiquetadas ‘Comunidad Valenciana’

Una excursión a la isla alicantina de Tabarca

viernes, 18 de enero de 2019 Comments off

Los muros cargados de historia del Castillo de Santa Bárbara, los ficus centenarios del Parque Canalejas, los millones de teselas que pavimentan la Explanada de España, las ruinas arqueológicas de Lucentum, las visitas a los pintorescos pueblos del municipio… Quien reserve un vuelo a Alicante tiene muchas cosas que llevar apuntadas en su agenda y una de ellas, sin duda, sería hacer una excursión hasta la cercana isla de Tabarca.

Se trata de un pedazo de tierra situada a unos diecinueve kilómetros del litoral peninsular levantino, con una superficie de treinta alargadas hectáreas, de modo que presenta algo menos de dos kilómetros de longitud por cuatrocientos cincuenta meros de anchura máxima y una elevación sobre el nivel de apenas quince metros; de hecho, vista desde lejos asemeja la silueta de un submarino. Se estructura en dos partes, una bastante más grande que la otra, unidas por un exiguo istmo; también hay algunos islotes y peñascos alrededor.

Tabarca, cuyo nombre actual es de incierto origen (en la Antigüedad se la conocía como Planesia o Planaria) pero parece proceder del bereber Thabraca, carece prácticamente de vegetación más allá de arbustos y matorrales pero acoge un pequeño pueblo de unas docenas de habitantes que se creó en 1770 por encargo de Carlos III porque, hasta entonces, la isla era utilizada por piratas y contrabandistas. Fruto de esa iniciativa son las recias murallas -con tres puertas- y la Torre de San José, que siguen en pie y constituyen el principal atractivo monumental.

No es el único porque también están la iglesia barroca de San Pedro y San Pablo, la Casa del Gobernador y un faro; en 2004 se añadió el Museo Nueva Tabarca aprovechando el edificio de la Almadraba y no hay que olvidar el pueblo en sí, con su pintoresco callejero de diseño dieciochesco. Sin embargo, los visitantes de Tabarca suelen centrar su atención en la parte natural, pues las aguas insulares están catalogadas como reserva marina y se les pueden sumar la minúscula playa y una gruta natural que hay bajo las murallas, accesible en barca.

La mayoría, no obstante, llega a Tabarca (desde Alicante es una hora de navegación; desde Santa Pola bastante menos) sólo como curiosidad, para pasar el día. No son mucha gente en realidad pero teniendo en cuenta las dimensiones de la isla, parece abarrotada; sobre todo si se intenta encontrar hueco en uno de los restaurantes para degustar el apreciado caldero tabarquí, que es arroz con pescado. Una alternativa que puede resultar interesante es pernoctar in situ, ya que, además de algunos hostales, la Casa de Gobernador ha sido reconvertida en hotel.

Curiosa instalación videográfica sobre las Fallas en el IVAM

martes, 27 de noviembre de 2018 Comments off

Con un título tan curioso como El peso de las cenizas. Anna Malagrida, el IVAM (Instituto Valenciano de Arte Moderno) ofrece lo que define como “un proyecto site specific” de la artista barcelonesa homónima, con un tema inaudito: las cenizas generadas durante la cremá de las Fallas de Valencia (o sea, durante la quema).

Se trata de un proyecto videográfico que intenta reflexionar, abriendo nuevas líneas para ello, sobre cuestiones diversas derivadas de esa fiesta como la transformación de la materia, la entropía, la memoria y la identidad cultural. Anna Malagrida se plantea si la elevada entropía en un proceso de transformación de la materia una imagen premonitoria podría considerarse una alegoría del colapso o de una agonía de nuestro mundo.

Y surgen entonces preguntas complementarias: ¿Cuánta energía se desprende de las fallas? ¿Cuánto pesan sus cenizas? Todas estas reflexiones, nacidas a raíz de la observación de la cremá, se plasman en una decena de vídeos que, unidos, forman una gran instalación videográfica concebida específicamente para la Galería 6 del IVAM y que se inauguró el pasado 28 de octubre.

La transformación física de los bloques de poliestireno que sirven para fabricar las esculturas y si conversión en cenizas, la posterior gestión de los residuos, la belleza de la fiesta o la cohesión social que facilita son otros aspectos del trabajo de Anna Malagrida, que alcanza luego un nivel más abstracto al plantear cuánto pesan la belleza del fuego o los recuerdos, tomando como referencia el concepto de infraleve (medición de lo inmaterial) formulado por Marcel Duchamp.

El peso de las cenizas. Anna Malagrida, que lleva como subtítulo Manifestaciones de la energía y transformación de la materia, se podrá visitar hasta el 24 de febrero de 2019. Si se viaja de fuera, por supuesto, habrá que buscar antes un vuelo a Valencia.

Haciendo la Ruta de la Seda valenciana

miércoles, 31 de octubre de 2018 Comments off

La Ruta de la Seda esa una red de itinerarios para las caravanas que recorrían Asia conectando sus enclaves más importantes entre sí y con Europa tomando como punto de partida China, que era el país exportador de su más preciado producto, el que daba nombre a ese mapa comercial: la seda. El Karakórum, Samarcanda, Antioquía, Alejandría, Constantinopla y otros lugares de resonancias exóticas jalonaban la ruta pero aquí, en España, es posible realizar una ruta de de la seda a escala más modesta y asequible. Para ello sólo hay que buscar un vuelo a Valencia.

Y es que la ciudad del Turia tuvo una importante industria textil entre los siglos XIV y XVIII, destacando de forma especial el trabajo de la seda. De hecho, uno de los monumentos más bellos y destacados del patrimonio histórico valenciano es precisamente la llamada Lonja de la Seda (o Lonja de los Mercaderes), un edificio considerado obra maestra del gótico civil construido entre 1482 y 1548 a partir de su homólogo mallorquín y que desde 1996 forma parte del Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

No es el único rincón de interés relacionado con el tema, pues también está, por ejemplo, el Colegio del Arte Mayor de la Seda, lo que en su tiempo, a partir de 1494, fue la sede del Gremio de Velluters (terciopelo), encargado de regular el oficio de producción de esa tela. Está en el número 7 de la calle Hospital y fue sometido a una reforma en el siglo XVIII, después de que Carlos II lo convirtiera en Colegio. Ahora es el Museo de la Seda de Valencia.

Más moderno -modernista para ser exactos, jugando con las palabras- es el Mercado Central de la plaza Ciudad de Brujas, construido en 1914 por los arquitectos Francesc Guàrdia i Vial y Alexandre Soler i March, si bien no se finalizó hasta 1928. Evidentemente no está vinculado con la seda pero como se alza al lado de la Lonja y resulta pintoresco a todas luces está incluido en la visita. ¿Qué visita? La que organiza Turismo de Valencia bajo el epígrafe València, Ciudad de la Seda.

Parte a las 11:00 de cada sábado de la Oficina de Turismo municipal por una tarifa de 20 euros (10 los niños de 7 a 16 años y gratis los menores de 6) y realiza un recorrido urbano y bilingüe (en español e inglés) de dos horas visitando los tres lugares citados antes más el barrio de Velluters (en el que trabajaban la mayoría de los miembros del gremio de sederos valencianos) y una tienda de trajes tradicionales valencianos. Un plan distinto, original y cultural.

Imagen: la bóveda de crucería de la Lonja de la Seda – Rafesmar en Wikimedia Commons, CC BY-SA 4.0

Visitar una fábrica de turrones en Jijona

viernes, 19 de octubre de 2018 Comments off

Se acercan las navidades. Están allí, al fondo, dispuestas para envolvernos en su manto de felicidad familiar que viene acompañado de regalos, villancicos, ilusión infantil y delicias propias de las fiestas. Bueno, en realidad aún faltan un par de meses pero a pesar de estar aún en octubre ya empezamos a ver los estantes de las tiendas los primeros turrones.

El turrón es inseparable del período navideño… a no ser que reservemos un vuelo a Alicante y una vez allí, aparte de las visitas turísticas preceptivas, nos acerquemos a una fábrica para descubrir todos los secretos de su elaboración. Y, por qué no, de paso catar algunas modalidades anticipándonos así a finales de diciembre. Para ello, la localidad de referencia es Jijona, donde tienen su sede la mayoría de los productores y suelen abrir las puertas de sus instalaciones a las visitas.

Los recorridos se hacen en temporada alta, que comienza precisamente en la segunda mitad de octubre y se extiende hasta que acaba el año, aproximadamente. Es el momento perfecto porque habrá ocasión de ver la fábrica a pleno rendimiento, con su maquinaria en marcha y los profesionales poniendo en práctica sus conocimientos. Si se va en otra época puede que dejen entrar pero no será lo mismo.

No todas las marcas abren al público pero como realmente hay muchas -Jijona vive de ello, al fin y al cabo- no es difícil dar con alguna. Por ejemplo, El Artesano; o El Abuelo; o Primitivo Rovira. También Turrones El Lobo y 1880, que además cuenta con un museo turronero con un calendario de apertura más amplio que el de la fábrica en sí (de julio a noviembre, todas las mañanas excepto en agosto y fines de semana). La parte industrial se contempla desde pasarelas que permiten no interferir con el trabajo de los operarios.

Los precios son casi simbólicos (3 euros en temporada alta y la mitad en baja pero con descuentos para escolares y jubilados) y al final, como decíamos antes, habrá una degustación de productos. No hace falta reserva salvo que se trate de un grupo superior a 10 personas. Pero otras fábricas hacen visitas gratuitas y extienden el horario a las tardes e incluso a sábados y domingos, aunque en ese caso las máquinas no estarán en marcha.

En suma, si se quiere conocer los entresijos del producto más emblemático de Alicante, nada mejor que verlo in situ. Es una forma de ir abriendo boca para lo que vendrá.

Categories: Alicante Tags:

La localidad alicantina de Villena trae otros dos festivales de música en agosto

viernes, 27 de julio de 2018 Comments off

Cuando llega el verano, la provincia de Alicante hierve de música. No hablamos de chiringuitos playeros ni de movida callejera nocturna sino de festivales. No uno ni dos sino varios que invitan a asistir a los incondicionales de lo que ya se está constituyendo como toda una modalidad vacacional más o menos asequible.

En ese sentido, si julio termina este fin de semana con la celebración del Low entre el 27 y el 29, el testigo lo recogerá agosto en dos entregas. La primera tendrá lugar la segunda semana del mes en la localidad de Villena, donde el Leyendas del Rock vuelve fiel a su cita con el sector musical cañero, el del rock duro y el heavy metal, que a buen seguro llenará el escenario habitual, el Polideportivo Municipal.

Frente a él se habilitará la Zona de Acampada Sombra, vallada y de acceso sólo con las pulseras ad hoc y de la entrada, aunque habrá otra gratuita y de libre acceso, como en años anteriores. También se ofrecerá un área de servicios con baños, duchas, comidas, parking, etc. Las entradas diarias cuestan entre 55 y 62 euros, y los abonos 100.

Nightwish es la cabeza de un cartel que se completa con otros ilustres grupos del género, como Warlock, WASP, Saxon, Children of bodom, Suicidal Tendences, Mr. Big, Rosendo, WarCry, Sepultura, Powerwolf y aproximadamente medio centenar largo más cuyas actuaciones se van a repartir entre los días 8, 9, 10 y 11 de agosto.

Pero eso no es todo. En la misma localidad y el mismo escenario (el polideportivo, conservando las zonas de acampada) pero unos días después, del 16 al 18 de agosto, llega otro festival más y de curioso nombre, el Rabolagartija. Éste es más ecléctico que el anterior o menos específico, combinando rock con hip hop y otras propuestas alternativas.

Para ello montará dos escenarios en los que tocarán artistas y grupos como La Raíz, La Pegatina, Kase.O, Boikot, Rozalén, Bebe, El Langui, Nach, Ofunkillo, Zoo, Canijo de Jerez, The Skatalites, Mártires del Compás, etc. En esta cuarta edición las entradas diarias cuestan 30 euros y los abonos entre 45 y 55. Y, recodando que Villena se encuentra a muy pocos kilómetros de la capital provincial, quien viaje desde fuera puede empezar a buscar ya algún vuelo a Alicante.

Al Low Festival de Benidorm en su décimo aniversario

viernes, 6 de julio de 2018 Comments off

Verano y Benidorm son casi sinónimos, más allá de la similitud cacofónica. Pero cuando circunscribimos esa relación a la música se hace aún más estrecha gracias a que la ciudad levantina acoge cada mes de julio la celebración de un importante y esperado evento: el Low Festival, que esta edición llegará los días 27, 28 y 29.

Es el mismo que antaño se llamaba Low Cost Festival, creado en 2009 y que después cambió tanto su denominación, para simplificarla, como la propia sede, ya que originalmente era Alicante. Este 2018 será muy especial porque cumple sus primeros diez años de andadura, exitosa por cierto, convirtiéndose en una de las citas estivales más destacadas.

Cuatro escenarios se levantarán en el recinto habitual, la Ciudad Deportiva Guillermo Amor (Avenida de la Ciudad Deportiva s/n), para dar alternativas a diferentes géneros musicales de manera que nunca se solapen más de quince minutos entre los dos tablados principales. Todos con sus espacios diferenciados y una capacidad total para 40.000 personas, que, sin embargo, se va a limitar a 25.000 diarias para evitar aglomeraciones.

Y eso que son 30.000 metros cuadrados de césped donde los organizadores prometen situar no sólo a las mejores bandas y DJ del panorama nacional e internacional, sino también instalaciones amplias y cómodas, zonas verdes de relax, restauración internacional con opción de comida vegetariana incluida, etc. También habrá dos zonas VIP y una piscina olímpica, así como un sistema de transporte, el TRAM, que permite desplazarse desde cualquier punto entre Alicante y Denia (su parada está a sólo cinco minutos del recinto), aparte de autobuses y taxis a tres minutos.

En cuanto al cartel, Vive la Fête, Joe Crepúsculo, DJ Friday y DJ Pollo 242 serán los encargados de abrir el evento el jueves 26 con una Welcome Party gratuita en la Playa de Levante. El festival propiamente dicho empieza al día siguiente con las actuaciones de Phoenix, Iván Ferreiro, León Benavente, La Habitación Roja y Cristina Rosenvinge, entre otros. El sábado será el turno de The Chemical Brothers, Los Planetas, Biffy Clyro, Novedades Carminha… Y el domingo rematan Editors, Izal, Kakkmadafakka, Santiago Auserón & Sexy Sadie, etc.

En el momento de escribir este post todavía quedaban abonos disponibles a la venta; cuestan entre 69 y 160 euros. Así, ya sólo quedará reservar algún vuelo a Alicante para ese fin de semana y prepararse para disfrutar de la música en vivo.

El valenciano Festival de las Arts para el próximo fin de semana

lunes, 4 de junio de 2018 Comments off

El fin de semana que viene, del viernes 8 de junio al sábado 9, ambos inclusive, Valencia acoge la celebración de la edición 2018 del Festival de les Arts, un evento que nace de la conexión que se establece entre la música y otras disciplinas artísticas, como el diseño o la ilustración, a las que se suma además la gastronomía.

Autodefinido como “festival con alma”, su objetivo declarado es apoyar a la ciudad y los artistas locales a través de un proyecto nuevo, de espíritu sostenible y dirigido tanto a mayores como a los más jóvenes, como demuestra la cabida que tiene en su seno todo tipo de expresiones artísticas y movimientos culturales diferentes.

No hace falta haber estado en la ciudad del Turia ni saber demasiado de ella para deducir que el nombre, Festival de les Arts, no es únicamente una referencia al tema sino también al lugar que sirve de sede para su desarrollo, la emblemática e icónica Ciudad de las Artes y las Ciencias, que ha sido su casa desde sus inicios. Allí se ubicarán tres escenarios que acogerán más de 24 horas de música conjugadas con la labor de diseñadores y marcas emergentes.

Estas últimas se podrán disfrutar en Les Arts Market, donde trabajarán en vivo varios ilustradores, mientras que otro rincón estrella será el Foodies Merkat, que ofrecerá las mejores ofertas en el ámbito gastronómico. Y no faltarán los fuegos artificiales, inevitables en un sitio de tanta tradición en ese sentido como el valenciano.

La antesala de todo esto será Les Arts Pro, donde Jägermusic se encargará de entretener con un programa formado a base de talentos emergentes. Asimismo, el Circuit de les Arts ya estuvo calentando durante el mes de mayo con talleres, de cerámica, surf, decoración de escaparates, un concierto acústico en una terraza, etc.

En cuanto al programa musical, el viernes 8 tocarán Crystal Fighters, Dorian, Carlos Sadness, La Habitación Roja, Viva Suecia, El Columpio Asesino, Elefantes, Nancys Rubias, Rufus T. Firefly, Alien Tango, L’Emperador y Navvier. El sábado 9 será el turno de Lori Meyers, Mando Diao, Sidecars, Coque Malla, La M.O.D.A, Rayden, Full, Ángel Stanich, Bely Basarte, Bearoid, Amatria, Tórtel, Kuve, Lost River Bastards y L’Home Brut.

Si alguien se preguntaba por un plan complementario para ir calentando las vacaciones de verano, la respuesta puede estar en sacar una entrada antes de que se agoten (las diarias cuestan entre 55 y 60 euros, los abonos de 95 a 150) y reservar un vuelo a Valencia.

y fuegos artificiales.

El cómic estadounidense y español en el MuVIM

viernes, 18 de mayo de 2018 Comments off

Valencia es una de las capitales del cómic en España, siendo varias la librerías donde los aficionados pueden completar o ampliar sus colecciones. Pero además lleva unos meses prestándole una atención especial al arte secuencia a través de dos exposiciones organizadas por el MuVIM (Museo Valenciano de la Ilustración y la Modernidad) que se reúnen bajo el título común Cómic ON. Una se centra en el auge del cómic norteamericano y otra en su influencia en el cómic de España.

La primera, visitable en la Sala Alfons Roig, es El estallido de los clásicos y muestra el impacto que tuvieron aquellos personajes creados en la primera mitad del siglo XX y difundidos sobre todo por la prensa norteamericana en los años treinta. Son nombres que resultan muy familiares, como Flash Gordon, el Príncipe Valiente, Tarzán o Buck Rogers, entre otros, que cogieron el testigo de los primigenios Yellow Kid o Little Nemo.

De aquellas primeras viñetas dibujadas por gente como Windsor McKay se pasó a otras más avanzadas a cargo de maestros inmortales ya como Alex Raymond, Matt Clark, Harold Foster o John Collen Murphy, cuyo influjo se reflejó incluso en la pintura de artistas como Roy Lichtesntein, Tom Wesselmann o Andy Warhol. También en el cine y televisión, pues casi todos conocieron adaptaciones de sus obras.

El cómic estadounidense influyó, asimismo, en el resto del mundo y España no escapó a esa circunstancia. Dibujantes como Manuel Gago (autor de El Guerrero del Antifaz), Eugenio Giner (Inspector Dan) o José Sanchís (Pumby) le deben mucho y la aparición de revistas temáticas permitió a más de una generación soñar en forma de lectura con Roberto Alcázar y Pedrín, Cuto, Blanquita, etc. Es lo que muestra la segunda exposición, titulada El inicio del cómic en la Península y que se puede ver en el vestíbulo del museo.

Eduardo Vañó, Víctor Mora o Ambrós son otros nombres que añadir a los antes citados y que confirieron al cómic español una personalidad propia, deudora de la norteamericana pero con características y temas nacionales, haciendo que sus personajes fueran tan conocidos o más que las estrellas de Hollywood.

Ambas muestras son de entraga libre y gratuita de martes a sábados en horario de 10:00 a 14:00 y de 16:00 a 20:00 (domingos y festivos de 10:00 a 20:00). Ahora bien, El inicio del cómic en la Península permanecerá abierta hasta el 3 de junio mientras que el estallido de los clásicos finalizará un poco antes, el 27 de mayo. Así que quien quiera visitar las dos deberá buscar ya un vuelo a Valencia.

Visitas guiadas a refugios antiaéreos de la Guerra Civil en Alicante

miércoles, 11 de abril de 2018 Comments off

El turismo de guerra es una variedad viajera que atrae no sólo a un público especializado especialmente interesado en la militaria sino también a a otro deseoso de descubrir su pasado y su historia. Por esa razón, desde un tiempo a esta parte es posible visitar algunos sitios relacionados con la Guerra Civil Española que han sido recuperados del abandono y olvido en que habían caído; en algún caso, incluso están restaurados.

Es una de las nuevas cosas que podrá hacer quien reserve alguno de los vuelos a Alicante y quiera ver algo más allá de lo clásico que suele venir en las guías o, al menos, compatibilizarlo. Y es que la La Concejalía de Memoria Histórica del ayuntamiento alicantino ha puesto en marcha la posibilidad de descubrir los refugios antiaéreos que se construyeron o habilitaron en la ciudad durante la contienda que sacudió España entre 1936 y 1939.

En concreto, se trata de visitas guiadas a los refugios ubicados en las plazas Séneca y Balmis. El primero es un ejemplo de lo que espera a los curiosos: quedó al descubierto en 2011 durante una remodelación de la estación de autobuses de dicha plaza, cuenta con un pequeño centro de interpretación instalado en una sección del parque de bomberos tras el traslado de éste. En él se exhibe material de época como carteles, portadas de prensa de entonces, reproducciones de las bombas que lanzaron sobre la urbe los aviones nacionales e italianos, además de un vídeo informativo.

Luego se pasa al refugio propiamente dicho, cuyo acceso original era por una trampilla que aún persiste, aunque ahora se baja por sendas escaleras en los flancos. La baja altura del techo, que obliga a avanzar con cuidado, y los grafitis de las paredes instando a no detenerse, a guardar silencio o a permanecer alerta ante posibles espías son cosas que sirven para meterse en situación y crear un ambiente de retorno al pasado, algo a lo que ayudan las sensaciones visuales (semioscuridad), auditivas (sirenas de alarma aérea, grabaciones de aviones, recreación de explosiones) e incluso odoras (intensa humedad).

El lugar consiste en un largo pasillo, aproximadamente un centenar de metros, con pequeños habitáculos abiertos a cada lado para que la gentes e acomodase dejando la zona central libre para el paso. Cabían unas mil doscientas personas, aunque seguramente entrarían más cuando había una emergencia. Que no fueron pocas, teniendo en cuenta que se registraron hasta ochenta y tres bombardeos en Alicante, pues al fin y al cabo fue el último punto de resistencia de la República.

A este refugio de Séneca se le sumó en 2017 el de Balmis. Ambos se recorren en visitas guiadas previa reserva que tienen el mismo horario (lunes, miércoles y viernes a las 10:00, sábados a las 12:00 y 17:00, y domingos a las 12:00) e idéntica tarifa (5 euros, 3 en reducida y gratis los menores de 6 años). Se pueden hacer en castellano, valenciano o inglés.

IMAGEN: Bombarderos Savoia-Marchetti italianos como los que operaron sobre Alicante – Andrea Nicola en Wikimedia Commons, CC BY-SA 3.0

125º aniversario del nacimiento de Joan Miró en el IVAM

viernes, 23 de febrero de 2018 Comments off

Uno de los equipamientos culturales más destacados de Valencia -y por ende, de toda la comunidad- es el IVAM (Instituto Valenciano de Arte Moderno), una institución creada en 1986 que, con el paso de los años, ha conseguido situarse entre los museos más visitados de España, pasando a ser una referencia para todo aquel que visita la ciudad.

El IVAM tiene una colección permanente de 10.500 obras, constituyendo las de vanguardia el grupo más relevante en sus múltiples géneros (Calder, Klee, Arroyo, Brancusi…). Pero, además, organiza exposiciones temporales regularmente y alguna de ellas resulta de gran atractivo para el público, caso de la inaugurada recientemente, el pasado 14 de febrero, que lleva por título Joan Miró, orden y desorden.

Evidentemente, un artista de la categoría de Miró tiene tirón y miles de personas han desfilado por las salas del museo, muchas de ellas ya en el primer fin de semana. La muestra se compone de 200 piezas representativas de la faceta más heterodoxa de Miró, incluyendo pinturas, esculturas, cerámicas, dibujos, carteles y otro tipo de obras ligadas a las artes escénicas.

Proceden de una quincena de instituciones, tanto nacionales como internacionales, de entre las que cabe destacar al Museo Reina Sofía, el Museo Thyssen Bormemisza y la Fundación Juan March de Madrid, el MACBA, la Fundació Joan Miró y la Fundació La Caixa de Barcelona, la Diputación de Alicante, el museo Es Baluard y la Fundació Pilar i Joan Miró de Palma de Mallorca, o el Museo Boijmans Van Beuningen de Róterdam, entre otras.

La primera exposición que el IVAM organiza sobre el célebre artista barcelonés, referente de las primeras vanguardias del siglo XX, ilustra sobre su resistencia a perder el tono de conflicto, sobre la liberación de toda disciplina que experimentó al legar a París y sobre ese carácter permanentemente cuestionado de su creación, que explotó entre 1969 y 1973 evolucionando hacia el cartelismo de inspiración grafitera.

Joan Miró, orden y desorden tiene un interés añadido en el hecho de que este año se celebre el 125º aniversario del nacimiento de su protagonista. Excusa perfecta, pues, para buscar uno de los muchos vuelos que conectan Valencia con el resto de España y hacerle una visita. El plazo es largo, hasta el 17 de junio.