Archivo

Archivo para la categoría ‘Bucarest’

Una tarde en el parque Herastrau de Bucarest

viernes, 21 de agosto de 2015 Comments off

vuelos a Bucarest

Cuando se viaja a una capital o una gran ciudad, es probable que se lleve a cabo un programa de visitas muy intenso, capaz de agotar al más ambicioso. Por eso, de vez en cuando, conviene hacer un descanso y dedicar una tarde, por ejemplo, a relajarse de tanto museo y de tanto monumento.

Es puede cumplirse perfectamente en el siguiente caso. Los vuelos a Bucarest son la puerta de entrada a una urbe llena de sitios interesantes: iglesias como la de la Patriarquía, Stavropoleos o Kretulezsku; museos como el de Música, el Cotroceni o el Nacional de Historia; lugares como el Ateneo, la calle Lipscani, la Aldea o el Arco del Triunfo; palacios como el del Pueblo o la Curtea Veche…

Agotador. Por eso el céntrico parque Herastrau puede servir para evadirse un rato. Se trata del pulmón de la ciudad, con 130 hectáreas de superficie arbolada, grandes bulevares, elegante vegetación en forma de setos y flores, jardines, fuentes y estatuas, aparte de equipamientos como una biblioteca, dos teatros y varios pabellones de usos diversos.

Inaugurado en 1936 tras desecar y acondicionar un pantano cenagoso, aún tiene un lago central de casi un kilómetro cuadrado por el que navega un barco en paseos panorámicos y reman los aficionados a ese deporte. En invierno se hiela y entonces es el turno de los patinadores. Claro que de patinadores no anda escaso el sitio, pues en verano es habitual ver grandes grupos de ellos sobre ruedas, avisando de su paso a los peatones y ciclistas (se alquilan bicis) mediante silbatos. También hay canchas de baloncesto y tenis.

Más tranquilos son los ajedrecistas, que juegan sus partidas en mesas ad hoc mientras otros paseantes hacen un alto en las terrazas, quizá escuchando a algún artista al aire libre. Quien lo prefiera atechado tiene un popular Hard Rock con la espectacular parafernalia decorativa de la cadena.

De los rincones mágicos aún sin nombrar del parque cabe destacar el bello jardín japonés, la avenida de cariátides y el curioso monumento en honor de la Unión Europea, con bustos de sus presidentes. Claro que por estatuas no será; es difícil avanzar unos metros sin ver alguna, sean de gran tamaño, sean más pequeñas, algunas con formas de animales que hacen la delicia de los niños (y de sus padres, cámara en mano)

La que es la mayor zona verde de Bucarest fue también elegida para albergar el Museo de la Aldea, una especie de parque temático del jmundo rural rumano donde se pueden ir viendo los diferentes modelos de vivienda campesina del país; todas son originales, llevadas allí tras un complejo proceso de desmontaje y remontaje. Son nada menos que 340, ocupando 12 hectáreas.

Imagen: ChristianChirita en Wikimedia, CC BY-SA 3.0 ro

Categories: Bucarest Tags: ,

El Carnaval rumano

lunes, 9 de febrero de 2015 Comments off

vuelos a Bucarest

El Carnaval es una de esas fiestas que se celebran en casi todas partes, por aquello de que originalmente se trata de despedir el frío y dar la bienvenida a la nueva estación, que trae temperaturas más suaves y días más largos, favoreciendo las buenas cosechas. O sea, todo lo que sigue al solsticio de invierno. Y si eso era algo habitual en tiempos paganos, igual lo siguió siendo con la expansión del cristianismo, aunque revestido de otro sentido.

Dentro de los países europeos actuales, no cabe duda de que uno de los que viven la religiosidad más intensamente es Rumanía. Ello no quiere decir que el Carnaval no se celebre también, como válvula de escape. Y con disfraces, por supuesto, que aún conservan ese sabor predominantemente rural que caracteriza el lugar. Quizá en Bucarest sea menos evidente, por tratarse de un medio urbano.

Por eso probablemente sea más auténtico asistir a unos fastos carnavalescos en otras zonas (Transilvania, Moldavia, Bucovina…), donde esos disfraces adoptan formas animales: el cuerpo se cubre de pieles, sobre todo de cabra y oso, mientras que la cara queda oculta tras una máscara de madera con cuernos. No suelen faltar los cencerros colgados de la cintura y los bailes más o menos compulsivos para hacerlos sonar y alejar a los malos espíritus.

Es un ritual común a toda la zona balcánica, donde recibe el nombre de kuker (en Rumanía sería brezaia). Se cree que desde tiempos de dacios y tracios se realizaba en honor de Dionisos como herencia helenística, incluyendo sacrificios de niños ataviados de cabra en metáfora de la germinación de las plantas, que traería las correspondientes cosechas.

Con los disfraces, y acompañados de la inevitable taraf o banda musical, los participantes recorren las calles cantando temas típicos de las fechas al ritmo marcado por elementos móviles de la misma máscara. También suelen estar presentes los tipos populares, plasmados caricaturescamente en el alcalde, el militar, el médico, el gitano, etc.

Reservando alguno de los vuelos a Bucarest que tanto ofertan hoy las compañías low cost se puede viajar a la capital rumana para, desde allí, buscar cualquiera de estas ancestrales fiestas y vivirla en persona.

Foto: Transilvania Amazing

Categories: Bucarest Tags: ,

Mercadillo de Navidad en Bucarest

lunes, 8 de diciembre de 2014 Comments off

vuelos a Bucarest©Depositphotos.com/ciaobucarest

Si hay una costumbre tradicional en Europa por estas fechas es la de instalar mercados navideños en las grandes plazas de las ciudades. Rara es la que no organiza el suyo reuniendo objetos de decoración ad hoc que combina con gastronomía y otras características, variables según el lugar.

En un país tan religioso como Rumanía no podían faltar estos mercados de Navidad y, como resulta lógico, el de la capital Bucarest es el más grande e importante, reuniendo un buen número de puestos, y además de entrada libre.

Su ubicación es la Piața Universității, la gigantesca y céntrica Plaza de la Universidad, un sitio bastante turístico por la presencia de atractivos monumentales como el Teatro Nacional o las estatuas de Ion Heliada Radulescu y Miguel el Valiente, pero sobre todo por haber sido el escenario principal de la Golianada, la matanza de estudiantes que dio origen a la revolución contra Ceaucescu en 1990.

Hoy vive tiempos más tranquilos y felices, especialmente en estas fechas, gracias a la presencia de los puestos de venta desde el pasado 29 de noviembre y que se mantendrán hasta el 28 de diciembre. Son de madera y se realzan con una iluminación especial que ambienta de forma entrañable las fiestas.

Es algo que se refuerza con la presencia referencial de un gran árbol decorado con bolas alrededor del cual suelen celebrarse conciertos populares y actuaciones diversas para los viandantes.

Si se buscan vuelos a Bucarest para la este mes se podrá pasear por este mercado donde la oferta de recuerdos es amplia, desde artesanía tradicional en madera o cuero a trajes folklóricos, pasando por objetos navideños, instrumentos musicales, máscaras, cerámica y muchas cosas más.

Tampoco faltan menús típicos, como el pan de jenjibre, las truchas envueltas en ramas de abeto o el vino especiado caliente tan habitual en el invierno europeo, entre otras delicias.

Categories: Bucarest Tags: , ,

En septiembre empieza la temporada de ópera de Bucarest

jueves, 30 de agosto de 2012 Comments off

vuelos baratos a Bucarest

Cualquiera que conozca bien Bucarest podrá confirmar que se trata de una ciudad donde la música flota en el ambiente. No sólo la clásica sino también la moderna, a través de una gran variedad de conciertos y festivales. Pero en este caso toca tratar la primera porque se acerca el mes de septiembre, que es cuando se inaugura cada año la temporada de ópera.

El bel canto tiene una larguísima y arraigada tradición en la capital rumana: por los menos un par de siglos, desde finales del siglo XVIII. En 1843 se abrió el primer teatro operístico italiano ofreciendo una representación de la Norma de Bellini y 7 años después ya había compañías nacionales. En 1954 se inauguró un edificio acorde con la categoría de esos eventos con La Reina de Picas, de Tchaikovsky, aunque también servía para ballet.

Actualmente, la Opera Nationala Bucaresti o Casa de la Ópera es la institución organizadora de la temporada, que durará desde este septiembre hasta junio de 2013. Suelen incluirse óperas internacionales y nacionales, así como variaciones tipo operetas y conciertos sinfónicos. Así, esta temporada se pudieron ver algunas obras muy conocidas como Madam Buterfly, MacBeth, Lohengrin, Lucía de Lammermoor, Evgheni Onegin, L’elisir d’amore, Don Pasquale, El Holandés errante, Cosi fan tutte, Carmen, La Bohème, Tosca, Rigoletto, Nabucco, El barbero de Sevilla, Aida

Como se puede ver figuran las más populares de los autores más renombrados, como Verdi, Wagner, Puccini, Rossini, Bizet, Mozart, Donizetti, Gounod y otros muchos. Entre ellos no falta nunca el gran compositor rumano, George Enescu (por cierto, en septiembre también se celebra el festival que lleva su nombre), y su Edipo, y también suele incluirse a Cornel Trailescu, Paul Constantinescu o Ciprian Teodorascu.

Las funciones se subtitulan y cuestan realmente económicas, en torno a 30 leis de media, unos 7 euros. La jornada inaugural no es en el Ateneo, foro donde ese desarrolla la temporada, sino enfrente, al aire libre, en un escenario al aire libre y con sillas de mano; es lo que se conoce como Promenade Operei (Un paseo por la ópera). Este concierto, gratuito y al que acude público de todo tipo, edad y condición concluye a menudo con el Brindis de La Traviata y un espectáculo de fuegos artificiales.

Por tanto, si alguien reserva vuelos baratos a Bucarest para visitar la ciudad y es amante de la música clásica tiene la oportunidad de asistir a alguna buena función por muy poco dinero y en un ambiente totalmente melómano.

Categories: Bucarest Tags: ,

Inaugurada una Chinatown en Bucarest

jueves, 17 de mayo de 2012 Comments off

vuelos baratos a Bucarest

A más de uno le resultará sorprendente descubrir que puede tomar uno de los vuelos baratos a Bucarest, llegar a la capital rumana, desplazarse unos 16 kilómetros al norte, a Afumati, y encontrar una típica puerta oriental, con sus columnas, su tejado a dos aguas y sus caracteres, dando paso a la Chinatown local.

Pues sí, la globalización permite que un país tan aparentemente cerrado hasta hace poco, que ingresó en la Unión Europea el año pasado y que conserva sus tradiciones ancestrales y religiosas como pocos en el continente, tenga ahora un auténtico barrio chino, fruto de la llegada de inmigrantes de este país.

El lugar sucede a lo que podría considerarse su precedente, Dragonul Rousu, de traducción evidente (Dragón Rojo), en el distrito de Colentina. Son casi 140.000 metros cuadrados en los que se empezaron a instalar los chinos llegados a Bucarest, alojados en grandes torres de apartamentos y que después se ampliaron a área comercial merced a la iniciativa de una veintena de empresarios de esa nacionalidad.

Con un coste de decenas de millones de euros, inversión china exclusivamente, se fueron erigiendo cientos de tiendas, grandes almacenes -hay 3 pabellones., oficinas, restaurantes, clubs, gimnasios, escuelas, una clínica, parkings y toda una serie de instalaciones que han convertido aquello en una auténtica miniciudad oriental, beneficiada por la citada integración en la Unión Europea y la apertura de la legislación. Un paseo por el entorno resulta significativo: hasta los graffitis de las paredes están en chino.

La apertura oficial del sitio contó con la presencia del embajador de la República Popular y del entonces primer ministro rumano Emil Boc. Ahora se aspira a atraer al turismo desde la capital, convertir esta Chinatown en el principal centro de distribución de productos orientales en Europa del Este e integrarla junto a las otras que hay en el mundo (Londres, París, Nueva York, San Francisco…). Abre de lunes a sábado entre las 6:00 y las 17:00 y tiene su propia página web.

Foto: bucharestlife

Categories: Bucarest Tags: , ,

Festival Internacional de Música George Enescu

lunes, 22 de agosto de 2011 Comments off

vuelos baratos a Bucarest

La magia existe. Al menos en Rumanía desde el jueves 1 de septiembre y hasta el 25 del mismo mes, según dice el lema elegido para el Festival Internacional de Música George Enescu, sin duda el más importante de la Europa del Este y uno de los mayores del mundo, que este año llega a su XX edición.

Desde su creación en 1958 este evento atrae a decenas de figuras mundiales relacionadas con la música, sean individuales o colectivas. Ahora es cada dos años, lo que da tiempo para una minuciosa preparación del programa: nada menos que 120 conciertos y espectáculos distribuidos en series temáticas como Grandes orquestas del mundo, Recitales y conciertos de cámara, Conciertos de medianoche, Música mundial, Espectáculos de ópera y ballet, Música del siglo XXI y Enescu y sus contemporáneos. También un concurso internacional estructurado en 4 modalidades: piano, violín, violoncello y composición. Todo coordinado por Ioan Hollender, que fue director de la Ópera de Viena hasta 2010, y patrocinado por la Gaseta Oficial y la editorial Casa Radio.

Si inicialmente la sede era Bucarest, actualmente las proporciones alcanzadas obligan a descentralizar y repartir las actuaciones por diversas ciudades del país, como Cluj Napoca, Sibiu, Busteni, Timisoara, Arad, Iasi, Targu Mures y Craiova. No obstante, sigue habiendo motivos sobrados para buscar vuelos baratos a Bucarest porque la capital presenta magníficos escenarios: el Ateneo Rumano, la Ópera Nacional, el Palacio Cantacuzino, el Hall de la Radio, el Grande y el Pequeño palacios y alguna que otra plaza al aire libre.

En ellos se podrá disfrutar del virtuosismo melómano de prestigiosas orquestas y compañías de danza de países como Francia, Inglaterra, Israel, Holanda, Austria o Chile, entre otros, que interpretarán obras clásicas de, por ejemplo, Wagner, Tchaikovsky o el propio George Enescu, máxima figura de la música rumana que da nombre al festival y al museo local de este arte.

Categories: Bucarest Tags: ,

La ciudad de las mil iglesias

jueves, 27 de agosto de 2009 Comments off

vuelos baratos a Bucarest

De acuerdo, puede que no sean mil pero sí muchas más de las que suelen verse en una capital europea. Y es que Bucarest es la ciudad con mayor número de templos per cápita del mundo, pese a los intentos del régimen comunista de impedirlo. La religiosidad de los rumanos pudo más y muchos de estos ediificios han sido restaurados, viviendo en la actualidad un momento feliz entre fieles y turistas. En efecto, una idea para disfrutar de estos últimos días de agosto podría ser comprar billete en alguno de los vuelos baratos a Bucarest que hay en Internet y hacer un tour por sus iglesias más importantes. Éstas son algunas:

-La más antigua es la Capilla Real (c/Francesza, junto a la Curtea Verche), de 1559, con permiso de la Baratia que, aunque se construyó en 1847, se levanta sobre una anterior de madera del año 1314.
-La Patriarquia, en el bulevar Unirii (cerca del Parlamento) se erigió en 1665. Decorada con frescos antiguos y recientes, es el lugar que acoge los enterramientos de los patriarcas de la Iglesia Ortodoxa Rusa, de ahí su nombre. También se veneran los restos del patrón de la ciudad, Domitru Basarabov, guardados en un impresionante féretro de plata.
-La biserica Kretulezscu (biserica significa iglesia), en la plaza de la Revolución, consiguió sobrevivir a su preocupante ubicación (frente a la sede del Partido Comunista Rumano, actual Ministerio del Interior). Fue construida en honor de Iordache Kretulezscu, un boyardo del siglo XVIII, en 1722. Es del típico estilo brancovenesco, y experimentó una restauración en 1932-33 que incluye pinturas del célebre artista Gheorghe Tattarescu.
-La biserica Stavropoulos, en la calle Victoria (junto al Museo de Historia), de 1724, pequeña pero hermosa con su elegante balaustrada y su decoración, debe su existencia a los comerciantes griegos que vivían en Bucarest.
-La iglesia Rusa, también conocida como Biserica Studentilor o Stantul Nicolae (de San Nicolás) se puede visitar en la Strada Ion Gica (junto a la plaza de la Universidad). La mandó construir el zar Nicolás II en 1905, sobre lo que al principio iba a ser la embajada rusa, para los ritos ortodoxos de la ciudad. Tiene siete espectaculares cúpulas que originariamente tenían un baño de oro.
-Por último citaremos las iglesias italiana y armenia. La primera, en el bulevar Nicolae Balcescu (entre las plazas Romana y la de la Universidad), fue dedicada en 1916 al Santísimo Redentor por la gran colonia italiana que había en esa época; la otra, en el bulevar Carol I, es obra de los inmigrantes armenios.

No están todas las que son peros son todas las que están. Al menos, por ahora. No olvides buscar vuelos económicos… aunque no seas religioso.

Categories: Bucarest Tags: ,

Bucarest, el pequeño París

viernes, 29 de mayo de 2009 Comments off

vuelos a Bucarest

Desde hace un tiempo España se ha convertido en un país de adopción para miles de emigrantes rumanos en busca de una vida mejor. Rumanía, por contra, no empezó a ser destino turístico hasta fechas muy recientes, especialmente desde su incorporación a la Unión Europea: enero de 2007 fue el pistoletazo de salida para los operadores turísticos y ahora podemos encontrar vuelos a Bucarest y otras ciudades rumanas con bastante facilidad desde muchos aeropuertos de la Península e islas.

Este país misterioso, cuajado de leyendas y con una historia tempestuosa por su ubicación fronteriza entre el mundo cristiano y el Imperio Otomano, tiene su mayor centro de atracción turística en la capital, una ciudad sumida en plena efervescencia desarrollista después de la languidez del período comunista: gran parte del paisaje urbano ha experimentado un plan de restauración desde hace veinte años y está de vuelta una amplia oferta cultural y de espctáculos que le confiere gran dinamismo a la vida diurna y nocturna. Bucarest puede recuperar así aquel apelativo que ostentara con orgullo en los años Treinta, el Pequeño París. Y es cierto que, por ejemplo, la avenida Kisselet, con su gran longitud flanqueada de árboles emula a los Campos Elíseos e incluso termina en un Arco del Triunfo casi gemelo al parisino de Napoleón; igual ocurre con el Teatro de la Ópera, los palacios y muchos edificios de corte neoclásico.

Una moderna red de autobuses urbanos y cuatro líneas de Metro comunican perfectamente las zonas de la ciudad, facilitando las visitas a lugares obligados como el faraónico Palacio del Pueblo (actual Parlamento), el Museo de la Aldea, el Palacio Real (sede del Museo Nacional de Historia) o la iglesia Patriarcal. De todos iremos hablando poco a poco.

Categories: Bucarest Tags: , ,