Archivo

Archivo para la categoría ‘Palma de Mallorca’

Mallorca acoge desde hoy el Campeonato Europeo de Globos Aerostáticos

martes, 22 de octubre de 2019 Comments off

Los globos aerostáticos son una reminiscencia del afán del Hombre por conquistar ese medio que le es tan ajeno el cielo. Sin embargo, aunque la aviación ha dado pasos de gigante desde que los hermanos Montgolfier hicieron aquel vuelo primigenio en 1782, el globo ha sabido reinventarse y ha pasado de ser un sistema de transporte frustrado a un instrumento de ocio y deporte muy extendido.

Por eso quien haya reservado -o vaya a hacerlo- un vuelo a Palma de Mallorca para esta semana, se encontrará el cielo insular tachonado con docenas y docenas de esferas multicolores en abierta competición. Y es que hoy, martes 22 de octubre, empieza el Campeonato Europeo de Globos Aerostáticos que organiza Mallorca Baloons en el municipio de Manacor. Un lugar excelente para esta competición y que tiene la novedad de ser pionero, ya que es la primera vez que se lleva a cabo en una isla.

Ello será posible gracias al apoyo que han mostrado las autoridades e instituciones insulares, así como la expectación que ha originado en la gente. La belleza del lugar se une a ese entusiasmo general para que cada salida de los globos, ya sea de entrenamiento, ya de competición, devenga en un soberbio espectáculo. Porque va a haber más de un centenar de participantes de 23 países diferentes, lo que garantiza que el cielo mallorquín se volverá polícromo y la lenta majestuosidad de las naves ofrecerá un paisaje todavía más imponente que el habitual.

Se eligió Manacor como sede por sus espléndidas condiciones meteorológicas y allí se situará la fase de competición pero otras etapas, como la inauguración, la clausura y la entrega de trofeos, tendrán lugar en la capital, Palma de Mallorca, en las fechas correspondientes de esta semana. En ese sentido, cabe decir que el Campeonato Europeo de Globos Aerostáticos empieza hoy pero no termina hasta el próximo domingo 27 de octubre.

Entremedias, los participantes deberán seguir una ruta predeterminada en las cartas de navegación, asignadas por los organizadores, buscando una serie de dianas que habrán de sobrevolar soltando testigos para intentar hacer blanco en ellas. Ello irá otorgando puntos y al final ganará quien tenga la mejor puntuación.

Desde que se inauguró el primer campeonato, allá por 1976 en Suecia, se celebra con una periodicidad bianual bajo la supervisión de la Federación Internacional Aeronáutica. Por tanto, son ya más de 40 años de experiencia que demuestran el interés que hay entre los aficionados.

Exposición de Anglada-Camarasa en el CaixaFórum de Mallorca

viernes, 15 de febrero de 2019 Comments off

Las grandes capitales suelen concentrar la oferta cultural y de ocio por razones obvias, relacionadas con su tamaño y el atractivo que tienen. Pero ello no quiere decir que otras urbes no puedan presentar también un interesante programa de ese tipo, incluso cuando su principal baza para atraer gente sea otra.

Si alguien reserva un vuelo a Palma de Mallorca llevará en mente, al menos en lo básico, disfrutar de las playas de la isla, del encanto de sus pueblos y paisajes, del patrimonio monumental de Palma… Pero, siendo factible todo eso, también se le pueden añadir opciones complementarias y una de ellas es la que inauguró CaixaFórum el pasado 25 de octubre. Se trata de una exposición de arte bajo el título H. Anglada-Camarasa. Una revisión pictórica de la Colección.

Los aficionados a la pintura ya saben que Hermenegildo Anglada-Camarasa fue un pintor barcelonés, nacido en 1879 y quizá el mejor representante de la versión pictórica del modernismo catalán. Un artista de éxito mundial que obtuvo galardones en certámenes internacionales y que al estallar la Primera Guerra Mundial se estableció precisamente en Mallorca, aunque luego estuvo una temporada exiliado en Francia por la Guerra Civil hasta su regreso en 1947.

Alejado de las vanguardias del siglo XX y con toques impresionistas en su técnica, su obra atravesó varias etapas, la última centrada en el paisajismo. Falleció en Pollença en 1957 y diez años más tarde su casa abría al público reconvertida en museo, institución adquirida en 1991 por la Fundación La Caixa.

Ahora rinde homenaje al maestro a través de una muestra que reúne un variado y amplio abanico de pinturas con la idea de ofrecer el conjunto desde una perspectiva personal y romántica, la que evoca la disposición original del museo de puerto de Pollença.

La entrada cuesta 5 euros, aunque los menores de 16 años entran gratis. Será en la Plaça de Weyler, 3 con un plazo bastante extenso por delante, ya que el final del evento está previsto para el 30 de agosto.

Admirando el faro mallorquín de Portopí, el tercero más antiguo del mundo

viernes, 7 de diciembre de 2018 Comments off

Ahora que empieza un fin de semana largo, con puente para los más afortunados, quizá sería un buen momento para plantearse improvisar un vuelo a Palma de Mallorca y disfrutar tanto del suave clima del Mediterráneo -sobre todo ahora que tenemos ya encima el inicio del invierno- como de la isla entera, algo rebajada de turismo -y, en consecuencia, más tranquila-.

De Mallorca hay mil y un maravillas que reseñar para una visita, incluso en estas fechas en las que la playa no es una opción prioritaria. Está, por supuesto, la capital, donde aguardan atractivos como la catedral, el Castillo de Bellver, los Baños Árabes o el Palacio de la Almudaina, entre otros. Pero también hay rincones sugerentes en otras partes del territorio insular, como las cuevas de Artá o del Drach, el Tren de Sóller, los pueblos pintorescos (Valldemossa, Deiá, el citado Sóller…), la Sierra de Tramuntana, etc.

Lo que proponemos hoy es acercarse a ver el tercer faro más antiguo del mundo que, sí, está en la costa mallorquina. Concretamente en el puerto de Palma, en el barrio que le da nombre: Portopí. Mide 41 metros de altura y emite dos destellos de luz blanca cada 15 segundos que alcanzan hasta 22 millas náuticas en horario nocturno. No obstante, para un turista lo que realmente tiene interés es su historia porque, como decíamos, sólo hay dos faros más añejos que éste: la Torre de Hércules de La Coruña y la Linterna de Génova.

El primero fue construido por los romanos y el segundo data de 1543. Por su parte, el faro de Portopí tuvo un antecedente en el que mandó construir el rey Jaime II en el año 1300, cuya ubicación fue ocupada tres siglos después por el Castillo de San Carlos, obligando a trasladar el faro a un edificio del siglo XV la Torre de Señales, que así creció en altura aunque todavía se ve la primitiva, almenada.

Empezó a funcionar en 1617 y siguió haciéndolo hasta la actualidad, experimentando de por medio diversas reformas y modernizaciones que le hicieron cambiar su sistema de señales original (lámparas de aceite) por otros sucesivamente mejorados (parafina, petróleo, electricidad). Entre 1958 y 1972 hubo un proyecto para un nuevo traslado pero al final se impuso su valor con la declaración de Monumento Histórico-Artístico (1983) y ahí sigue, con una pequeña exposición de elementos torreros de faros mallorquines en un edificio anexo.

Una visita a las cuevas mallorquinas de Campanet

viernes, 14 de septiembre de 2018 Comments off

Es casi seguro que quien reserve un vuelo a Palma de Mallorca para pasar sus vacaciones en la isla, llevará en su agenda el acercarse a ver alguna de las famosas cuevas que horadan la costa oriental y que tienen sobrado renombre: Artá y el Drach. Ahora bien, no son las únicas; quien ya las haya visto y sea aficionado a esos sitios tiene otro nombre para apuntar en la lista. Se trata de las Coves de Campanet.

Éstas no se encuentran en la parte este sino en el norte y bastante hacia el interior, en la localidad homónima. Es un valle en un entorno privilegiado porque todavía conserva el sabor del paisaje rural mallorquín. Concretamente están en la ladera meridional del Puig de Sant Miquel, en plena Sierra de Tramontana, pese a lo cual no es difícil llegar hasta allí: saliendo de Palma sólo hay que seguir la Autopista Palma-Sa Pobla-Port d’Alcudia, pasar el municipio de Inca y tomar la salida 37.

Una vez allí, el llamado Camí de Ses Coves permite acceder a esa maravilla geológica de 3.200 metros cuadrados de superficie y 16.000 metros cúbicos de volumen que se extienden a 50 metros roca adentro, abriendo galerías, salas y recovecos decorados por la Naturaleza con su habitual genio, a base de estalactitas, estalagmitas, formaciones diversas de caprichoso aspecto, un lago…

Así, el recorrido, que alcanza unos 400 metros a cubrir en aproximadamente 40 minutos, es un auténtico recreo para la vista. El agua ha moldeado la piedra calcárea y el Hombre ha sabido optimizar esa belleza natural de los espeleotemas gracias a la pareidolia, de manera que el visitante va pasando por una Sala Romántica, una Sala del Lago, un Castillo Encantado, una Sala de la Palmera, una Capilla de la Virgen, un Salón Rojo, unos Elefantes Blancos, una Ciudad Encantada y una Cascada Sonora, llamativos rincones iluminados adecuadamente para acentuar sus matices.

Además, hay que reseñar dos curiosidades relacionadas no con la roca sino con la fauna. Primero, las cuevas albergan pequeñas especies endémicas: desde el Henrotius jordai, un escarabajo ciego y carnívoro, hasta Megajapyx espanoli, otro artrópodo sin ojos, pasando por varios tipos de Chthonius, arácnidos.

Y segundo, el descubrimiento de la gruta (en 1945, durante unas prospecciones de agua) estuvo acompañado del hallazgo en su interior de restos fósiles de Myotragus balearicus, un bóvido que era endémico de Mallorca y Menorca en la Prehistoria hasta que se extinguió hace 4 milenios con la llegada del Hombre a las Baleares.

Las Cuevas de Campanet llevan 12 millones esperando su momento estelar y éste ha llegado. Abren todo el año de 10:00 a 17:30 (invierno) y de 10:00 a 18:30 (verano). La entrada cuesta 15 euros (8 los niños) y cuenta con aparcamiento, cafetería y tienda de recuerdos.

Una excursión a la isla balear de Cabrera

viernes, 7 de septiembre de 2018 Comments off

Cuando hablamos de tomar un vuelo a Palma de Mallorca para pasar allí unos días de vacaciones seguro que se nos ocurren mil y un cosas que ver y visitar, desde calas recoletas a grutas naturales, pasando por parques acuáticos, pueblos pintorescos, paisajes de contrastes… Incluso se puede prever dar un salto a otra isla y enseguida apuntamos Menorca, Ibiza o Formentera. Lo que proponemos aquí es ¿por qué no Cabrera?

Es el mayor territorio insular del pequeño archipiélago homónimo, un Parque Nacional Marítimo-Terrestre compuesto por 17 islas e islotes. Cabrera tiene una superficie de 10.021 hectáreas muy bien conservadas desde el punto de vista natural, a decir de los expertos, constituyendo todo un modelo de ello en el Mediterráneo hasta el punto de formar parte de la Red Natura 2000. Aves marinas y otras especies endémicas tienen allí su hogar, quizá aprovechando que no habita ningún humano.

En realidad el Hombre lo visitó a los largo de los tiempos ya desde la Antigüedad, con presencia esporádica de fenicios, cartagineses, romanos y bizantinos, sirviendo posteriormente de base a los piratas berberiscos para atacar la costa de Mallorca; por esta última razón, en el siglo XV se construyó en su suelo un castillo -un macizo torreón- que impidiera el acceso a tan incómodos inquilinos.

Ahora bien, el episodio más célebre e impresionante de Cabrera fue a principios del siglo XIX, cuando sirvió de improvisada prisión para varios miles de soldados franceses hechos prisioneros en la Batalla de Bailén; la mitad de ellos murió por el abandono a que fueron sometidos, a causa del hambre y las enfermedades, por no citar otros motivos más escabrosos.

La familia que luego adquirió la propiedad creó una bodega cuya sede alberga hoy un museo; su exigua arquitectura se amplía con un faro. Después, en 1916, se instaló allí una guarnición militar que usaba la isla para sus prácticas de tiro y así siguió durante décadas, evitando que Cabrera cayera en manos de especuladores inmobiliarios hasta su catalogación como parque por la administración.

Para llegar al puerto de la isla es necesario embarcarse en una de las golondrinas (barcos) que zarpan de los puertos de la Colònia de Sant Jordi y de Portopetro, realizando de paso visitas guiadas. Para asegurarse plaza es recomendable reservar con antelación, pues tratándose de un parque nacional existe una limitación del número de embarcaciones que pueden ir cada día.

Otra opción es contratar una excursión privada, de las muchas que ofertan los hoteles, por ejemplo. Suelen durar entre 3 y 6 horas, incluyendo un paseo por la red de senderos habilitada ad hoc, tioempo para tomar un baño en la icónica Cova Blava, comer y circunnavegar el litoral.

IMAGEN: Chixoy en Wikimedia Commons, CC BY-SA 3.0

A Mallorca para el festival Formetor Sunset Classics

miércoles, 16 de mayo de 2018 Comments off

Para buscar un vuelo a Mallorca y plantarse en la isla no hace falta más excusa que la de disponer de unos días libres y querer disfrutarlos en un lugar espléndido como es la isla balear. Pero es que además habrá, de hecho, una excusa en los próximos días: la celebración de la sexta edición del Formentor Sunset Classics.

El Formentor Sunset classics es un festival de música que se autopresenta como «evento único en el Mediterráneo». Lo es tanto por su localización, en un enclave privilegiado de belleza inmensa como son los jardines del Formentor Royal Hideaway Hotel, como por la calidad de los artistas que componen su programa y que se distribuyen en varios conciertos genéricos.

Es una tradición del festival traer grandes estrellas internacionales de la música clásica y por allí han pasado algunas como Zubin Mehta, Daniel Baremboim o Gustavo Dudamel. El próximo 26 de mayo continuará en esa línea con gente como Anna Netrebko, Yusif Eyvazov o Leticia Moreno. Será esta última la encargada de la apertura con su violín, acompañada del quinteto Proyecto Tango Nuevo y la Formentor Chamber Orchestra. La referencia será el tango, género que dará una nueva visión de las obras de clásicos como Vivaldi, Bach, Bartok, Piazolla o Ginastera.

La siguiente cita será el 27 de julio, en el Ciclo de Cámara, donde estará una de las agrupaciones jóvenes más aplaudidas internacionalmente: el Trío VibrArt, con Juan Pérez Floristán a la cabeza. Violín, violoncello y piano para interpretar un repertorio a base de Dvorak, Schubert, Brahms y Ginastera. Este mismo verano pero el 10 de agosto serán Isabel Villanueva (viola) y François Dumont (piano) quienes cierren dicho ciclo ofreciendo al público piezas del romanticismo francés (Massenet, Franck y Ravel…) e iberoamericano.

Por último, en septiembre llega el turno de la ópera. La soprano rusa Anna Netrebko y el tenor Yusif Eyvazov, junto con la Orquesta Sinfónica de Baleares dirigida por Michelangelo Mazza, darán un recital de arias y duetos de compositores célebres como Puccini, Verdi o Mascagni. Y ya en 2019, el 22 de marzo, se cerrará la edición con la esperada actuación del pianista chino Lang Lang arropado por la Orquesta Titular del Teatro Real (Orquesta Sinfónica de Madrid). Beethoven figura entre los músicos elegidos a interpretar.

En suma, uno de los festivales más importantes de música clásica constituirá un atractivo extra para acudir a Mallorca. Con la posibilidad extra de participar en alguna de las actividades complementarias, como por ejemplo las Cenas Maestras post-conciertos (una velada con el artista que tocó esa noche).

Un día en Alcudia

martes, 17 de abril de 2018 Comments off

Así, como quien no quiere la cosa, hemos dejado atrás la Semana Santa y asoma en el horizonte, cada vez más cerca, el puente del primero de mayo. Una buena idea para aprovechar esas jornadas de vacaciones puede ser reservar un vuelo a Palma de Mallorca y disfrutar de la isla balear en unas fechas en las que ya se deja sentir el tiempo estival. Y si alguien no se decide aún a pisar la playa o ya conoce la capital insular, está la alternativa de conocer otros rincones. Alcudia, por ejemplo.

Alcudia es un pueblo de algo más de diecinueve mil habitantes ubicado en la zona septentrional de Mallorca, lindando con los municipios de Pollensa, Muro y La Puebla. Históricamente, lo fueron desarrollando los musulmanes a partir de una alquería a la que luego el rey Jaime I de Aragón, conquistador del archipiélago, cambió su nombre por el de San Jaime de Guiñent, entregando buena parte de lo que hoy es el municipio a la Orden del Temple.

Sin embargo fue su hijo Jaime II quien en 1298 empezó a construir las murallas que protegían el núcleo poblacional, si bien no se terminaron hasta 1362, ya en tiempos de Pedro IV. Para entonces había perdurado la denominación original de Alcudia y crecía poco a poco, a despecho de episodios trágicos y destructivos como la epidemia de peste de mediados del siglo XIV o la revuelta de los Agermanados cien años más tarde, que viviría una reedición entre 1521 y 1522.

En el puerto de Alcudia recaló la flota con la que Carlos V conquistó Túnez en 1535, aunque también le tocó recibir ataques otomanos a lo largo de las décadas siguientes. En la Guerra de Sucesión, Alcudia apoyó al candidato Habsburgo, lo que la llevó a sufrir asedio por parte de las tropas de Felipe V. Asentada la nueva dinastía, las cosas se calmaron e incluso allí fue confinado, en tiempos de Fernando VII, el célebre diputado liberal asturiano Agustín Argüelles.

Aún quedarían capítulos por contar, como una nueva epidemia de fiebre amarilla o el impacto de la Guerra Civil. Pero lo que realmente interesará al visitante es descubrir los atractivos turísticos de esa localidad. El municipio de Alcudia se divide en varios núcleos de población: el centro histórico, el puerto, la playa de Alcudia y otras zonas residenciales.

El puerto es el segundo en importancia de la isla tras el de Palma y presenta una parte comercial y otra industrial, habiéndose convertido, de un tiempo a esta parte, en receptor de cruceros. A continuación se extiende la playa , albufera mediante, a lo largo de siete kilómetros. De fina arena blanca, suele acreditar Bandera Azul por su limpieza y sus equipamientos. No es el único lugar donde tomar el sol o darse un baño porque zonas como Alcanada, Sa Marina, Mal Pas o Manresa, por ejemplo, están salpicadas de pequeñas y encantadoras calas.

En cuanto al casco antiguo, declarado Patrimonio Histórico Artístico en 1974, está colmado de edificios monumentales góticos y renacentistas, caso de vario palacetes e iglesias. La Casa Consistorial, el Museo Parroquial, la Iglesia de San Jaume, la Biblioteca ubicada en Can Torró o las citadas murallas (con la Porta de Mallorca como rincón estrella) son algunos ejemplos que pueden ampliarse acercándose hasta la ciudad romana de Pollentia (que además cuenta con un museo). Entre muchas más cosas, por supuesto.

Imagen: la bahía de Alcudia en Wikimedia Commons, CC BY-SA 3.0

Viajar al mundo maya… en Mallorca

viernes, 18 de septiembre de 2015 Comments off

Mayas

¿Alguien quiere saber cómo era el mundo maya pero no puede viajar a Centroamérica? Quizá no le haga falta y le baste con tomar uno de los muchos vuelos a Palma de Mallorca porque la Fundación Sophia, entidad privada de vocación docente y cultural, ha organizado allí una interesante exposición sobre aquella milenaria civilización.

Al igual que días atrás veíamos respecto a los mochicas en Madrid, la capital balear acoge la muestra ¿Un viaje por el mundo maya?, que se hace con la colaboración de las embajadas de los países americanos donde floreció esa cultura: México, Guatemala, Honduras, El Salvador y Belice. Así, el visitante irá descubriendo las pirámides, los petroglifos, los avanzados conocimientos astronómicos, el arte y otros aspectos en los que destacaron los mayas.

Inaugurada el pasado 17 de agosto y comisariada por el encargado del taller técnico de la fundación, Fernando Cellí, ¿Un viaje por el mundo maya? tiene algunos detalles especialmente curiosos, como la reproducción del sarcófago de Pakal (gobernante de la ciudad mexicana de Palenque del siglo VII), una réplica de los frescos polícromos de Bonampak o de un aro del juego de pelota de Chichén Itzá.

Asimismo, resulta emocionante atravesar la entrada al inframundo, marcada por unas fauces de serpiente, para comprender mejor los conceptos metafísicos, religiosos y mágicos de aquella civilización mesoamericana. Y hay muchas más imitaciones de piezas arqueológicas con las que se pretende hacer una labor didáctica, pero de forma muy gráfica e ilustrativa, sobre la historia, entorno ambiental, ciencia, arquitectura y religión de los mayas.

Será en el número 3 de la calle Jaime Ferrer de Palma de Mallorca, sede de la Fundación Sophia, entre lunes y sábado de 11:00 a 14:00 y de 17:00 a 22:00. Hasta el 27 de noviembre.

Imagen:©depositphotos.com/fcscafeine

Las fotografías de AENA y Es Baluard

lunes, 19 de enero de 2015 Comments off

vuelos-a-Mallorca

Uno de los rincones más atractivos y turísticos de Palma de Mallorca está en la zona portuaria y se llama Es Baluard. Situado en la plaza Porta de Santa Catalina, se trata de un museo de arte moderno y contemporáneo que aprovecha como sede el antiguo baluarte defensivo de Sant Pere, del siglo XVI, debidamente reformado y rehabilitado.

Este centro, uno de los más importantes de España de su tipo, presentó el pasado 2 de octubre una exposición que, bajo el título Reproductibilidad 1.2 , muestra el trabajo de varios fotógrafos actuales españoles con un curioso y original punto de partida.

En efecto, se trata de una foto de Chema Madoz, una única imagen que, con leves diferencias, tienen en sus respectivas colecciones las dos entidades organizadoras de este evento: la Fundación AENA (ente gestor del sector aéreo español) y el propio museo Es Baluard.

Ambas colaboran en continuar la serie del mismo título genérico, iniciada en 2013, bajo la dirección de Ángeles Imaña (directora de Conservación y Proyectos Culturales de Aena) y Nekane Aramburu (directora de Es Baluard).

El evento permanecerá abierto hasta el próximo 22 de febrero , por lo que hay tiempo de sobra para ir pensando en una visita si se va a conocer la isla gracias a la amplia oferta de vuelos a Mallorca.

Excursiones guiadas por Dragonera

lunes, 16 de septiembre de 2013 Comments off

vuelos baratos a Mallorca

No es frecuente tener en mente una excursión a Dragonera cuando se toma alguno de los vuelos baratos a Mallorca, quizá porque ésta es tan grande y tiene tanto que ofecer que no hay tiempo para más. Pero si se consigue hacer un hueco o ya se conoce la isla principal tan bien que se buscan nuevos rincones para ver, una interesante opción es acercarse a Dragonera.

Se trata de un pequeño islote situado al oeste de Mallorca, de poco más de 3 kilómetros de largo por medio de ancho, con una escarpada superficie que sobresale del agua 360 metros en su punto más alto. Desde 1995 está protegido, junto a sus vecinos islotes Pantaleu, Mitjana y Calafats, como Parque Natural, tras un intento fallido de edificar en su suelo un complejo turístico.

Dragonera no debe su nombre a ningún dragón, ni siquiera en leyenda, pues se trata de una derivación fonética del latín traco, que significa hendidura en la tierra, en referencia al mencionado abrupto relieve que la caracteriza (aunque curiosamente, a las lagartijas se las llama dragones en mallorquín).

Respecto a las visitas, una asociación cultural balear sin ánimo de lucro llamada United Fans Group organiza excursiones guiadas al islote desde el puerto mallorquín de Sant Elm, recorriendo su pequeña superficie para descubrir sus modestos pero interesantes encantos. Dichas visitas, que tienen lugar en verano, se extienden a los islotes de Pantaleu y Mitjana.

En total se puede elegir entre cuatro rutas diferentes. Una, a las ruinas del faro que coronaba el pico Na Pòpia, el punto más alto de la isla, dura tres horas. Otra también tiene un faro como objetivo, aunque convertido en museo sobre la profesión de torrero: el de Tramuntana, en un paseo de una hora. La tercera repite el concepto con el faro de Llebeig, erigido en el pico Popi sobre un torreón defensivo que aún conserva un cañón apuntando al mar, en dos horas y media.

Por último, está la necrópolis de Es Lladó, donde se alzan el embarcadero, el centro de visitantes y una recoleta cala permite darse un baño; desde allí se puede ir hasta la punta Na Miranda en la visita más breve, de media hora. Decir, no obstante, que estas cuatro rutas también se pueden hacer por libre, sin guía.

Foto: Antoni Sureda en Wikimedia